<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Invitado
Columnista

Invitado

Publicado el 22 de enero de 2020

TALENTO Y PEDERASTIA

Por GABRIELA CAÑAS

redaccion@elcolombiano.com.co

La tormenta desatada en Francia por la presunta pederastia de un escritor de renombre es un sano revisionismo de estos tiempos. La editora Vanessa Springora, en un libro publicado durante la primera semana del año, retrata al escritor Gabriel Matzneff como un abusador de menores que la sedujo cuando ella solo tenía 14 años y él ya había cumplido los 50. El libro se titula muy simbólicamente Le Consentement (“El consentimiento”) y Matzneff, que hoy tiene 83 años, ya ha anunciado que no lo leerá porque no se reconoce como depredador y porque la suya con Springora fue una “bella historia de amor”. Ella, por su parte, admite que cayó fulminada por los encantos del maduro y brillante Matzneff, pero 30 años más tarde media Francia, como la editora, ha decidido llamar a las cosas por su nombre.

La hemeroteca es un bumerán eficaz en esta historia. Era el 2 de marzo de 1990 cuando en el famoso programa cultural Apostrophes Gabriel Matzneff explicaba con cierta arrogancia su “fijación” por las menores y sus relaciones sexuales con ellas. Uno de sus ensayos se titulaba, de hecho, Menores de dieciséis. Tanto los contertulios como el público escuchó aquello con complacencia, incluso con risas. Solo la escritora canadiense Denise Bombardier le reprendió, lo que le valió después duras críticas.

Hoy todo ello causa bochorno. La editorial Gallimard ha retirado los diarios del escritor, y el histórico presentador de Apostrophes, Bernard Pivot, ha pedido excusas por no frenar ese día a Matzneff. El Gobierno francés defiende a Vanessa Springora. Por contra, algunos sectores de la extrema derecha han pedido que se deje a Matzneff tranquilo a sus 83 años, con una magnanimidad injusta frente al desasosiego vital de víctimas a las que hombres como él robaron la infancia y la autoestima.

La pederastia ha sido tradicionalmente negada y aceptada con irritante complacencia. No solo en Francia. Es paradigmático el caso de Vladimir Nabokov. Él mismo proyectó su perfil de víctima de un pariente abusador en el personaje central de Lolita. Sin embargo, gran parte del imaginario colectivo pervirtió el relato y convirtió a Lolita en una pícara putilla dispuesta a seducir a un solitario y atormentado cincuentón.

Gabriel Matzneff se ha defendido en una larga carta enviada a L’Express, pero sus excusas —“fue un amor loco”— ya no sirven. El poder, ya sea en la Iglesia, la docencia o el mundo del espectáculo, no garantiza la impunidad como antes. Tampoco el talento y la excelencia en el arte.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

SERGIO ANDRÉS HIGUITA
El ciclista de Medellín quedó campeón del Tour Colombia 2020 y se consolida como el rutero más fuerte.

$titulo

JAIDIVIER MACEA DE LOS SANTOS
Alias “Valdi”, condenado a 18 años de prisión por la muerte del líder Javier Zapata, en Caucasia.