En Antioquia liberan 155 especies de fauna silvestre

  • A veces, incluso abriéndoles las puertas a la libertad, especies como los gavilanes dudan en salir volando, pues ya han perdido la noción de su territorio y pueden ser cazadas. FOTO archivo
    A veces, incluso abriéndoles las puertas a la libertad, especies como los gavilanes dudan en salir volando, pues ya han perdido la noción de su territorio y pueden ser cazadas. FOTO archivo
Publicado el 15 de febrero de 2018

En una zona boscosa del Magdalena Medio antioqueño, una reserva forestal cuya ubicación exacta no se revela para proteger las especies y evitar que sean de nuevo víctimas de cazadores o traficantes de fauna, fueron liberados 155 animales silvestres, los cuales recuperaron así la posibilidad vivir en su hábitat natural sin estar sometidos al encierro y a la convivencia con humanos, lo que atenta contra su naturaleza de especies salvajes.

Esta nueva liberación se hace posible en desarrollo del convenio que para el tema adelantan las corporaciones ambientales Corantioquia y el Área Metropolitana del Valle de Aburrá, en el que también participa la Universidad CES, a través del Centro de Atención y Valoración de Fauna Silvestre (CAV) ubicado en el municipio de Barbosa, al norte de la subregión metropolitana.

Entre los animales liberados -incluidos sus nombres científicos- hay 100 tortugas morrocoy (Chelonoidis carbonaria); 5 tortugas palmera (Rhinocelmmys melanosterna); 5 tortugas icotea (Trachemys callirostris); 6 boas (Boa constrictor); 2 gavilanes polleros (Buteo magnirostris); 14 zarigüeyas (Didelphis marsupialis); y 1 guagua (Cuniculus paca), según el reporte de las entidades participantes de este proyecto, que tiene como fin evitar el maltrato animal y proteger a las especies amenazadas.

En el país, de acuerdo con el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, hay más de 1.200 especies amenazadas y 173 de ellas presentan alto riesgo de extinción.

“Las liberaciones de estas especies son la fase final de los procesos de recuperación y tratamiento de los animales silvestres propios del territorio”, explican el Área Metropopolitana y Corantioquia, que han fortalecido la alianza en los últimos años, lo que ha permitido mejorar los resultados en la lucha contra esta práctica de tener como mascotas animales de naturaleza silvestre.

Tercer delito en el mundo

Según la organización AnimaNaturalis, el tráfico de especies silvestres es considerado el tercer negocio ilegal más grande y lucrativo del mundo, “que además de constituir un acto de crueldad hacia los individuos comercializados, es una amenaza directa contra el equilibrio ya precario de numerosos ecosistemas naturales del país”.

De acuerdo con cifras reveladas en el Congreso Mundial de la Naturaleza (Hawai 2016), el tráfico ilegal de animales y plantas mueve hasta 23.000 millones de dólares al año a nivel global, una cifra que solo está por debajo del tráfico de drogas, armas o personas.

Los comerciantes de fauna silvestre “son mafias organizadas, y por eso trabajamos en alianza con la Policía para poderlas desmantelar e incautarles las especies”, es la advertencia de Luz Adriana Molina, subdirectora de Ecosistemas de Corantioquia.

Los compradores de estos animales se convierten en cómplices del negocio ilícito, el cual se dispara en días previos a la Semana Santa.

Entre 2016 y 2017, el Área Metropolitana del Valle de Aburrá recibió 11.557 especies de fauna silvestre, de las cuales reubicó y liberó a 5.735.

En los últimos ocho años se han reubicado y liberado aproximadamente 55.000 individuos, de un total de 79.000 recuperaciones, gran parte de ellas decomisos y entregas voluntarias de ciudadanos, que terminan encartados con los animales debido a que la mayoría de estos no se adaptan a la vida doméstica.

En el CAV se invierten más de $1.400 millones anualmente, todos destinados a la recuperación de los animales silvestres, que suelen llegar allí en pésima condición de salud y con dificultades para readaptarse nuevamente a su espacio original, que es el bosque.

Allí no se sacrifican especies, pero a veces se llega a una eutanasia terapéutica solo cuando esta se vuelve para ellos en la mejor opción.

Cálculos revelados a EL COLOMBIANO por el Área Metropolitana indican que la recuperación de un mamífero puede costar hasta $250.000 mensuales, incluyendo la atención médica y la alimentación. Recuperar una lora y devolverla a su hábitat supera los $60.000 mensuales.

Contexto de la Noticia

ORIGEN delito se castiga con ley penal

De acuerdo con la normatividad colombiana (Ley 1333 de 2009), la extracción, movilización, comercialización, transformación y tenencia ilegal de fauna silvestre puede conllevar a un proceso penal que oscila entre los 2 y los 8 años de prisión y un proceso sancionatorio por parte de la autoridad ambiental. En Antioquia opera el CIFFA (Comité Interinstitucional de Flora y Fauna), integrado por las autoridades ambientales, además de la Policía Nacional con su división Ambiental y la Fiscalía, que unidas trabajan en la defensa y protección de los recursos naturales.

Gustavo Ospina Zapata

Periodista egresado de UPB con especialización en literatura Universidad de Medellín. El paisaje alucinante, poesía. Premios de Periodismo Siemens y Colprensa, y Rey de España colectivos. Especialidad, crónicas.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección