<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
El País
Columnista

El País

Publicado el 05 de octubre de 2021

Urbano y doméstico a la vez

Por ANATXU ZABALBEASCOA

En la complicada diatriba entre ayudar a construir la ciudad y velar por la comodidad de los habitantes de un edificio acaban perdiéndose grandes proyectos arquitectónicos. Hay inmuebles icónicos, o al revés: discretos, que ponen la construcción de un barrio por delante de la vida en el interior de sus apartamentos. Y al contrario: son muchos los edificios que desorganizan la trama urbana y, ciertamente, no siempre para mejorar la vida de quienes los habitan. El edificio de viviendas que el estudio bonaerense Tovo-Sarmiento levantó en el barrio de Caballito es, en sí mismo, un zurcido urbano. Trabaja para la ciudad, cose la disparidad que lo rodea. El edificio Franklin es una construcción con forjados y estructura de hormigón armado —sin acabados ni revoques—, tiene ocho plantas y salva el desnivel entre el inmueble vecino, de factura contemporánea, y un conjunto de viviendas adosadas de principios de siglo XX y de dos plantas de altura. ¿Cómo dar respuesta a ese salto urbano? La respuesta la ofrece el proyecto final: aprovechando las oportunidades que esa unión insinuaba.

Teresa Sarmiento y Nicolás Tovo son un matrimonio de arquitectos que con frecuencia colaboran, pero rara vez trabajan juntos. Esta vez lo han hecho. Necesitaban integrar el paisajismo circundante y el espacio exterior —que domina Teresa— y el diseño y el cuidado interior —que controla Nicolás—. El edifico Franklin se levantó en un solar sin ángulos rectos y con ese salto de escala dramático entre las ocho alturas de la obra reciente y las dos de la histórica.

Parte de la respuesta llegó de los patios: duplicar su espacio mejoraría la iluminación, la ventilación y el soleamiento. Además, permitiría jugar con la vegetación vecina y con la ligereza llegarían las vistas. Así fue.

Los arquitectos las acercaron despegando el edificio —que contiene apartamentos de 48 metros cuadrados y dúplex de 93— de la medianera para dotarlo con amplias terrazas, un eco de los patios, que redibujan la relación entre el interior y el exterior de una manera más porosa, ingeniosa y fructífera. Los espacios intermedios, “ni dentro ni fuera”, hacen de las viviendas espacios más flexibles. Todas las estancias están iluminadas. Son los armarios, y las circulaciones, lo que queda pegado a la medianera. El resto, ventilado e iluminado, adquiere un aspecto liviano y hace entrar en el edificio —y en los pisos— la vegetación existente en la calle —grandes árboles bien mantenidos—.

La presencia de la vegetación existente de la calle, especies de gran magnitud y bien mantenidas, se aprovecha para acompañar el desarrollo de este pequeño y esbelto edificio 

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas