<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Juan David Escobar Valencia
Columnista

Juan David Escobar Valencia

Publicado el 26 de agosto de 2019

¿Y creyeron que no lo iban a perseguir?

¿Usted qué pensaría si le dijera que estando en EE.UU. la probabilidad que le caiga un meteorito y lo mate es de 0.004%? Seguramente me diría que hay que estar “muy salado” para que en un país de casi 10 millones de km2 le caiga precisamente a usted una piedra desde el cielo infinito. Pero eso si le parece increíble, ¿qué diría si le digo que alguien puede ser afectado negativamente por un evento con probabilidad de ocurrencia del 0.0000016%? Usted me dirá que eso sí es ser bien de malas y si eso pasa es porque el universo entero está confabulado contra él. Pero no es ciencia ficción, mala estrella ni significa que deban reescribirse los libros de estadística. Si eso le sucede a alguien no es por cosas de la “mala suerte” sino por estar en Colombia y llamarse Álvaro Uribe Vélez.

Ni una corrompida y surrealista versión de la teoría de probabilidades puede explicar que un juez, de los tantos jueces milicianos de las Farc que tenemos, haya decidido interceptar el teléfono de alguien en el Departamento del Chocó y misteriosamente, “oops”, mágicamente, accidentalmente, fortuitamente, sin mala intención alguna, se “equivoquen” y terminen interceptando el teléfono de Álvaro Uribe. ¡No nos crean tan pendejos!

No se enloquezca intentando comprender tanta “mala suerte”. ¿Usted cree que las Farc y sus aliados no iban a hacer nada en contra de quien derrumbó el mito que no podían ser vencidos y que no eran actores políticos sino solamente narcoterroristas?

¿Usted cree que la clase política va a dejar libre a quien dejó el “mal ejemplo” para los políticos que deben trabajar, trabajar y trabajar?

¿Usted cree que los medios y la mamertera de estrato alto capitalina y local que no podía ir a sus fincas porque los secuestraban, luego de que eso se había reducido gracias a la Seguridad Democrática, no iban a vengarse de quien les enrostró que su “comunismo con ánimo de lucro”, tan de moda en los cocteles de la social bacanería con aroma de cannabis, es solo un disfraz para intentar mitigar su sentimiento de culpa y que no los vean como unos abusadores de sus privilegios? ¿Usted cree que la academia ideologizada de los años 60´s y 70´s que vio fracasada la implantación de la revolución cubana en Colombia y hoy intenta desquitarse reviviendo sus fantasmas ideológicos envenenando jóvenes en los colegios y universidades, no se vengaría de quien demostró que la teoría de “las causas objetivas de la violencia” es igual a lo que sale expulsado de la parte sur de las vacas que miran al norte?

¿Usted cree que muchos de los miembros de las cortes de este país al servicio de las Farc y de Santos, con sueldos y pensiones multimillonarias que pagamos todos, iban a respetar la ley y no van a retorcerla hasta lo impensable para meter a la cárcel a su peor enemigo?.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

ÁREAS PARA LACTANCIA

El Metro dispuso áreas especiales en tres estaciones (San Javier, San Antonio y Hospital) para lactantes.

$titulo

INSEGURIDAD EN EL SALADO

Grupos de mujeres han denunciado casos de acoso y abuso sexual en área del ecoparque. ¡Ojo, autoridades!