<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
El País
Columnista

El País

Publicado el 01 de septiembre de 2021

Solo se vive dos veces

Por Raquel Peláez

Este verano le enseñé a mis sobrinas a hacer helados de sabores. Aunque todos los preparábamos con la misma arena húmeda, sabíamos de qué sabor era cada uno porque a los de fresa les poníamos encima un trocito de ladrillo; a los de nata, una concha blanca; a los de tutti frutti, cristales multicolores gastados por la marea y a los de vainilla, caracolillos, en cuyo interior algún día vivieron cangrejos ermitaños. En verano es un área de recreo, pero en invierno, un campo de pruebas militares. Es una playa privada y a ella se llega por carreteras flanqueadas con postes eléctricos de madera y gigantes semáforos de cuatro caras, de los que solo se ven en Estados Unidos. Aquel día, al regresar, reconocí entre esos pinos de copa redonda que solo se ven en Cádiz una pantalla gigante de autocine, donde al parecer suelen hacerse sesiones nocturnas a las que se puede acudir con comida rápida: pizzas, hamburguesas grasientas y batidos espesos que se adquieren en locales cercanos. Íbamos escuchando “You only live twice”, esa canción compuesta por John Barry y cantada por Nancy Sinatra que, aunque es la banda sonora de James Bond, en realidad parece concebida para mirar por la ventanilla de un coche en un momento de plenitud. Creo que ese fue el día más feliz de unas vacaciones muy felices en general. Sé que reivindicar el disfrute es un privilegio cuando cada vez más gente es menos privilegiada. Sin embargo, tengo la sensación de que este año bastantes personas hemos disfrutado del poco o mucho asueto que nos ha tocado con un sosiego y un agradecimiento especiales. Pasarlo bien es lo menos que podíamos hacer después de haber sorteado, al menos durante un rato, una catástrofe. Hace ya semanas que regresé a Madrid, pero todas las noches, cuando me meto en la cama, me acuerdo de aquella tarde en la playa de la Base Naval de Rota y de las risas de mis sobrinas, dos niñas libres que buscaban en bañador cristales para hacer helados de tutti frutti. Ese día no sabíamos que, a muy pocos metros de allí, pronto se instalarían en busca de un futuro cientos de personas venidas de Afganistán, según Unicef, uno de los peores lugares del planeta para ser niña. Mi hermana le ha explicado a sus hijas que ahora, entre sus vecinas, se cuentan chiquillas como ellas que han escapado del infierno para intentar vivir por segunda vez. Sonroja pensar con qué ligereza a veces llamamos “pequeñas cosas” a las cosas más grandes

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas