<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
David Santos Gómez
Columnista

David Santos Gómez

Publicado el 30 de julio de 2019

Una separación violenta

La elección de Boris Johnson como primer ministro británico va a materializar el peor de los escenarios posibles para Europa. Aunque en el continente temen decirlo y en la isla prefieren los eufemismos, la verdad es que los discursos del nuevo residente del 10 de Downing Street permiten prever un Brexit forzoso a finales de octubre, sin ningún acuerdo con Bruselas y con enormes perjuicios para ambas partes.

Rodeado de euroescépticos en su gabinete, Johnson recibió un saludo frío y protocolario por parte de la Unión Europea. El británico pretende renegociar los términos de la salida, pero el bloque se lo ha negado tajantemente. Lo que se acordó con la ahora ex primera ministra Theresa May se antoja inmodificable, al menos en los asuntos más sustanciosos, y los caminos a seguir parecen todos complejos y cada vez más dañinos para los británicos.

Como pioneros en un divorcio de la Unión y provocadores de un sismo que lleva ya tres años, el costo de la insurrección británica será muy alto. Los otros dos pilares europeos, Alemania y Francia, no están dispuestos a demostrar una fragilidad que podría entusiasmar a otros países interesados en abandonar el grupo.

Pero además de los escollos en el continente, Johnson desafía a su propio país. El mismo legislativo que le negó en repetidas votaciones el acuerdo a May, no parece que vaya a ceder ahora, mucho menos si no logra cambios sustanciales para la retirada, cosa que es improbable.

Frente a ese callejón oscuro el panorama dibuja un segundo semestre de terror en la política europea. Sin ningún tipo de convenio a la vista se abre la posibilidad de elecciones generales británicas que ampliarán la incógnita al modificar las mayorías parlamentarias. Como si fuera poco, Escocia, en rebeldía por las condiciones de una salida de la Unión que no desea, insiste en repetir su referendo independentista. Como Reino Unido sale de la Unión, ellos salen del Reino Unido.

Con apenas una semana en el cargo, Johnson no tendrá luna de miel. Su discurso altanero se enfrentará a la realidad de un Brexit en el que está en franca desventaja y quizá, por hacerle honor a su imagen de político obstinado, terminará por arrastrar a su nación a ser protagonista de una de las peores fracturas europeas desde la Segunda Guerra Mundial.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

MORAT, YATRA Y JUANES
Se sumaron a concierto virtual para recoger fondos para la dotación del personal médico en España.

$titulo

CLÍVER ALCALÁ CORDONES
Exgeneral del chavismo. Ya está en EE.UU. Vivió en Barranquilla 2 años. Integró el Cartel de los Soles.