<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Elbacé Restrepo
Columnista

Elbacé Restrepo

Publicado el 13 de junio de 2021

UNA BATIDORA PARA PAPÁ

Por estos días de publicidad enfocada en la celebración del Día del Padre siento morir de envidia cada vez que veo las herramientas tan sofisticadas que ofrecen para ellos.

Sí, de envidia, porque algunas mujeres somos los “hombres” de la casa. Yo soy tan feliz en la sección de artículos de cocina o en una librería, como en una ferretería: Me antojo de clavos y clavitos, ganchos, amarres, destornilladores, taladros, alicates, pinzas, llaves, guantes, brochas, pinturas... En ese mundo veo todo tan bonito como una vitrina de ponqués y tan provocativo como un cerro de besos de negra. ¡Ah!, ahora verá que soy racista por evocar este manjar... ¡Mejor borren eso!

Pero este artículo no pretende entrar en discusiones sexistas, tan molestas. Solo recordar que, a pesar de los estereotipos de género marcados a través de la historia, hoy todos estamos en capacidad de hacer casi todo: cocinar, coser, ejercer cargos de alta responsabilidad o arreglar los pequeños daños del hogar.

No creo que a estas alturas del siglo alguien escoja su campo profesional dependiendo de si es hombre o mujer “en razón de las necesidades evolutivas impresas en el código genético de cada sexo”, como dice un blog de marketing que me encontré.

Según este análisis, porque no da para estudio, las mujeres somos propensas a la comunicación porque somos más locuaces; a los “trabajos de aplicar”, no sé qué diablos es eso, porque tenemos facilidad para identificar problemas ya que llevamos siglos cuidando niños; podemos ser maestras por la paciencia y el conocimiento del comportamiento infantil; podemos cuidar ancianos, ser doctoras o enfermeras porque somos caritativas. Y por eso mismo también somos buenas conciliadoras, lo que nos ubica, por derecho propio, en la carrera judicial. Y como siempre nos hemos ocupado de preparar la comida, dizque somos más hábiles con las manos. ¡Sí, pufff! Vieran los desastres que hago con un metro de costurera y un pedazo de tela en la mano... Desastres que no hago con un metro de albañil y un martillo.

Como los hombres son más fuertes e impulsivos, según el autor del artículo, pueden ser bomberos, mineros, albañiles o mecánicos. Sus habilidades en pensamiento abstracto los hacen aptos para la ingeniería, la astrofísica y la arquitectura. Y como les encanta conducir, pueden ser camioneros, taxistas, repartidores, carretilleros, pilotos o conductores de ambulancia. Pero como también son conquistadores innatos, no solo de mujeres sino también de espacios, deben enfocarse a profesiones “de lucha”, donde puedan ser arriesgados en la toma de decisiones para conseguir sus objetivos en el mundo empresarial. ¡Háganme el favor!

La tradición machista no claudica, la brecha laboral sigue siendo grande, pero hombres y mujeres cada vez tenemos intereses más afines. Las circunstancias en algunos casos, la independencia o solo el gusto en otros, los tienen a ellos usando ollas freidoras sin aceite, moldes para tortas, extractores para sus jugos saludables o buscando información sobre cómo lavar y proteger su ropa de ciclismo...

Y eso me encanta. Ya podemos pensar en una batidora para papá y un destornillador eléctrico para mamá. ¡Y todos contentos!

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

GORDA DE BOTERO

La más famosa y querida escultura de Medellín cumplió treinta y cinco años en el Parque de Berrío.

$titulo

NARCOSUBMARINOS

Seis colombianos en EE. UU. confesaron haber traficado diecinueve toneladas de coca en estas naves.