<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Ricardo Mejía Cano
Columnista

Ricardo Mejía Cano

Publicado el 06 de julio de 2020

Soplan vientos de equidad

Amazon puso a disposición del consumidor el mayor portafolio de productos que cualquier tienda puede exhibir, al mejor precio. Antes de Amazon, el fenómeno mundial era Walmart: “Donde los pobres pueden comprar lo mismo que los ricos”. El primero superó al segundo, gracias a un mejor manejo de las nuevas tecnologías.

La educación virtual era para pobres: debía ser gratis o a muy bajo precio. Los gobiernos ampliaban las redes rurales de internet, para llevar mejor educación a poblaciones con pobre infraestructura educativa. Muchas universidades americanas y europeas montaron especializaciones y toda clase de posgrados virtuales a precios muy atractivos, para atender una población grande de profesionales latinoamericanos sedientos de conocimientos o de títulos, pero sin el dinero para viajar al exterior y pagar matrículas y manutención en esos países.

La pandemia forzó al mundo a virtualizarse a mayor velocidad y a perderle el miedo. Ahora padres e hijos se preguntan. ¿Si la educación virtual era gratis o muy barata antes de la pandemia, por qué pagar una educación virtual al mismo valor de la presencial?

Muchos estudiantes cuyos padres perdieron el empleo o cuyas familias tuvieron una reducción importante en los ingresos, están navegando en las redes buscando alternativas de estudio: se están encontrando que muchas universidades de primer nivel, emulando a Amazon, tienen cursos de alta calidad a precios muy competitivos. Las universidades ya no sólo competirán con la oferta local, también con la oferta internacional.

¿Son amenazas para la educación tradicional? Muchos expertos recomiendan: antes de fijar una estrategia, mirar las tendencias.

Juan José, el hijo mayor de Andrea, cayó enfermo y la mamá lo sacó del colegio mientras mejoraba. Al par de semanas ya estaba bien y regresó. La sorpresa fue enorme: en las semanas estudiando con la mamá, había progresado mucho más que sus compañeros en el colegio. Los padres decidieron sacar a sus tres hijos del colegio y empezar lo que se conoce como “Homeschool” o educación en casa.

Según la Red Colombiana de Educación en Familia en el país hay 8000 jóvenes estudiando bajo esta modalidad. Sin embargo, en el acuartelamiento forzoso bajo el Covid-19, muchas familias han aprendido que en casa no solo el teletrabajo es posible, también el “Homeschool”.

Ocurre con los grandes músicos y empezará a ocurrir en otras disciplinas. La prestigiosa y joven pianista Manuela Osorno Chávez es buen ejemplo. Nació en Bogotá en 1994 y con tan solo 8 años ya estaba en el Conservatorio de la Universidad Nacional. Del 2003 al 2007 tomó clases particulares con la pianista polaca Ludmila Weber. Simultáneamente sus padres y profesores privados la prepararon para presentar el examen del Icfes en el 2007, con tan solo 13 años y poder ingresar al pregrado de música en Eafit. Allí fue alumna de la maestra Blanca Uribe. Obtuvo su grado a los 18 años. ¿Un caso excepcional de una superdotada? Hay que ver las tendencias.

Si bien es cierto que el título universitario es un pasaporte para mejores empleos y mejor pagados, las cosas empiezan a cambiar. En una encuesta reciente en EE. UU. el 36 % de los estudiantes que se habían endeudado para pagar sus estudios de pregrado, respondieron no estar satisfechos y el 43 % de los graduados se consideraban subempleados.

El crecimiento de los cursos masivos y abiertos en línea (MOOC – Massive Open Online Course), las clases maestras (Masterclass) ofrecidas en la red por los mejores especialistas del mundo y los “Bootcamps”, cursos intensivos de varias semanas (Generalmente 12), son una competencia para las universidades.

La tecnología cambiará la manera como aprendemos. La oferta educativa, como ocurre con el comercio minorista, mejorará en calidad y bajará en precio. Esto implicará mayores avances en equidad.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas