<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Ramiro Velásquez Gómez
Columnista

Ramiro Velásquez Gómez

Publicado el 19 de julio de 2019

¿Son inoperantes las tutelas ambientales?

¿En qué se parecen el sistema de salud y el medio ambiente? En dos cosas: hay que acudir a la tutela y otras acciones judiciales para proteger ambos derechos ciudadanos, a ser atendidos en la red asistencial y a gozar de un ambiente sano.

Y se parecen además en que en ambos se incumplen las órdenes de la justicia.

Hace un mes, el Tribunal Superior de Medellín reconoció al río Cauca como sujeto de derechos y otorgó la supervisión a varias instituciones y ordenó a la Procuraduría, la Defensoría y la Contraloría entregar informes semestrales con indicadores claros de la gestión para recuperar la otrora vital arteria fluvial, hoy afectada, como casi todos nuestros ríos, por atropellos desde su nacimiento, pasando por Hidroituango y adentrándose en el Bajo Cauca hasta su desembocadura.

Podría ser otro canto a la bandera. Hace unos 13 meses, la Corte Suprema de Justicia ordenó, ante tutela interpuesta por 25 niños, contener la deforestación en la Amazonia. Por el contrario, va en aumento, con el ingrediente de que el Plan Nacional de Desarrollo ‘autoriza’ la tala de 800 000 hectáreas a 2022 porque su meta es que no aumente y hoy se clarean más de 220 000 hectáreas, 75 % de ellas en la región protegida por la CSJ.

La acción quedó supeditada a que haya presupuesto y entre en las prioridades del actual gobierno. De lejos se nota el bajo interés.

Dos años antes, mediante sentencia T-622, la Corte Constitucional había dado el primer paso en defensa de nuestros ríos al reconocer que el Atrato era sujeto de derechos. El más caudaloso, que recibe tributo de más de 15 ríos y 300 quebradas, que baña territorio de 33 municipios.

Ha habido reuniones, planes y proyectos pero el mejoramiento no se nota, porque hay que meterle el diente duro, comenzando por la contención de una minería ilegal desbordada y la deforestación en numerosas zonas.

A finales de 2018, un recorrido de la Defensoría del Pueblo mostró que esa arteria sigue siendo una cloaca repleta de veneno y basura.

Entonces ¿qué? Para resumir, lo mismo que pasa en otros campos del tema medioambiental, cada vez más importante para la vida de todos: depende del gobernante de turno, pero nunca hasta un nivel que asegure su recuperación y conservación.

Se requiere que grupos ambientales y jurídicos presionen más para que en verdad se cumplan las sentencias.

Maullido: austeridad, lo que falta a alcaldes y gobernadores para presentar sus balances.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

CAMPEONES CLÁSICO

Ayer fue la premiación de los campeones de todas las categorías del Clásico EL COLOMBIANO.

$titulo

CHARCOS MORTALES

Apropiaciones de aguas, incumplimiento de normas o alicoramiento, generan ahogamientos y tragedias.