Así fue el cierre de la primera compuerta

  • Los operarios que se encargaron del cierre en Hidroituango. FOTO MANUEL SALDARRIAGA
    Los operarios que se encargaron del cierre en Hidroituango. FOTO MANUEL SALDARRIAGA
Por juan diego ortiz jiménez | Publicado el 17 de enero de 2019
Infografía
Así fue el cierre de la primera compuerta

Fueron 29 minutos y 34 segundos con los nervios de punta. La atención del país se situó ayer a 40 metros de profundidad en Hidroituango, mientras descendía la compuerta del túnel dos de captación hacia casa de máquinas, uno de los hitos necesarios para recuperar el proyecto hidroeléctrico.

Esa compuerta de acero de 85 toneladas (el peso promedio de 14 elefantes), mide 4,7 metros de ancho por 7,30 metros de alto y tiene un espesor de 80 centímetros.

Después de chequear 200 variables, durante las 48 horas previas, se activó el motor que permitió, de forma controlada, el descenso de la estructura en razón de un metro por cada 3,45 minutos, en promedio.

El proceso comenzó a las 6:30 a.m. Avanzó con celeridad durante ocho minutos hasta alcanzar el 62 % de ejecución, momento en el cual se frenó de manera controlada. Incluso a las 6:50 a.m. la compuerta retrocedió 5 %. Tres minutos después el contador se movió, la respiración contenida zafó y la estructura retomó el movimiento hasta concluir el 47 % restante, a las 6:59 a.m.

El gerente de EPM, Jorge Londoño De la Cuesta, explicó que dicha pausa se hizo esperando que el sistema se estabilizara en el momento en que empezaba a ingresar más aire al túnel. Indicó que las vibraciones durante la maniobra fueron mínimas y que la compuerta no le exigió mucho al macizo rocoso.

El caudal se fue estabilizando con el paso de los minutos. Antes de la maniobra estaba en 738 metros cúbicos por segundo (m3/seg.) y al final de la tarde se situó en 450 m3/seg.

Al interior de la inundada casa de máquinas también bajó el nivel de agua, al menos cinco metros entre las cotas 239 y 234 metros sobre el nivel del mar. Esto quiere decir que el peso de la montaña, antes soportado por el agua, fue reemplazado por aire, lo que se traduce en señal de estabilidad del techo de la caverna.

Trabajo de héroes
A las 2:00 a.m. de ayer terminó el último turno laboral en el proyecto. Las cuadrillas fueron evacuadas por prevención.

La responsabilidad del cierre de la compuerta recayó en un equipo integrado por cinco ingenieros y dos operarios, encargados de accionar el motor que bajaría la compuerta.

El grupo se ubicó en el pozo de compuertas de aducción número dos y desde allí ejecutó la maniobra. En el equipo estaban dos operarios con más de 20 años de experiencia en funcionamiento de otras centrales de EPM; un mecánico y un eléctrico, como equipo de soporte; y dos personas encargadas de accionar una grúa si la compuerta perdía la alineación. En la parte externa, los guiaba Gustavo Caballero, coordinador técnico de la maniobra.

La Fuerza Aérea Colombiana dispuso de un helicóptero Black Hawk, el “Ángel” del Comando Aéreo de Combate No. 5, dotado con equipos especiales para la búsqueda y rescate de las siete personas que permanecieron en Hidroituango, de presentarse alguna emergencia.

Al final solo fue utilizado para traerlos de vuelta al campamento Tacuí de EPM, donde fueron recibidos con aplausos, gritos de júbilo y bombas verdes y blancas. Todas las voces coreaban: “sí se puede”.

A la cabeza del equipo estuvo William Giraldo Jiménez, vicepresidente de proyectos de Generación de Energía de EPM.

“Somos la representación de tantos que hemos luchado por este proyecto desde hace muchos años. Nosotros solo apretamos el botón de lo que venimos preparando desde que corrió el agua por casa de máquinas. Hemos dado un paso pequeño, falta mucho, pero vamos por buen camino”, dijo Giraldo.

“Tuvimos siempre certeza de lo que se estaba haciendo, eso nos dio tranquilidad. Vienen pasos duros”, añadió.

“Enfrentamos dificultades en la maniobra, tomamos decisiones sobre la marcha y gracias a Dios logramos llevar la compuerta a su punto. Hubo meses de trabajo y de esfuerzo. Es un orgullo para nosotros”, concluyó.

A Giraldo lo acompañaron Bladimir Suárez Agudelo, Jorge Iván Arrubla Gómez, José David Vera Rodríguez y Alberto Álvarez Ramírez, todos de EPM. Por la interventoría estuvo Byron Suárez y por la firma ATB, Francisco Mosquera (Ver recuadro La unión hace la fuerza una vez más).

“Arriesgaron la vida para sacar adelante el proyecto”, resaltó el gerente Londoño. “Dejaron huella, son ahora un símbolo de esta obra”, añadió el alcalde Federico Gutiérrez.

Reporte de estabilidad

Londoño De la Cuesta dijo horas después del cierre de la compuerta que las mediciones realizadas al interior del macizo rocoso y en el exterior fueron de normalidad, incluso, con una disminución favorable en los indicadores que emiten los sismógrafos debido al menor ingreso de agua a las cavernas. “Las reducciones han sido de hasta 80 %”, indicó. Precisó que, tras el cierre, el embalse subió 20 centímetros por hora.

“El procedimiento no generó consecuencias en el sistema, seguiremos haciendo una revisión minuciosa de las variables técnicas durante 48 horas. Estimamos que en marzo tendríamos el control completo”, añadió Londoño.

Del total de las inversiones por $3,2 billones que hará EPM en 2019, $1,1 billones será para recuperar la casa de máquinas y continuar el proyecto hidroeléctrico que ayer dio un paso hacia su estabilización .

Contexto de la Noticia

reporte de

EPM espera que el caudal de salida se estabilice y el nivel del embalse empiece a subir gradualmente hasta alcanzar la cota de derrame por el vertedero (rango entre los 403 y los 405 m.s.n.m.). Ayer estaba en 388 m.s.n.m.

Con los actuales caudales que llegan desde la cuenca alta del Cauca, que oscilan en la temporada seca entre los 400 y 500 metros cúbicos por segundo, ese nivel se alcanzaría entre tres y seis semanas.

“En ese momento volveremos a abrir el vertedero”, indicó Londoño, tal como ya ocurrió durante 47 días (entre el 4 de noviembre y el 21 de diciembre de 2018).

“Con el vertedero, otra vez en operación, estamos en capacidad de cerrar la segunda compuerta (la del túnel de captación número uno) y garantizar el caudal del río”, añadió.

Sin embargo, Londoño aclaró que si se presenta desgaste o afectación del túnel de captación uno, se adelantaría la determinación del cierre. Mientras tanto, se realizarán perforaciones adicionales y estudios para seguir avanzando en la inspección del macizo.

estabilidad

Una vez se bajen las dos compuertas continuará la etapa más prolongada: la desinundación de la casa de máquinas. Así el flujo de agua se suspenda, la caverna quedará con agua porque está ubicada por debajo del nivel del cauce del río. Para terminar de evacuar el agua se emplearán motobombas. Después se utilizarán sistemas de oxigenación para ingresar y asegurar el sitio. Revisarán el estado de la bóveda para determinar el riesgo geotécnico y garantizar que no haya desprendimiento de material. Cuando avance esa fase de sanidad ambiental y estabilidad estructural, los operarios procederán al retiro de escombros, lodos, palos, rocas y demás elementos que estén alojados en la caverna. La adecuación del espacio tardará entre cuatro y cinco meses, es decir, que concluirá al final del semestre. Interrumpir el paso de agua por la casa de máquinas e ingresar posibilitará conocer a ciencia cierta la magnitud del daño en el proyecto y saber con exactitud cuánto será el retraso en la generación, estimado hoy en tres años (finales de 2021).

EPM indicó que no hay nueva información sobre el socavón hallado en enero de al menos 18 metros de profundidad.

desinundar la casa de máquinas

Es de resaltar que, además de los ingenieros y operarios, que hicieron viable el cierre de la compuerta, personal y funcionarios de otras entidades públicas y privadas también hicieron parte del operativo de prevención en el campamento base del proyecto hidroeléctrico y en las poblaciones aguas arriba y aguas abajo de Hidroituango.

Entre ellos, la Alcaldía de Medellín, la Gobernación de Antioquia, EPM y directivos y personal del consorcio constructor que es CCC Ituango (compuesto por Camargo Correa, Conconcreto y Coninsa Ramón H).

Igualmente, Alcaldías locales y miembros de la Fuerza Aérea, Ejército, la Armada y la Policía, así como de la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo de la Presidencia, la Cruz Roja Colombiana y Defensa Civil. Todos contribuyeron al que denominaron como otro paso clave en el control del proyecto hidroeléctrico.

Juan Diego Ortiz Jiménez

Redactor del Área Metro. Interesado en problemáticas sociales y transformaciones urbanas. Estudié derecho pero mi pasión es contar historias.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección