<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Óscar Domínguez
Columnista

Óscar Domínguez

Publicado el 27 de agosto de 2020

Tsunami balompédico

Apreciados amigos alemanes Elisabeth, Walter y Uli, salud.

Ante todo, mis agradecimientos por haberse quedado a vivir en Colombia. Su talento, creatividad y alegría han enriquecido su entorno.

Felicitaciones por el triunfo del Bayern Munich en la Liga de Campeones en la que volvieron hilachas a un París Saint-Germain cuyas musas balompédicas estaban bronceándose en Saint Tropez.

Los felicito sin mucha alharaca porque vi la final sin el estrés del hincha furibundo. En el ocaso de mis almanaques disfruto del fútbol por el fútbol.

Eso sí, confieso que no me gustó ni poquito el 8-2 del Bayern al Barcelona. Los teutones creyeron que estaban jugando béisbol.

Ignoraban que una paliza de esas nos perjudica a 50 millones de colombianos, pues la esposa del defensor Piqué, es barranquillera.

Por ese revés, Shakira tendrá que reducir el mazamorreo de caderas a sus justas y turbayistas proporciones, y restringir sus visitas al supermercado para escurrirle el bulto a la pregunta: ¿Qué le diste - o que le negaste- a Piqué, tu marido que jugó para el olvido, como sus demás colegas?

No creo que por ahora vuelvan a invitar a Shakira a maltratar, perdón, a interpretar el himno de Núñez y Síndice.

Colombianos residentes en Barcelona se han visto obligados a salir menos a gastar en las Ramblas mientras pasa este despelote futbolístico.

Los “tanques” alemanes del Bayern tampoco tuvieron en cuenta que Barcelona fue lugar de residencia de García Márquez y de su esposa, doña Mercedes, quien ahora disfruta del Whalhalla donde bosteza la Mamá Grande.

A este colombiano que ama a Berlín como se ama al primero y al último amores, que dejó mendrugos de su vitalidad en Saint Pauli, el Lovaina de Hamburgo, que ha tomado cerveza y hecho pipí en las tabernas de Munich y que cabeceó una noche muniquesa oyendo la ópera Don Carlos, por poco se le devuelve hasta el primer tetero con esa inelegante paliza. Todo por hacer dizque historia.

Está bien ganar, lo que está mal es humillar al enemigo. “¡Ay de los vencidos!”, está dicho desde la antigüedad romana.

No descarto que después de semejante golpe, a los catalanes se les enfríen los bríos independentistas. ¿Qué tal que Serrat se quede sin voz por el impacto?

Fue antiestético dañarle el sueño a Messi quien empezó a dar pasos para retirarse a mimar el gato. Muchos creemos que todavía hay arte en los botines del paisano del Negro Fontanarrosa.

No tengo nada contra los bávaros del Bayern pero esperaba el triunfo de Barcelona para decirle al entrenador Zidane, del Real Madrid, en el francés que nos enseñó el profesor Hermelin en el Colombo Europeo: Chupe, si hubiera alineado a James Rodríguez no vería por televisión la finalísima Bayern-Sevilla, atragantado de crispetas.

No les quito más tiempo y espero que la sigan pasando rico-rico en Locolombia

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas