Vida y muerte fluyen en el río Medellín

  • En su zona de nacimiento, en Caldas, el río tiene esta caída que sorprende a los turistas. El agua es cristalina. FOTO Edwin Bustamante
    En su zona de nacimiento, en Caldas, el río tiene esta caída que sorprende a los turistas. El agua es cristalina. FOTO Edwin Bustamante
  • Mientras José Marín se afeita con agua del río, los hermanos Carlos y Arbey Vallejo laboran como areneros en un afluente que les ha dado el sustento para vivir. FOTOs róbinson sáenz
    Mientras José Marín se afeita con agua del río, los hermanos Carlos y Arbey Vallejo laboran como areneros en un afluente que les ha dado el sustento para vivir. FOTOs róbinson sáenz
  • Vida y muerte fluyen en el río Medellín
Por gustavo ospina zapata | Publicado el 26 de febrero de 2017
347

millones de dólares es el valor de la planta de aguas Bello, para sanear el río.

100

kilómetros de extensión tiene el río en su recorrido entre Caldas y Barbosa.

en definitiva

Sin duda, el río Medellín ha sido trascendental en la historia de Medellín y el Valle de Aburrá. Y aunque por la mala planificación se contaminó, hoy se hacen esfuerzos para salvarlo.

Tierra, basura y muertos es lo que sale del río Medellín, dice Carlos Vallejo Cardona, un hombre de 54 años que lleva 46 de ellos metido en el afluente, escarbando en el fondo para extraer el material que le ha dado el sustento para criar a cuatro hijos, pagarles estudio y hasta comprar casa propia.

Si hubiera vivido siete décadas atrás, a lo mejor habría sido pescador, pues en la primera mitad del siglo XX el río aún era limpio. Estaba ligado a la vida de Medellín y del Valle de Aburrá en su recorrido de 100 kilómetros desde el Alto San Miguel (Caldas) hasta el puente Gabino (Gómez Plata), donde se une al río Grande y se convierte en el Porce.

Pero entre la década del 40 y el 60 empezó la canalización, desde Sabaneta hasta Bello, y el río quedó en línea recta y dejó de autorregularse en su caudal y su cauce, “y ese fue el peor error que se pudo cometer”, porque aceleró su contaminación como receptor de 200 afluentes directos y 352 quebradas, sostiene Guillermo Rojo, organizador del Botepaseo del río y uno de los máximos defensores del afluente.

Carlos, arenero, no sabe tanta historia. Y nunca aprendió a hacer otra cosa distinta a hundirse en sus aguas, fuera invierno o verano, a extraer gravilla para venderles a los volqueteros. El río tampoco daba más, aunque admite que el suyo no era el oficio más suave ni el que le recomendaban los amigos.

-Mi primera experiencia con el río fue a los nueve años. Mi papá trabajaba en esto con un hermano mío y un día me vine con ellos. Y aquí me quedé y no he podido salir-, dice.

Carlos tiene la piel quemada por haber aguantado sol sin piedad. Hombre del común, nunca pensó en utilizar cremas antisolares o de bronceo para mimarse la piel o cuidarse del sol. Él se venía desde niño y sigue llegando, de camiseta y pantalón, a hundir la pala para sacar arena.

-Siempre es la misma jornada: llego a las 6:00 de la mañana y le doy hasta las 12:00 del mediodía-, afirma mientras con su pala lanza gravilla y espera el ingreso de las volquetas que llegan a comprar el material. Se ubica a la altura del barrio Moravia, donde residió en su juventud, con otros dos areneros. Uno es su hermano Arbey Vallejo, más joven pero a quien también el hechizo del río le tocó el corazón y junto a Carlos recibió la herencia de su padre.

Entre los tres sacan cada día tres metros de gravilla, que alcanzan para llenar la mitad de una volqueta y se distribuyen el dinero ($75.000) por partes iguales. Sacan solo esa cantidad, porque los tiempos están duros y ya no hay compradores de material.

Antes eran cerca de 15 areneros, pero uno a uno se fueron yendo y prácticamente sólo quedaron ellos tres, que se resisten a dejar el oficio. El río no los ha hecho ricos, pero les ha permitido vivir con decencia, no ser jornaleros de fábrica y trabajar a su ritmo.

-Con mi trabajo en el río crié a cuatro hijos, los eduqué y ya cada uno vive por su lado, compré un terreno en Fuente Clara (Robledo), hice mi casa y ahí la tengo para irme a descansar el día que decida que no voy más con esto.

¿El día del adiós está cercano? Carlos no lo sabe. Tiene recuerdos no gratos, como el haber extraído cadáveres o verlos pasar sin poder hacer nada.

-Eso es lo más horrible, uno se acostumbra, pero no deja de ser maluco y doloroso. Saqué muchos muertos, recuerdo un señor de mucha edad y hace cuatro años un muchacho, tenía cinco disparos en la cabeza, es lo peor que se ve en el río-, relata con cierta desazón.

Memoria de los muertos

El tema es serio. Para borrar evidencias o para desencartarse de sus difuntos, los grupos delincuenciales tomaron la costumbre de arrojar cadáveres al agua. El año pasado, según datos del Sisc -Sistema de Información para la Seguridad y Convivencia-, fueron extraídas siete personas asesinadas en jurisdicción de Medellín. En Barbosa, donde van a parar gran parte de los que flotan en el afluente, el año pasado sacaron 7 cadáveres. Este año van 3, según el registro del Cuerpo de Bomberos local.

El problema allí es tan grave, que el exalcalde, Hernando Cataño, en su momento, elevó la queja por el incremento que estos hallazgos representaba para su localidad.

-La tasa de homicidios sube porque nos cuentan los del río; y así encuentren una parte de un mutilado, lo cuentan como asesinado en Barbosa-, se quejó.

No es exclusivo de Medellín que sicarios arrojen cadáveres a su afluente. Pasa en toda ciudad que tiene río, especialmente en Colombia.

Saneamiento

Aparte de esto, para el río hay esperanza. Es el eje aglutinante de los diez municipios del Valle de Aburrá y el que une (aunque para otros separa) los costados oriental y occidental y por eso es vital. A su alrededor se desarrollaron los ejes viales principales y décadas atrás a su lado rodó el ferrocarril, que hoy pretende revivirse desde la Gobernación.

El Área Metropolitana señala que en el alto de San Miguel el nivel de contaminación del río es de 2,13 puntos, considerado aceptable. En el Puente Machado (Bello), es de 15,48 puntos, muy contaminado. El gran proyecto de la ciudad es el saneamiento de sus aguas.

Con la planta de San Fernando (Itagüí) se ha saneado en gran parte su caudal en la zona sur. Cuando entre a operar la de Bello, quedará descontaminada la zona norte. Hoy, las aguas no son tan turbias hasta Moravia. Desde allí operarán los filtros de aguas negras que irán a Bello. Por eso, mientras en Moravia la fetidez sigue intacta, al sur no hay malos olores.

Se nota debajo del puente de la 33, donde José Marín no tiene problema en sacar agua para afeitarse. Y no lo hace porque esté en el fondo del abismo y ya ni le importe bañarse en una cloaca o en aguas cristalinas. Él, habitante de calle, sabe la diferencia.

-Por acá el agua no es tan sucia, yo me afeito tranquilo y me baño sin problema-, dice José. Aclara, eso sí, que no la bebe, porque tampoco es potable.

-A veces vienen del Centro Día (donde se rehabilitan los habitantes de calle) y nos dicen que usemos una crema si nos da ronchas, pero no me ha dado nada, un día tomé y me dio dolor de estómago, es lo único, pero cuando la saco la cuelo con un trapo-, explica.

Enamorarse del río

Esa menor turbiedad se explica en su saneamiento, un proceso en el cual EPM ha invertido 447 millones de dólares, solo en las plantas de San Fernando y en la construcción de la Planta de Bello.

Cuando ambas funcionen a la par, el río quedará saneado en un 95 %. El 5 % restante se tratará con plantas en Girardota y Barbosa. ¿Se podrá pescar entonces? Ese es el sueño y la promesa hecha hace más de 30 años.

Por ahora, aunque no pesca, Luz Jaramillo, recicladora y habitante de calle, sostiene que del río vive. En sus aguas se baña, lava la ropa y se sienta a refrescarse con la brisa cuando va crecido. Ella se ubicaba en Barrio Triste, pero dejó de hacerlo cuando descubrió que al lado del río tendría más sosiego y paz espiritual.

-Ahí ve, saqué esa bicicleta pa’venderla, le saco mucho reciclaje, me da para comer-, cuenta esta mujer que aspira, un día, dejar las calles.

Por el caudal se ven bajar botellas, bolsas, costales, pedazos de icopor y otros elementos. Garzas negras y blancas se posan en sus aguas y picotean para alimentarse. Su orilla es arborizada, mucho más a la altura de Moravia, donde es más ancho y hondo. El río despierta amores, como el de Guillermo Rojo, su máximo defensor: -Me enamoré del río cuando tomé agua en mis manos, sentí una conexión tan fuerte, ¡qué es esta maravilla!, dije, y empecé a soñar con un día verlo limpio y cristalino. Sigo alimentando ese sueño... .

Contexto de la Noticia

anécdota recorrido desde caldas hasta el mar caribe

Tras la desembocadura en río Grande y transformarse en el río Porce, este cae kilómetros más adelante en el río Nechí, que llega al Cauca y en el departamento de Bolívar desemboca en el Magdalena, en Bolívar, hasta llegar al Caribe. Para sanear la arteria fluvial de Medellín y el Valle de Aburrá, EPM trabaja con el Plan Piloto de Alcantarillado, que contempla la construcción de colectores e interceptores de aguas residuales, paralelos a las quebradas y al propio río. El programa implica recolección, transporte, tratamiento y disposición final de las aguas residuales.

Gustavo Ospina Zapata

Periodista egresado de UPB con especialización en literatura Universidad de Medellín. El paisaje alucinante, poesía. Premios de Periodismo Siemens y Colprensa, y Rey de España colectivos. Especialidad, crónicas.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección