• Medellín, 28 de agosto de 2014
Facebook Twitter Youtube Flickr Google+

Guardar en Favoriting Agregar esta página a Mister Wong Envía Tips de esta noticia Aumentar texto Disminuir texto Imprimir Enviar a un amigo

En invernadero: tomate seguro y rentable
CUATRO CAMPESINOS DE Marinilla se asociaron para sacarle provecho al tomate y desde hace un año trabajan en su propio invernadero. Ya van por su segunda cosecha y aseguran que bajo el plástico hay un negocio redondo.
Alejandro Gómez Valencia  - Medellín  | Publicado el 22 de octubre de 2008
Es uno de esos campesinos que no se "vara", todo lo pregunta, aprende muy fácil y se arriesga si cree que hay un buen negocio, tal como ocurrió cuando decidió cultivar tomate bajo invernadero.

El riesgo les ha dado buenos frutos a José Manuel Castaño y a sus tres colegas con quienes se asoció para hacer un préstamo, asesorarse con programas gubernamentales y montar un cultivo de cuatro mil metros cuadrados.

El crédito para el grupo fue de 60 millones de pesos, y con eso armaron dos invernaderos en Marinilla, con un precio individual de 25.000.000 de pesos.

Ambos están fraccionados en espacios de mil metros que son trabajados por los dueños.

Entre los cuatro ya sacaron las primeras cosechas y la semana pasada empezaron de nuevo con la siembra. Eligieron el tomate chonto variedad torrano porque tiene mejor mercado.

Las semillas las reparten, en hileras, cada 30 centímetros. Aunque a José Manuel en las capacitaciones le explicaron que lo hiciera cada 40 centímetros, los experimentos, dijo, le han permitido reducir el rango y aumentar la productividad.

En mil metros cuadrados siembran unas tres mil plantas, en un proceso que les cuesta en promedio 1.200.000 pesos dispuestos principalmente para abono y riego.

En adelante, cada día el cultivo recibe agua y cuando pasan dos semanas comienzan a amarrar las plantas a la parte de arriba del invernadero para mantenerlas rectas.

Un mes después deben hacer el trabajo que cumple por estos días en una de las fracciones la socia Ligia Soto Giraldo: desyerbar con la mano para luego abonar.

La experiencia que tiene Ligia en este trabajo es el tiempo del proyecto: un año. Sin embargo, contó que lo aprendió fácil y aunque lo más duro fue el calor del invernadero, ya se acostumbró: al principio perdió cinco kilos de peso.

A los dos meses abonan el lote de nuevo y dos semanas después, más o menos, empiezan a recoger tomates.

La planta dura unos cinco meses en producción y luego es reemplazada para iniciar otra vez el ciclo. Para un espacio de mil metros cuadrados todo el proceso puede costar alrededor de 4.000.000 de pesos.

En la cosecha pasada cada mata dio alrededor de 8.5 kilos del producto, pero José Manuel espera que la mayor experiencia de los socios haga que la cifra aumente.

Estiman vender cada kilo a un promedio de 850 pesos. Haciendo cuentas, en un kilo deben invertir 450 pesos y por eso si lo venden a 500 ya le están ganando.

Si todo sale como lo planeado, podría sacar de un lote de 3.000 plantas alrededor de 25.000 kilos de tomates que dejarían entre 12.000.000 y 14.000.000 de pesos.

Mejor que al aire libre
No es la primera vez que José Manuel Castaño se mete en este negocio. Antes lo cultivaba al aire libre pero ahora, opinó, ya no se puede.

El labriego contó que con la cantidad de lluvia que cae los riegos que reciben las matas se lavan sin hacer efecto y se pierda plata.

La inversión cree, está más segura en el invernadero y por eso experimenta sembrando matas de tomate cada 25 centímetros y reservó dos hileras del cultivo para probar cómo le va con el pepino. No descarta, tampoco, seguir la "caña" de alguien que le comentó que las tierras de Marinilla son buenas para el durazno.

Pedagogía
Clasificación para los tomates
En la anterior cosecha José Castaño y Ligia Soto cultivaron tomate tipo cherry, de uno a tres centímetros de diámetro que se consume como pasabocas o en cocteles, pero no les fue bien con la comercialización.

Esta vez se fueron por el que creen tiene mejor mercado, el chonto, que pesa entre 70 y 220 gramos. Otras clases comunes son el milano, que se come maduro o verde en ensaladas, y el industrial, que se procesa en salsas y pastas.

Contexto

1. Corpoica, la Gobernación de Antioquia y la FAO recomiendan en un manual no sembrar tomate donde se hayan cultivado especies como pimentón, berenjena, ají o uchuva.

2. También se sugiere que antes de armar el invernadero se realice un estudio para determinar si el suelo tiene la composición biológica que permita el desarrollo eficiente del cultivo.

3. El suelo debe tener, además de fertilidad, una buena capacidad de drenaje, pues con un alto nivel freático la mata está más propensa a ser atacada por enfermedades.

4. El invernadero debe estar cerca de fuentes hídricas libres de contaminantes. Se recomienda la adecuación de un pozo de reserva para las épocas de sequía y el uso de bombas.

5. El cultivo queda mejor ubicado lejos de carreteras destapadas o zonas con mucho polvo, pues la acumulación de partículas en el plástico afecta el paso de los rayos solares.

6. La zona del invernadero debe ser de topografía plana, pero si es una pendiente, ésta no debe superar el 20 por ciento. La orientación debe permitir la mayor penetración de luz.

 
Aumentar texto Aumentar texto Disminuir texto Disminuir texto Imprimir Imprimir Enviar Enviar a un amigo
Comentarios Comentarios ¿Qué es esto? Normas de uso 28 de agosto de 2014
Importante: Para comentar e interactuar con otros usuarios de elcolombiano.com usted debe estar registrado. Las opiniones expresadas a continuación son libres y de ellas son responsables sus autores. No comprometen el pensamiento editorial de EL COLOMBIANO.
En el momento, esta herramienta solo funciona con Internet Explorer 4.0 o superior.
Hacer comentario Haga su comentario Registrarse Registrarse Ver todos Ver todos los comentarios
Haga clic para ampliar
Jaime Pérez
Una ventaja que nota Ligia Soto Giraldo en el invernadero es la oportunidad de cumplir con las Buenas Prácticas Agrícolas, por la menor cantidad de enfermedades en las plantas. Foto: Marinilla.

Publicidad

 
img Inicio elcolombiano.com img
 
Inicio
Antioquia
Colombia
Conflicto armado
Economía
Política
Internacional
Educación
Salud
Ciencia
Medio ambiente
Motores
English News
Informes
Opinión
Opinión
Caricaturas
Con los lectores
Deportes
Fútbol
Otros deportes
Rumbo al mundial
Juegos Suramericanos Medellín 2010
Entretenimiento
Astrología
Cine
Sudoku
Crucigrama
Farándula
Televisión
Viernes
Tendencias
Cultura
Vida y sociedad
Tecnología
Turismo
Fincas
Espacios
Especiales
Generación
Fiesta Brava
EC-Bloguer
Nuestros Blogueros
Multimedia
Audios
Galerías fotográficas
Videos
Gráficos
Tips
Inicio
El Colmo
Vías y calles
Medio ambiente
De mostrar
Servicios
Edición impresa PDF
Ediciones anteriores
Primeras páginas
Publicaciones
Revistas
Suplementos
Punto de Compras
Salomón Móvil
Servicios
Loterías
Clasificados
Clasificados de EL COLOMBIANO
Clasificados en su celular
img
img
img Quiénes somos img Centros de atención al cliente img Créditos publicación img Anuncie con nosotros img
img
  FAQ img Contáctenos img RSS img Titulares vía email img Clásico El Colombiano img El Colombiano Ejemplar img Informes comerciales img Campaña cívica  
img
img Servicios Informativos de EL COLOMBIANO img img
img
AutoMotoresEl ColombianitoGeneraciónGenteNuevaViernesRevista Propiedades
img
Q´HuboLa RepublicaSalomónPunto de ComprasaDomicilioGuía de la salud
img
  Copyright © 2010 EL COLOMBIANO S.A. & CIA. S.C.A. Aviso legal img
  Directora: Ana Mercedes Gómez Martínez | Gerente: Luis Miguel De Bedout Hernández | Producción: Medios Electrónicos de EL COLOMBIANO  
 

Dirección: Carrera 48 N° 30 Sur - 119, Envigado - Antioquia, Colombia | Conmutador: (57) (4) 3315252 | Bogotá: (57) (1) 5657733 - 3406736

 
  Para visualizar nuestro sitio web recomendamos utilizar navegador Internet Explorer 4.0 o superior y una resolución mínima de 1024 x 768 pixeles  
  Medición de tráfico por Certifica.com ACAP