<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Taller de Opinión
Columnista

Taller de Opinión

Publicado el 11 de febrero de 2020

Un país que no se re-conoce

Por Valentina David Mesa

Universidad Pontificia Bolivariana
Psicología, semestre 5
valen.davidm@hotmail.com

Como jóvenes, es angustiante observar el panorama actual de nuestro país. Día tras día se suman a las noticias actos de intolerancia y corrupción que son muestra de odios radicados en la cultura, en la que la muerte ha protagonizado varios titulares de nuestros medios de comunicación. La peor parte es que muchas de esas historias no pasan de ser solo eso, una “noticia”. En medio de todo, el miedo a nuestro futuro crece constantemente, con las pocas garantías que nos ofrece el Estado.

Los jóvenes nos encontramos en posiciones complejas, y entendemos que nuestra educación debe ser más que un privilegio. Es un deber en medio de tantas crisis, es una herramienta vital para sanar las venas abiertas que tenemos en nuestro territorio, como lo menciona Eduardo Galeano en su libro Las venas abiertas de América Latina, todo esto nos lleva a preguntarnos ¿cuáles son las bases morales de nuestra sociedad?, ¿qué nos ha llevado a tantos límites?

Sabemos que la ética es una posición ante la vida, de raíz filosófica, que ayuda y regula nuestra toma de decisiones. Bien lo decía Sócrates cuando plantea con su máxima “Conócete a ti mismo” que cuando el ser humano toma conciencia de su lugar en el mundo, hace reflexiones que le permiten actuar de manera humana y positiva frente a la sociedad. Es por esto que se vuelve increíble pensar que han pasado siglos desde que se planteó ese pensamiento y nuestro pueblo sigue sin tener conciencia de su lugar; es decir, no nos conocemos, ni como personas, ni como sociedad.

Esto debe llevar a reflexionar sobre el tipo de ciudadanos que estamos siendo y formando, desde cada posición social: ¿cómo se aporta desde la individualidad a la construcción de una Colombia que vaya más allá de la violencia y la corrupción? A pesar de esto, tenemos un deber importante y bonito de no permitir que el poder político se trasforme en arma de represión, ni que el monopolio del poder amenace la integridad del ser humano. Una tarea importante de cualquier colombiano es pasar de ser un crítico de la ideología del otro, a ser un amigo del progreso y las dinámicas positivas dentro de nuestra sociedad. Si bien es cierto que no se pueden erradicar los conflictos que son naturales en el hombre, es mejor trabajar por un bien común que polarizarnos más.

*Taller de Opinión es un proyecto de
El Colombiano, EAFIT, U. de A. y UPB que busca abrir un espacio para la opinión
joven. Las ideas expresadas por los columnistas del Taller de Opinión son libres y de ellas son responsables sus autores. No comprometen el pensamiento editorial de El Colombiano, ni las universidades
e instituciones vinculadas con el proyecto.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

EMPRESAS INCLUYENTES

La Andi entregó a nueve empresas de Colombia el sello que las reconoce como Empresa INcluyente.

$titulo

CONFINAMIENTO FORZADO

Eln y Epl tienen a los habitantes de varios municipios del Catatumbo confinados y atemorizados.