Cuando los peligrosos son los propietarios

  • Cuando los peligrosos son los propietarios
  • Candy y Romeo son dos perros pit bull rescatados que hoy están en el centro de bienestar La Perla disponibles para adopción. FOTO manuel Saldarriaga
    Candy y Romeo son dos perros pit bull rescatados que hoy están en el centro de bienestar La Perla disponibles para adopción. FOTO manuel Saldarriaga
  • Cuando los peligrosos son los propietarios
Publicado el 29 de enero de 2018

Más que una legislación o una raza, lo que en realidad hace potencialmente peligrosos a algunos perros son el entrenamiento y trato al que los somete el propietario.

Según el Código de Policía de Colombia, las razas consideradas peligrosas para los humanos son: american staffordshire terrier, bullmastiff, dóberman, dogo argentino, dogo de Burdeos, fila brasileiro, mastín napolitano, pit bull terrier, american pit bull terrier, de presa canario, rottweiler, staffordshire terrier, tosa Japonés o cualquiera de sus cruces o híbridos. También perros que tengan antecedentes de ataque a otros animales o a personas.

Santiago Henao, docente de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad CES, explica que esa definición obedece a las consecuencias que tiene un posible ataque de estos animales a un humano. “Un pinscher puede morder, pero no va a hacer tanto daño como estos animales”, indica.

Pero más allá de la norma, el veterinario asegura que lo que define finalmente si un perro es agresivo o no es la forma en la que es criado o educado.

En eso coincide con la teniente Ericka Ortiz, comandante de Protección Ambiental de la Policía Metropolitana. “Más que perros peligrosos, hay propietarios peligrosos y por eso no queremos caer en la satanización de razas”.

Ante la justicia

Un ejemplo de “propietario peligroso”, según la teniente Ortiz, es el dueño de un pit bull, que hoy debe responder ante dos instancias por la agresión de su perro a varias personas.

El hecho se produjo la mañana del pasado 9 de enero en Bloques de La Iguaná, occidente de Medellín. Un joven de la zona salió a un parque con tres perros pit bull y se enfrascó en una riña. En medio de la pelea y usando solo un par de palabras, el muchacho le ordenó a una de sus mascotas atacar y tres personas -entre ellas un menor de edad- resultaron mordidos. “El animal había sido entrenado para eso”, reconoce la teniente.

Uno de los vecinos llamó a la Policía que llegó minutos después y fue recibida por el mismo joven que de nuevo ordenó atacar a los animales.

“Uno de los perros se le abalanzó al policial que usó la tonfa (bolillo) para defenderse, pero seguía agresivo y entonces él sacó el arma de dotación y le disparó al animal”, relata el comandante operativo de la Policía, coronel Juan Carlos Restrepo.

El disparo calmó los ánimos e hirió al perro, que fue trasladado a una clínica veterinaria donde fue operado y luego llevado al centro de bienestar animal La Perla.

“El perro ya tenía otro ingreso al centro por un ataque a un carabinero y su caballo. El dueño lo tenía entrenado para peleas”, observa la teniente Ortiz. Tras una evaluación médica y etológica, el animal fue sacrificado.

“El propietario afronta ahora un proceso sancionatorio con la inspección de Policía y está siendo judicializado por lesiones personales, porque estaba usando sus perros como armas. Además se le hace un seguimiento por si en el futuro intenta adquirir un nuevo animal”, explica la teniente.

Difícil para propietarios

Situaciones como esta, aunque extrema, perjudican a dueños de estas mascotas en Medellín y el Valle de Aburrá.

Hace 3 meses a Miguel García, propietario de un doberman, le negaron el arriendo de dos apartamentos por su mascota. “Yo sé que son perros considerados potencialmente peligrosos, pero la ley no los prohibe. Y yo cumplo todas las normas: lo tengo con traílla, bozal, vacunas y entrenado. Es un perro amoroso, pero lastimosamente está satanizado”, dice.

Actualmente no existe un censo de perros potencialmente peligrosos en ninguno de los 10 municipios del Valle de Aburrá, pero entre el 1 de enero de 2017 y el 19 de enero de 2018, 88 de estos animales fueron rescatados por la Policía Ambiental por abandono, maltrato o atropellamiento.

Sobre la prohibición de estos animales en las copropiedades, la teniente Ortiz dice que sólo puede aplicarse si es aprobada por los residentes -incluyendo a los propietarios de mascotas- e incluida en el código de convivencia de la unidad.

El doctor Henao sostiene que la tenencia de esos animales no está limitada por la ley, pero su reproducción sí .

Contexto de la Noticia

¿qué hacer en caso de que un perro lo ataque?

La mayoría de casos de ataques terminan reportados a las autoridades a través de la línea de atención de emergencias 123.

Lina Calle, subsecretaria de Gobierno Local y Convivencia de Medellín, explica que el artículo 134 de la ley 1801 establece los comportamientos relacionados con la tenencia de caninos potencialmente peligrosos que afectan la seguridad de las personas y la convivencia.

“Allí se contempla que si uno de estos ataca a una persona y le produce lesiones permanentes, el propietario será sancionado por la autoridad (inspección ambiental) con una multa de $834 mil pesos y está obligado a pagar todos los daños a la persona afectada”.

Cuando el ataque es reportado, se realiza una denuncia ante la inspección policial, que es la que determina el procedimiento a seguir.

A los propietarios se les hace el proceso sancionatorio. “En caso de que haya reincidencia, se decomisa el animal por parte de la Policía y se da traslado a La Perla, donde se hace valoración del canino por parte de un etólogo y él es el que determina el procedimiento a seguir con el animal”.

Susana Lopreto, veterinaria etóloga de La Perla, explica que con esos animales ingresados por agresión quedan en una valoración activa para rabia por ocho días, se hacen pruebas de comportamiento, y luego se lleva a un canil. Con base en esos reportes es la inspección la que finalmente decide si el perro puede ingresar a un programa de recuperación en el centro de bienestar animal o si puede ser devuelto a su dueño. En todos los casos, el animal es esterilizado.

Patricia Cadena, profesional en rescate y veterinaria, agrega que no existe una fórmula para dictaminar si puede readaptarse o debe someterse a eutanasia. “Cada caso es distinto y se evalúan muchos aspectos. A veces los animales atacan porque responden a estímulos externos, o porque están encerrados todo el tiempo y se vuelven territoriales. Y no tratamos de justificar a los animales, pero sí sabemos que las condiciones de crianza influyen mucho”, dice.

así puede evitar que su perro se convierta en agresivo

Los expertos consultados por este diario coinciden en afirmar que las razas son consideradas potencialmente peligrosas por el daño que la mordida de uno de esos canes puede causar, más que por las actitudes del perro.

Según Patricia Cadena, profesional en rescate animal de La Perla, la agresividad de un animal va a depender de la socialización que tenga; es decir, si estuvo con madre biológica, luego con sus hermanos en una etapa que va hasta los tres meses de edad, podría ser menos territorial. También influyen su condición física, enfermedades -a veces, dice, manifiestan esos comportamientos indeseados producto de un dolor que tenga el animal- y las condiciones ambientales en las que esté.
Sergio Henao, docente de veterinaria del CES, también cree que la educación que le da el propietario es clave.

“Uno ve muchos perros considerados peligrosos caminando sueltos y tranquilos al lado del dueño, pero también algunos pequeños agresivos, que pelean con otros animales”, dice.

El experto recomienda que los propietarios socialicen a sus animales desde temprana edad, tanto con personas como con otros animales. “Si el perro está encerrado varios meses y luego lo llevan a un parque lleno de perros, con toda seguridad se va a poner nervioso”, aclara.

Además sugiere esterilizar al animal, cuidar que tenga una buena alimentación y constante ejercicio.

Sobre este aspecto, la etóloga Susana Lopreto apunta que los animales pequeños y muchas razas -entre ellas casi todas las catalogadas como peligrosas- requieren ejercicio o juegos para quemar energía.

Cadena agrega que lo recomendado es que no se hagan ejercicios tipo cazador - presa, “como aquellos en los que el dueño forcejea con el animal para quitarle del hocico una botella o un juguete, porque eso puede promover comportamientos territoriales y agresividad”.

Henao pide a todos los dueños de perros que porten siempre las traíllas o correas y que, en los casos contemplados por ley, también lleven a su mascota con bozal.

“Para eso también deben buscar asesoría de expertos, porque cada raza y cada animal, según su tamaño, necesitan un bozal. La idea es que aún con él puesto, el perro pueda respirar y jadear, pero que no alcance a morder y que no sufra con el bozal puesto”, indica.

Lo demás, dicen, es darles mucho amor y cuidados.

¿qué pasa con los seguros que exige la ley?

Cuando entró en vigencia el Código de Policía, en 2016, las autoridades y los ambientalistas denunciaron un aumento del abandono de estos perros.

EL COLOMBIANO reportó casos de animales ahogados, amarrados en parques o dejados a su suerte cerca de centros veterinarios o fundaciones de protección animal.

El veterinario Santiago Henao explica que muchos de los propietarios se asustaron cuando leyeron que tenían que comprar una póliza de responsabilidad para su perro, además de cumplir con otra serie de requisitos como bozal permanente cuando estaba en espacios públicos y traílla para la calle.

Sin embargo la teniente Éricka Ortiz aclaró que hasta el momento esos seguros no están reglamentados y por eso no se han exigido. “Aún no se ha establecido cuáles son las tasas que deben cumplir las aseguradoras y hay casos en los que las lesiones terminan siendo muy costosas”, dice.

Por eso, agrega, sus hombres no están exigiendo ese documento a quien porte uno de esos perros. “Eso sí, si lo tiene sin traílla y bozal, puede ser sancionado”, advierte.

multas, mordidas, abandonos y más cifras

Entre el 1 de enero de 2017 y el 19 de enero de 2018 en la ciudad fueron rescatados 668 animales, entre perros, gatos y semovientes (vacas y cerdos). De ellos, 88 eran perros de razas consideradas potencialmente peligrosas.

Según la teniente Ericka Ortiz, de la Policía Ambiental, los sitios donde más abandonan -especialmente a los perros- son Santa Elena y la parte alta de El Picacho. “La gente viene en sus carros desde todas partes y buscan un lugar solitario para dejarlos y huir”. También se han presentado casos de abandono luego de eventos benéficos o caminatas de mascotas, y al finalizar las ciclovías de los domingos.

Por otro lado, en ese mismo período 91 perros de estas razas fueron decomisados debido a ataques. Las víctimas casi siempre son sus propios dueños, transeúntes (especialmente menores de edad) y otros animales. La policía ambiental también recibió 46 quejas por tenencia irresponsable de estas mascotas (animales en espacios muy pequeños, en condiciones de maltrato, o entrenados para pelear).

“Además tenemos seis casos de capturas por maltrato animal y una de un canino que fue rescatado porque sufría abuso sexual por parte de su tenedor (zoofilia)”, agregó la teniente Ortiz.

En todo el Valle de Aburrá se impusieron durante el 2016 896 comparendos por comportamientos que ponen en riesgo la convivencia por la tenencia de animales (artículo 124 del Código de Policía) o por comportamientos en la tenencia de caninos potencialmente peligrosos que afectan la seguridad de las personas y la convivencia (artículo 134).

Medellín es la ciudad con más comparendos con 623 (69 % del total), seguida por Envigado con 86 (9,6 %), La Estrella con 51 (5,7 %) Caldas y Bello, con 36 cada uno (4 %); Copacabana con 18 (2%), Itagüí y Sabaneta con 14, cada uno, Barbosa con 12 y Girardota con 6.

Vanesa Restrepo

Periodista. Amo viajar, leer y hacer preguntas. Me dejo envolver por las historias.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección