<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
The New York Times
Columnista

The New York Times

Publicado el 22 de marzo de 2019

Un Voto Importante para el Clima

Por JUSTIN GILLIS

redaccion@elcolombiano.com.co

Uno de los grandes logros de la política a fines del siglo XIX y principios del XX fue la difusión de códigos de construcción efectivos que hicieron que nuestros edificios fueran más seguros y resistentes, y que las ciudades tuvieran menos probabilidades de quemarse.

Durante las últimas dos décadas hemos estado usando esos códigos de construcción con un propósito adicional: ahorrar energía. Se requiere que el edificio de oficinas o la casa promedio construidos hoy tengan mejores ventanas y aislante que los antiguos edificios con corrientes de aire que solíamos erigir, de modo que un nuevo edificio desperdicie mucha menos energía durante su vida útil.

Hacer que los edificios sean más eficientes no sólo ahorra dinero a los consumidores, también es crucial en la lucha contra el calentamiento global porque recorta el uso de combustibles fósiles. Estamos a unos meses de unas elecciones que podrían apretar nuestros códigos de construcción aún más.

Pero las fuerzas ya se están moviendo para asegurarse de que este voto resulte en el sentido equivocado. Estas fuerzas pueden ser instigadas por la baja participación de votantes, que ha sido un gran problema en el pasado. Si la historia se repite este año, la política energética de los Estados Unidos puede verse influida por menos de 500 personas.

La tecnología de los edificios evoluciona continuamente, creando nuevas formas de ahorrar energía. Restringir nuestros códigos según los patrones más recientes es la mejor forma de integrar estas nuevas técnicas en el mercado. Sin embargo, construir según las normas más recientes puede costar dinero adicional, al menos inicialmente, así que probablemente puede adivinar dónde se origina parte de la oposición.

Estados Unidos no tiene un código nacional de construcción, hablando estrictamente. Los estados y las ciudades adoptan y hacen cumplir sus propios códigos. Estos códigos locales tienden a estar basados en unos modelos de códigos publicados por varias organizaciones, generalmente cada tres años.

Uno de los modelos más importantes es el Código Internacional de Conservación de Energía, que muchas comunidades estadounidenses utilizan como plantilla para sus disposiciones de códigos de ahorro de energía. La última versión se finalizará en una ronda de votaciones a finales de este año y la mayoría de las comunidades decidirán en 2020 si la incorporarán en sus propios códigos.

Así que en estas elecciones, los ‘candidatos’ son nuevas normas propuestas en cuanto a cómo las personas deberían construir en Estados Unidos. ¿Quién puede votar? Básicamente, los gobiernos que finalmente decidirán si adoptar este código o no eligen representantes para emitir su voto. Pueblos pequeños consiguen una pequeña cantidad de votos mientras que las grandes ciudades consiguen más

Las municipalidades tienden a nominar representantes con experiencia en el tema - por decir algo, las cabezas de sus departamentos de construcción, bomberos y planeación.

En teoría, decenas de miles de estos funcionarios municipales podrían votar en la elección. Pero la gente que dirige departamentos ocupados ha tendido a dejar que este deber se desaparezca de su radar, y muchos de los elegibles para votar nunca se inscriben para participar. Y de los que se inscriben, algunos están principalmente preocupados por disposiciones como la seguridad contra incendios, por lo que dejan de votar cuando llegan a las disposiciones energéticas.

A estas alturas, quizás se esté preguntando por qué todo esto es importante. Porque cuando tan pocas personas votan, los grupos que se oponen a los códigos de construcción mejorados pueden ganar suficientes votos para matar medidas importantes, con consecuencias a largo plazo para todos nosotros.

Cuando comenzaron los códigos de energía, los defensores de mejores edificios obtuvieron algunas ganancias sorprendentes; en el transcurso de dos ciclos de código hace una década, el consumo de energía proyectado en edificios se redujo en más del 30%.

Una vez que salga un código de modelo mejorado el próximo año, los alcaldes deberán adoptarlo para sus localidades lo más rápido posible. Sí, los constructores locales se quejarán. Puede señalarles que estamos tratando de salvar un clima habitable para nuestros hijos y nietos, y realmente necesitamos su ayuda para construir edificios de menos desperdicio.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

ANTIOQUIA LE CANTA A COLOMBIA

Ofreció de nuevo un maravilloso espectáculo y renovó la buena salud de la música autóctona colombiana.

$titulo

ASESINATO DE HINCHA

Yeison Arley Garzón, de 28 años, hincha de Millonarios, fue asesinado en Bogotá por hinchas del América.