La cruzada para salvar al tití gris

  • El tití gris es un primate pequeño que se ha adaptado a los hábitats urbanos de Medellín. Los cuatro ejemplares liberados habían sido objeto de tráfico ilegal de fauna silvestre. FOTO Cortesía AMVA
    El tití gris es un primate pequeño que se ha adaptado a los hábitats urbanos de Medellín. Los cuatro ejemplares liberados habían sido objeto de tráfico ilegal de fauna silvestre. FOTO Cortesía AMVA
Por Daniela jiménez gonzález | Publicado el 31 de julio de 2018
en definitiva

Con la liberación de cuatro ejemplares de tití gris en el campus de la U. de A., se busca apostarle a la conservación urbana de una especie nativa, amenazada por el tráfico ilegal

Entre las ventanas y corredores se asoman los monos de la especie tití gris (Saguinus leocopus) que, durante años, han habitado el campus de la Universidad de Antioquia. No hay certeza de cuando llegaron a la ciudadela universitaria, pero los registros científicos indican que esta especie nativa de Medellín llegó en 1876.

Hace unos cinco años que los seis ejemplares que moraban entre los árboles y los salones de clases comenzaron a reducirse. La última vez que se reprodujeron fue en 2010 y, por consiguiente, el grupo empezó a envejecer. Ahora solo quedan dos de estos monos en el campus.

Ante esta alerta por la disminución de estos ejemplares nativos y con el objetivo de conformar un grupo diverso que permita la conservación de esta especie en el mediano plazo, la Universidad de Antioquia y el Área Metropolitana del Valle de Aburrá comenzaron con la liberación de más monos titíes en el campus.

En el plan piloto, ejecutado ayer, se liberaron los primeros cuatro individuos: un macho, una hembra y su cría, además de una hembra no emparentada, con el fin de mantener la descendencia y garantizar la protección de una especie tan amenazada en Medellín por el tráfico y la tenencia ilegal.

María del Pilar Restrepo, subdirectora Ambiental del Área Metropolitana del Valle de Aburrá indicó que el campus de la Universidad de Antioquia es ideal para estas liberaciones, puesto que cuenta con 256 especies de árboles que sirven de alimento para el tití.

“La U. de A. es un lugar estratégico para potenciar la conectividad con los corredores ecológicos que van hacia Robledo, donde también tenemos otra población de titíes”, señaló Restrepo.

Estos cuatro ejemplares no fueron retirados de su medio nativo para llevarlos a la universidad, sino que son animales que han sufrido, pues habían sido rescatados del tráfico ilegal de fauna silvestre y fueron rehabilitados por la Corporación Autónoma Regional de Caldas (Corpocaldas).

Sin embargo, la liberación de los cuatro titíes no es inmediata. Para facilitar la integración entre los dos titíes que ya habitan el campus y la nueva población, los ejemplares permanecerán resguardados en una malla durante un mes, en una transición paulatina que inicia con la rehabilitación, la conformación del grupo, la adaptación al entorno universitario, el cambio gradual de la dieta y, finalmente, la apertura de la malla para que puedan salir y desplazarse por todo el campus.

Urge la conservación urbana

“¿A quién se le ocurre liberar monos en una ciudad? ¡Usted está loco!”, son algunos de los comentarios que ha recibido el biólogo Iván Soto, líder del proyecto, cuando habla acerca de la iniciativa.

Al respecto, Soto comenta que si bien la prioridad es realizar la conservación de las especies en los hábitats nativos y en las zonas rurales del departamento, existe una gran urgencia en iniciar este proceso con la biodiversidad de los ambientes urbanos.

“Normalmente tenemos ese chip mental de que la ciudad es para la gente y que la fauna está por fuera, en lo rural. Las ciudades son biodiversas, porque hay una gran cantidad de especies. El hecho de que tengamos fauna silvestre en la ciudad es algo que no podemos seguir ignorando”, indicó el biólogo.

En la tarea de lograr la adaptación de los cuatro nuevos miembros del campus, Soto señala que, como esta especie se caracteriza por la territorialidad, el objetivo inicial es tener un solo grupo social y que estos titíes recién liberados logren integrarse con los dos que ya habitaban el campus. El segundo desafío, indicó, es la relación sana que debe estrecharse entre la comunidad universitaria y la fauna silvestre, para que respeten su hábitat y no los alimenten de manera indebida.

Contexto de la Noticia

Paréntesis es atractiva para el tráfico

Marcela Ramírez, médica veterinaria del AMVA, señaló que esta especie endémica, por ser tan carismática y bonita, está muy amenazada porque las personas tienen la tendencia a llevárselas como mascotas. En ese sentido, Ramírez hizo un llamado a la comunidad en general a que no los alimente, puesto que, cuando sean liberados, el campo les va a ofrecer todo lo que requieren desde el punto de vista nutricional.

John Jairo Arboleda, rector de la U.de.A, indicó que es de destacar que el campus siga siendo un refugio para la conservación de la fauna silvestre.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección