Competitividad

  • Medellín, 18 de septiembre de 2014
Facebook Twitter Youtube Flickr Google+
  •   
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Versión imprimible
  • Enviar a un amigo
En crecimiento y competitividad, el 47% del Plan

En crecimiento y competitividad, el 47% del Plan

EL DIRECTOR DE Planeación Nacional, Hernando José Gómez, explica los detalles del Plan de Desarrollo y el impulso a la competitividad del país, a través de las cinco locomotoras para el crecimiento. También asumió el reto de promover la competitividad.
Francisco Javier Arias R. | Bogotá, enviado especial | Publicado el 23 de febrero de 2011
Del total de inversiones que plantea el Plan Nacional de Desarrollo para el período 2010-2014, por valor de 564 billones de pesos, el 47 por ciento, unos 264 billones, estará dirigido a financiar el crecimiento económico y la competitividad, es decir, a 'ponerle gasolina' a las cinco locomotoras definidas por el gobierno nacional como jalonadoras del Producto Interno Bruto.

El director del Departamento Nacional de Planeación, Hernando José Gómez Restrepo, pone las cartas sobre la mesa y dice que la meta del gobierno es ubicar al país entre los 20 primeros puestos de la clasificación Doing Bussiness del Banco Mundial, como los países que ofrecen el mejor clima para hacer negocios. Y señala que no hay otra forma de lograrlo que mejorando la competitividad... Esa es la clave para el crecimiento económico: competitividad.

Y, para lograrlo, el Plan Nacional de Desarrollo 2010-2014 define tres pilares: la innovación, las políticas de competitividad y productividad y el impulso a las locomotoras para el crecimiento y la generación de empleo.

El director de Planeación destaca el compromiso del gobierno Santos con el desarrollo de la competitividad, con inversión definida y recursos ciertos, como los que provendrán de la reforma al régimen de regalías, que permitiría unos 800 mil millones de pesos por año para apoyar la investigación aplicada en las universidades del país.

¿Cómo le aporta cada locomotora a la meta global de crecimiento económico?
"Somos conscientes de que con las locomotoras tradicionales le damos un impulso al crecimiento económico, pero no es suficiente. Pero, aún así, la locomotora que le apunta más a la competitividad del país es la de infraestructura, porque elimina cuellos de botella en el transporte vial, férreo y fluvial. La idea es terminar todas las contrataciones que se iniciaron en la administración del Presidente Uribe, entre ellas, las Autopistas de la Montaña, que estaría lista para empezar a licitarse en este primer semestre; la Ruta del Sol, las dobles calzadas entre Bogotá y Buenaventura. Pero hay otras obras que se requieren, como la doble calzada Bogotá-Villavicencio, si de verdad queremos acercar la altillanura al mercado doméstico y promover los grandes desarrollos agroindustriales. La infraestructura nos va a permitir crecer en un punto más por año".

¿A qué le apuntan las otras locomotoras?
"El sector agrícola apunta al desarrollo de la agricultura más tradicional y nuevos desarrollos en la altillanura para aumentar la producción de alimentos. En el sector minero-energético, se trata de seguir generando las condiciones para la inversión en petróleo, gas y carbón. En vivienda, el reto es abaratar los costos para llegar a los más pobres de los pobres con soluciones efectivas. Todas son muy importantes, pero no suficientes para lograr tasas anuales de crecimiento del 6,0 por ciento y por eso hemos dicho que necesitamos la locomotora de la innovación, es decir, el desarrollo de nuevos sectores de alto valor agregado, que generen transferencia de tecnología. Por eso, este gobierno adoptó el programa de Transformación Productiva, que inició el Presidente Álvaro Uribe. No se trata de darle subsidios o protecciones arancelarias a los empresarios, sino de una nueva caja de herramientas para el desarrollo en ciencia, tecnología e innovación, que se complementa con el fortalecimiento del presupuesto de Colciencias, que debe aumentar la inversión anual en ciencia y tecnología del 0,39 por ciento al 0,70 por ciento del PIB. Y buscaremos que Bancoldex pase de ser un banco de segundo piso, a una agencia de desarrollo que apoye a estos sectores y estimular el uso de los descuentos tributarios por inversiones en ciencia y tecnología, hasta el 125 por ciento en las pymes y hasta el 110 por ciento en las grandes empresas".

¿Si la infraestructura es lo más importante para jalonar el crecimiento ¿dónde se queda entonces la educación?
"Este es un factor clave que también afecta la competitividad: la calidad de la educación y tenemos un problema de acceso a la educación superior que tenemos que resolver, lo mismo que el acceso a las tecnologías de la información. En este momento, solo 200 municipios del país tienen acceso al servicio de banda ancha necesitamos llegar por lo menos a 700 municipios... Tenemos una agenda inagotable de mejoras que debemos afrontar. Yo coincido con la ministra de Educación -María Fernanda Campo- en que la educación ofrecerá los super rieles de las locomotoras. La educación, tanto en mejora de la calidad como en acceso a la formación superior, va a ser un eje fundamental en la competitividad y el crecimiento económico del país".

¿Cómo le apunta a la competitividad la inversión global del Plan de Desarrollo?
"De los 564 billones de pesos que se invertirán en cuatro años, el 60 por ciento corresponde a inversión pública y el 40 por ciento al sector privado. Y, de ese total, un 47 por ciento se orienta a crecimiento y competitividad, es decir, unos 264 billones, de los cuales el 79 por ciento corresponde a inversión privada y el 21 por ciento al sector público. Le apuntamos a estar en los primeros 20 puestos del 'Doing Business' (del Banco Mundial), que es un esfuerzo muy grande y para lo que tenemos que mejorar en eficiencia en muchos frentes y mejorar unos 12 puestos en el escalafón del Foro Económico Mundial (del 68 al 56). Igualmente, seguiremos con la práctica del 'Doing Business' subregional para medir la competitividad en 20 ciudades. Lo que buscamos es estimular a las ciudades que más mejoren, que más suban en la clasificación, así no sean las primeras".

El Plan también contempla la destinación del 10 por ciento de las regalías para fomentar la ciencia y la tecnología...
"Sí, hemos establecido que el 10 por ciento de las regalías que reciben las regiones deberían destinarse a ciencia, tecnología e innovación. Estamos hablando que serían entre 700 mil y 800 mil millones de pesos en el primer año para fortalecer el presupuesto de Colciencias para apoyar la investigación aplicada en las universidades y los centros de investigación y desarrollo tecnológico. Será vital la alianza Universidad-Empresa-Estado, que busque mecanismos para que las universidades se vuelvan muy funcionales para el sector privado. El proyecto de Acto Legislativo ya fue aprobado por mayorías abrumadoras en los cuatro rondas que se han dado. En el segundo semestre se deberá promover la segunda vuelta que demanda un Acto Legislativo y reglamentar los fondos que se establecen en esa reforma".

¿Cómo ha recibido las críticas del Congreso y de algunos analistas que señalan que el Plan de Desarrollo está lleno de 'micos', como el tema de la edad de jubilación, por ejemplo?
"Sí, el episodio de pensiones fue infortunado porque, efectivamente, como lo dijo el Presidente Santos, es urgente y el país tiene que debatirlo. Pero también con buenos argumentos dijo que debe tramitarse como una ley aparte, dedicada especialmente al tema pensional. Estamos entre dos entremos: uno, que la Ley del Plan podría solamente fije las bases del plan, las partidas y recursos que se destinarán y unos cuantos artículos, no más de 10. Y, en el otro extremo, tener todos los artículos que sea necesarios para hacer reformas que se requieran para lograr los objetivos del plan. Nosotros nos fuimos por una línea intermedia e incluimos todas las medidas que consideramos que tienen un impacto importante para lograr las metas allí contempladas. Fuera del tema de pensiones, pensamos que en el plan hay cosas muy importantes pensadas para las regiones, como las normas sobre el impuesto predial. Todos los artículos que son polémicos nos van a decir que no deberían estar en el plan".

Lo que quiere decir que en el proyecto de Ley se podrían encontrar otros 'micos'?
"Lo que hemos dicho es que estos no son micos, sino gorilas, que están parados al frente, no están escondidos y no se han incluido en forma subrepticia a la media noche o en la hora final... Todo está escrito en el plan en forma directa, en español y están claros los alcances que queremos darle y estamos dispuestos a discutir con el Congreso y con la opinión pública sobre las cosas que podrían sobrar o, también, las que pudieren faltar y se deberían incluir".

Desde su paso por el Consejo Privado de Competitividad, ¿qué avances cree que se han logrado en esta materia?
"Hay varios, entre ellos, la eliminación de la sobretasa del 20 por ciento en las tarifas de energía para las grandes empresas y que era un sobrecosto muy grande. También incluimos en el plan el desmonte a la sobretasa en las tarifas del gas y se plantea la eliminación de la tabla de fletes (finalmente, postergada para el 15 de junio, como se acordó tras el paro reciente de los camioneros), para darle más competitividad al transporte de carga y ofrecer soluciones permanentes a los transportadores independientes para la modernización del parque automotor. Y un gran avance fue la aprobación de la Ley de Primer Empleo y Formalización Empresarial -ya sancionada por el Presidente Santos- y que fue impulsada por el Consejo Privado de Competitividad. Ahora, este organismo nos debe aportar nuevas propuestas que nos permita seguir avanzando en el tema de la competitividad".

Y usted que conoce el compromiso del sector privado en este tema, ¿qué tareas le asigna ahora frente a los retos del Plan de Desarrollo?
"Va a ser muy importante el desarrollo de nuevos productos, la incorporación de nueva tecnología. Va a ser muy importante el apoyo del sector privado para identificar nuevos sectores y avanzar en la investigación y en aprovechar oportunidades de los acuerdos comerciales que empiezan a regir, entre ellos, con Canadá, al que solo le falta la revisión de la Corte Constitucional".

»

Las cinco locomotoras para el crecimiento económico: listas para despegar, pero...

La Infraestructura, hacia un plan estratégico de largo plazo
La infraestructura es uno de los sectores que avanza más rápidamente en la economía colombiana y es uno de los determinantes esenciales de la competitividad del país. Esta "locomotora",  como la denomina el nuevo Plan de Desarrollo "Prosperidad para todos", está llamada a ser dinamizadora de la inversión, del crecimiento económico y de la competitividad de nuestro país.

Ante los retos que tiene Colombia, como la necesidad perentoria de integrar el territorio nacional, la transformación productiva para ser un país próspero y la internacionalización, es inaplazable el avance acelerado en las obras estratégicas de infraestructura.

El país se encuentra rezagado en comparación con países más pobres y de menor población y nivel de desarrollo. La construcción de dobles calzadas y el avance en los sistemas de transporte masivo son la gran apuesta que tiene el gobierno en el nuevo Plan de Desarrollo, además de la articulación del transporte intermodal (vial, férreo y fluvial) que al no estarlo, ha restado competitividad a nuestras empresas y ha generado aumentos en los costos del transporte.

Sin embargo, es necesario romper en forma drástica con muchos vicios del pasado, dejar de actuar bajo el imperativo de la improvisación y de las situaciones de coyuntura, articular los regímenes de contratación pública y privada dentro de un marco legal que se haga cumplir y que erradique o por lo menos, reduzca en forma significativa, la corrupción perniciosa y agobiante que tantos males le ha causado al país.

Para dar ese giro que Colombia necesita con urgencia y que propone el Plan de Desarrollo, hay que elaborar un verdadero plan estratégico de largo plazo en infraestructura, lo cual implica una reestructuración institucional de fondo como uno de sus primeros y más esenciales pasos sobre los cuales se cimienten en forma sólida los procesos, proyectos y metas que demanda nuestra sociedad.

La Agricultura, tras la reducción de costos y gastos
De acuerdo con el Plan de Desarrollo, el reto que para este cuatrienio tiene la agricultura colombiana, como locomotora del desarrollo, es alcanzar, gracias a un crecimiento sostenido de la producción sectorial, un crecimiento por encima del promedio nacional. Para ello se establece que "la competitividad es el determinante fundamental del modelo de crecimiento y desarrollo del sector".

El Plan define que el eje de la política agropecuaria lo constituye "el mejoramiento de la productividad y la reducción de los costos de producción y comercialización".

De esta forma, con los instrumentos de la política sectorial se busca la superación de las barreras que "impiden mejorar los niveles de competitividad".

A partir de la definición del enfoque de política, se establecen, de manera juiciosa y pertinente al mismo, los correspondientes lineamientos estratégicos. Estos tienen que ver, entre otros, con la promoción de los encadenamientos y la agregación de valor; la ampliación y la diversificación de los mercados; la gestión de riesgos y la promoción de la inversión; y la adecuación institucional.

Infortunadamente, el planteamiento del Plan ignora el hecho de que, para reversar la tendencia de bajo crecimiento sectorial, se necesita plantear un cambio de modelo y afectar los problemas estructurales que aquejan el desarrollo de la agricultura colombiana. La tierra, por ejemplo, debe dejar de ser un bien de acumulación y valorización, para convertirse en un factor productivo; el uso del suelo debe dirigirse a la explotación de las ventajas comparativas; y los incentivos deben premiar la producción basada en dichas ventajas al igual que la diversificación productiva.

Además, las políticas propuestas dejan por fuera la necesidad esencial de que los habitantes rurales realicen, de forma digna, sus proyectos de vida en el campo.

Tampoco se asegura un desarrollo sostenible ambientalmente. Al final, todo se centra en realizar ajustes a la misma locomotora que hemos utilizado durante las últimas décadas.

La Vivienda necesita más liderazgo regional y local
Vista como una fuente de generación de empleo y de inclusión social, la vivienda es uno de los pilares del plan de desarrollo de la Administración Santos. Los grandes retos se centran en la generación de nuevas viviendas para cubrir el déficit habitacional en las áreas urbanas y, como dejó en evidencia la ola invernal, la construcción en áreas seguras de más de 400.000 viviendas hoy construidas en zonas de alto riesgo no mitigable.

La construcción requiere de un alto componente de uso de mano de obra no calificada, además de ser un gran demandante de otros bienes (barro, loza, porcelana, madera, metalurgia...), haciendo de la vivienda un elemento dinamizador de crecimiento con generación de empleo.

Por esto el gobierno se ha comprometido a la creación de macroproyectos de vivienda que no solo darían habitación digna a muchos colombianos (casi un millón 500 mil),  sino que se contarían con lugares de recreación, salud y educación.

Ante este optimismo, ¿en dónde estaría el problema? Obviamente como creemos será una constante de este Plan de Desarrollo, el problema radicará en su implementación. Debido a la transversalidad que tiene el sector de vivienda, no solo en lo político (municipios, gobernaciones y gobierno nacional involucrados en la toma de decisiones) sino en lo económico (mercado de tierras, mercado de trabajo, informalidad, desplazamiento, conflicto armado, para mencionar algunos), la coordinación y el liderazgo serán claves para poner en marcha esta locomotora. La implementación efectiva y eficiente de macroproyectos y reubicaciones necesitará de lo que Colombia ha carecido, de personas líderes y honestas que estén apoyadas en una institucionalidad adecuada y que sean capaces de sobrepasar los obstáculos del clientelismo, la corrupción, y las amenazas de todo tipo y poner el bien común por encima del individual.

Por ahora, a nivel del gobierno nacional nos sentimos bastante tranquilos en este aspecto, pero ¿si podrá el nivel local y regional contaminarse de dicho liderazgo? La respuesta a ello nos dirá si la locomotora de vivienda podrá ser puesta en marcha o será un elefante más de tantos que nos encontramos viajando por Colombia.

La Minería, una locomotora pesada y sin motor
Sin duda, la minería en Colombia y en el mundo cada día adquiere una mayor trascendencia para el crecimiento económico y el desarrollo sostenible. Este sector ha representado cerca del 8% del PIB y se ha convertido en el principal renglón de las exportaciones y aporta un importante volumen de recursos a muchos municipios como regalías por la explotación de hidrocarburos y minerales. De otro lado, desde la óptica ambiental, el impacto de la explotación minera, tanto legal como ilegal, viene dejando una secuela lamentable de deterioro de los recursos naturales que está comprometiendo la calidad de vida de las generaciones futuras.

Estas realidades, propias de un sector que aún no tiene claro cómo va a conciliar el debate entre la necesidad de expansión a raíz del aumento de la demanda mundial, llámese del carbón, el oro o el petróleo y sus elevados precios en los mercados internacionales, y la urgente tarea de proteger los ecosistemas y la biodiversidad por la importancia estratégica derivada de los servicios ambientales que les prestan a sectores como la agricultura y salud; representan una de las mayores preocupaciones de la locomotora minera en el actual plan de desarrollo.

Junto a lo anterior aparecen otros temas que no se ven claros en esta estrategia del gobierno Santos y que son motivo de incertidumbre, por ejemplo, la regulación en la titulación de predios. Surgen otras preguntas: ¿cuáles son las hectáreas aptas para la minería y cuáles no? ¿Se ajustan los planes mineros a la definición de la estructura ecológica del país, la zonificación y ordenación de las áreas de reserva forestal?

Colombia presenta todavía una gran debilidad institucional en aspectos ligados con las concesiones de los títulos mineros, las licencias ambientales y los impactos a terceros por la vía de las externalidades negativas asociadas a problemas de contaminación y degradación de los suelos. Así mismo, temas cruciales como la garantía de los derechos fundamentales de los grupos étnicos y la responsabilidad institucional frente a posibles desastres naturales, constituyen una carga muy pesada para esta locomotora que difícilmente va arrancar porque sus motores -entiéndase, reglas claras-, no son visibles en el plan de desarrollo.

La Innovación, muy pocos aportes para grandes retos
En el texto del Plan de Desarrollo "Prosperidad para Todos", la innovación juega un papel central en la estrategia propuesta y los logros esperados. Según el sueño que inspira el Plan, se espera que los distintos sectores económicos conquisten mercados con "bienes y servicios de alto valor agregado e innovación". Además, la innovación es considerada como uno de los ejes transversales del Plan, y se afirma que el logro del crecimiento sostenido se basará "en una economía […] más innovadora". Finalmente, los nuevos sectores basados en la innovación constituyen una de las cinco "locomotoras del crecimiento".

El hecho de que el Gobierno Nacional haya incluido la innovación como uno de los factores fundamentales de la transformación y el desarrollo de Colombia, denota la clara comprensión que tiene el equipo de gobierno de que la incorporación creciente de conocimiento constituye uno de los principales factores del crecimiento.

Indiscutiblemente, la innovación está en el centro de la incorporación de nuevo conocimiento, pero para que ello se haga de forma sistemática y eficaz se necesita, entre otras cosas, disponer de unas sólidas bases de generación y difusión del mismo. Entre los elementos que constituyen estas bases están una robusta institucionalidad de ciencia, tecnología e innovación, y la formación creciente de capital humano de alto nivel de especialización. Colombia, como lo ilustra el Plan, no ha conseguido construir unas bases sólidas y los resultados obtenidos, en particular en innovación, son bastantes limitados y magros.

Las políticas propuestas en materia de innovación, aunque tienen interesantes aportes como es el caso del emprendimiento por oportunidad, la propiedad intelectual y la promoción de la competencia, las mismas mantienen, en su esencia, los instrumentos y la institucionalidad del pasado. Como se afirma, estas políticas no  han producido la transformación deseada.

Esto es lo que hace pensar que, infortunadamente, la locomotora de la innovación no tendrá la potencia que el desarrollo del país demanda.


» Interacción y participación

18
3.9

En crecimiento y competitividad, el 47% del Plan

Calificación de los lectores de ElColombiano.com: En crecimiento y competitividad, el 47% del Plan Link has been Rated 3.9 stars
Vote por este artículo

Comentarios de los lectores

- ¿Qué es ésto? Normas de uso -

Importante: Para comentar e interactuar con otros usuarios de elcolombiano.com usted debe estar registrado. Las opiniones expresadas a continuación son libres y de ellas son responsables sus autores. No comprometen el pensamiento editorial de EL COLOMBIANO.

18 de septiembre de 2014

El Colombiano - los más

» Quizá te interese leer también

  • Versiones Moviles
  • iphone
  • ipad
  • android
  • blackberry
  • windows-8
  • windows-phone

Copyright © 2014 EL COLOMBIANO S.A. & CIA. S.C.A. Términos y condiciones | Política de privacidad y uso de información personal | Política de tratamiento de la información personal | Superintendencia de Industria y Comercio - Nit: 890901352-3 | Dirección: Carrera 48 N° 30 Sur - 119, Envigado - Antioquia, Colombia | Conmutador: (57) (4) 3315252 | Bogotá: (57) (1) 4156764
Fax: (57) (1) 4157508 | Línea de atención al cliente: (57) (4) 3393333


  • iab
  • pera
Siga en tiempo real las principales noticias de Medellín, Bogotá, Cali, Pereira, Cartagena, Manizales, Barranquilla, Estados Unidos, España, México, Venezuela, Argentina, Chile, Perú, Canadá.