Ciclorrutas, aún invadidas por venteros y peatones

  • En sectores como Carabobo, inmediaciones del Jardín Botánico, los venteros se tomaron la ciclovía. FOTOS JulIO cÉSAR hERRERA E.
    En sectores como Carabobo, inmediaciones del Jardín Botánico, los venteros se tomaron la ciclovía. FOTOS JulIO cÉSAR hERRERA E.
  • Ciclorrutas, aún invadidas por venteros y peatones
Por Daniela Jiménez González | Publicado el 23 de enero de 2019
30

agentes de tránsito en bicicleta realizan controles por ciclorrutas de Medellín.

80

kilómetros de ciclovías es la meta de construcción que se plantea esta Administración.

Entre venteros ambulantes, carretilleros, vehículos y hasta peatones, el trazo de algunas ciclorrutas de Medellín desaparece. Los ciclistas no pueden ver por dónde conducen y, tratando de esquivar los obstáculos, saltan a las autopistas o a los andenes.

Transportarse en bicicleta es difícil en Medellín. Y eso que, precisamente, la promoción de este tipo de movilidad es uno de los propósitos incluidos en el Plan de Ordenamiento Territorial de Medellín a 2027.

Andrés Agudelo, ciclista, dice es común ver estas infraestructuras convertidas en senderos peatonales.

EL COLOMBIANO realizó un recorrido por algunas de estas rutas y encontró que, entre los puntos más congestionados, se encuentra la ciclovía de la carrera Carabobo, que rodea al Jardín Botánico y a la plazuela de Botero y continúa hasta la calle Barranquilla.

Para Alejandro Muñoz, también ciclista, en este sector “toca hacer marañas” para ganar los tramos que están ocultos entre escombros o vehículos estacionados.

“Allí es particularmente congestionado”, acota Muñoz, “y, de alguna manera, es un ejemplo de lo que pasa con otras de estas vías: son espacios que no se han respetado para los ciclistas”.

Entre otras zonas de ciclorrutas taponadas destaca la que comienza en la carrera 70 y baja por la calle San Juan hasta Plaza Mayor.

Agudelo hace énfasis en un tramo de la carrera 65. Relata que, entre San Juan y la Universidad Nacional, un trayecto utilizado por estudiantes y con mucha circulación de bicicletas, las motos se adueñaron de los espacios. Las opciones para los ciclistas, por tanto, son bastante limitadas.

Los agentes no bastan
Humberto Iglesias, secretario de Movilidad de Medellín, explica que, en conjunto con la Subsecretaría de Espacio Público, se realiza vigilancia y control a las ciclorrutas de la ciudad. Para ello se han dispuesto 30 agentes de tránsito en bicicleta, que recorren estas infraestructuras con el fin de garantizar la seguridad de los ciclistas.

“Por supuesto será imposible que estén en todas las ciclorrutas, por eso es tan importante el llamado a la consciencia, a que cumplamos con las normas de tránsito y evitemos el mal parqueo”, precisó.

Iglesias indica que uno de los intervalos más ocupados por los comerciantes era la carrera Palacé, pero dijo que el año pasado logró recuperarse. Ahora, la inspección se refuerza en sectores como Las Vegas y Ciudad del Río.

“Con los 80 kilómetros de nuevas ciclorrutas que se pretenden hacer en esta administración queremos generar mayor protección para los ciclistas”, detalla el secretario.

La Subsecretaría de Espacio Público de Medellín, por su parte, añade que en octubre de 2017 se trabajó en un proyecto de sensibilización en la ciclorruta de la calle 30A. En caso de incumplir con la solicitud de retiro, la Policía Nacional realizaba el levantamiento de los invasores.

Hasta el momento, sin embargo, la dependencia no tiene datos de nuevas intervenciones en las diferentes ciclorrutas de Medellín.

Parqueaderos dañados

En inmediaciones de la Fundación Universitaria María Cano los cicloparqueaderos están ubicados al costado derecho de la calle, donde generalmente se estacionan carros, buses y motocicletas. El complejo acceso ha generado que los ciclistas no puedan parquear y que estos espacios, acondicionados para proteger las bicicletas, sean robados por partes o vandalizados.

Así lo recuerda Mauricio Mesa, coordinador del colectivo SiClas, quien puntualiza en que el municipio está cumpliendo con instalarlos en diferentes zonas, “pero hay que tener en cuenta en dónde se están ubicando, si esos si son los lugares indicados de acuerdo a los niveles de seguridad que uno esperaría que tuvieran”.

Edison Palacio, presidente de la Junta Administradora Local de La Candelaria (comuna 10 de Medellín), comenta que la comunidad ha manifestado que es necesario que se instalen más y que, incluso, han solicitado a la administración que los construyan en inmediaciones de La Minorista y el Sena, por el alto flujo de estudiantes.

Mejorar andenes, la clave

Asumir el riesgo es casi como “tirar una moneda al aire”. Eso dice Alejandro Muñoz acerca de qué tan seguro se siente haciendo uso de los parqueaderos públicos.

“Si uno va a dejar la ‘bici’ ahí, asume las consecuencias. En ocasiones me he dado cuenta de que las personas llegan a estos sitios por su bicicleta y ya no está”, cuenta.

Para Mauricio Mesa, la estrategia clave para descongestionar las ciclorrutas es que las autoridades locales mejoren los andenes, que garanticen que sean seguros, amplios y que, por supuesto, no sean ocupados por las ventas irregulares.

Dice Mesa que, en sus recorridos, ha observado caravanas de comerciantes que, en contravía de la Ley, conducen bicicletas o carretas amarradas y cargadas al tope, a punto de desplomarse.

En esos casos, la visibilidad es mínima y los riesgos de accidentes son altos: “Uno no puede culpar a la gente porque se sienta más protegida cuando camina por una ciclorruta sino garantiza un andén en buenas condiciones”, concluye Mesa.

Andrés Agudelo comenta que no siente confianza de estacionar en los parqueaderos. Prefiere hacerlo en zonas vigiladas, como la universidad o su casa. Añade que muchos de estos sitios carecen de iluminación y, mientras eso falle, no es capaz de dejar la bicicleta en las calles, en sitios oscuros y a su suerte.

Contexto de la Noticia

radiografía menos accidentes de ciclistas

En lo que va de 2019, de acuerdo con Humberto Iglesias, ningún ciclista ha muerto en las vías de Medellín. El secretario explicó que, entre los factores que inciden en la congestión se encuentra el crecimiento que ha tenido el parque automotor en los últimos diez años. Según su reporte, este ha aumentado en más del 150 por ciento. Con los 30 agentes en bicicleta, dice, “quisimos cambiar la cultura y decirles a nuestros agentes de tránsito que tienen que bajarse de la moto y el vehículo. Van en ‘bici’, privilegiando a los ciclistas y así puedan generar acciones para que viajen de forma segura y tranquila”.

Daniela Jiménez González

Periodista del Área Metro. Me interesa la memoria histórica, los temas culturales y los relatos que sean un punto de encuentro con la ciudad en la que vivo, las personas que la habitan y las historias que reservan.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección