<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
The New York Times
Columnista

The New York Times

Publicado el 03 de diciembre de 2019

Trump no comparte los valores de
las FF.MM.

Por RICHARD J. DANZIG y Sean O´Keefe

“¡Vuelva a los negocios!”. Con este tweet, el presidente Trump ordenó a su secretario de Marina, Richard Spencer, que impidiera que los oficiales navales encargados de supervisar a los SEAL disciplinaran a uno de los suyos. Esa orden fue confirmada el lunes por el Secretario de Defensa Mark Esper, y durante el fin de semana, Spencer fue despedido.

Hay tres problemas con la acción del Sr. Trump. El primero es que sí que es asunto de la Naval - y de cualquier militar - mantener, como tan frecuentemente lo recitan las fuerzas militares y lo expresó el Sr. Spencer en su carta final al presidente, “buen orden y disciplina”. Al conducir sus “negocios”, nuestros servicios militares no son ni deben ser comandados en apoyo a fines políticos, como aparentemente lo estaba haciendo el Sr. Trump.

La forma en que el presidente elige valorar el orden y la disciplina en su Casa Blanca, si es que lo hace, es una verdadera preocupación para todos los estadounidenses. Pero el ejército no es una extensión de su Casa Blanca. Algunos pueden argumentar que todas las acciones de un presidente pueden tener algún componente político, pero en lugar de limitar ese componente, esta acción de este presidente lo celebra y lo alienta.

El segundo problema intensifica al primero. La contaminación por el enfoque del presidente se amplifica cuando su criterio es moldeado en gran medida por los comentaristas de televisión y su decisión anunciada por tweet. El ejército tiene procedimientos bien establecidos para asegurar buen orden y disciplina. Comienzan provocando un juicio por parte de sus compañeros. Nadie está tan bien posicionado para equilibrar las exigencias del combate y las exigencias de la ley y la ética como un grupo de compañeros marineros, infantes de marina, aviadores o soldados.

Los sabios presidentes dejan que aquellos que han hecho los sacrificios de combate, y que dependen unos de otros en el combate, declaren primero lo que concluyen. Dichos presidentes brindan la oportunidad a oficiales militares de alto rango y civiles relevantes para agregar perspectivas. Es posible que, al final, no estén de acuerdo. Pero decir al principio que el presidente exige uno y solo un resultado menosprecia el valor del juicio de los SEAL.

Finalmente, está el juicio mismo. Un miembro del servicio estadounidense compartió una fotografía de sí mismo con un cadáver junto con el mensaje: “Tengo una historia genial para ti cuando regrese. Tengo mis habilidades con los cuchillos”. El respaldo de nuestro presidente al perpetrador se tomará como una representación de nuestros valores. Nuestras propias tropas, muchas de ellas adolescentes, serán engañadas por el sentido o la falta de sentido de honor del presidente.

Nuestro ejército involucra a más de 1.3 millones de hombres y mujeres jóvenes en servicio activo. Muchos se verán enredados en situaciones de riesgo extremo. Ellos, y cientos de miles de reservistas, miran a sus comandantes, sus camaradas y su entrenamiento para encontrar el curso adecuado frente a los grandes desafíos. Todos los funcionarios, y más que todo los presidentes, deben respetar a los altos funcionarios, el juicio de los compañeros y los valores articulados en la capacitación.

En su carta final, el Sr. Spencer, un designado de Trump, lo expresó bien: “Como secretario de la Marina, una de las responsabilidades más importantes que tengo con nuestra gente es mantener buen orden y disciplina en todas las filas. Considero que esto es un asunto gravemente serio”. Añadió: “El estado de derecho es lo que nos distingue de nuestros adversarios”.

Nuestro presidente debe aspirar a la misma opinión. Sus valores no son los de nuestros militares. Hará un daño grave a nuestros servicios armados si se vuelven así

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

CATALINA ECHAVARRÍA A.

La deportista paisa se prepara para participar en la Expedición Polar (Polo Norte) de Dog Sledding.

$titulo

TRANCONES DECEMBRINOS

Habituales ahora, pero el reducido número de guardas y la indisciplina ciudadana agravan el problema.