Volvieron las clases a la U. Nacional, ¿y la seguridad?

  • En la sede Medellín de la Universidad Nacional hay 10.500 estudiantes de pregrado y unos 2.000 de posgrados. Solo el 20% usa vehículo (moto o carro) para ir a clases. FOTO manuel Saldarriaga
    En la sede Medellín de la Universidad Nacional hay 10.500 estudiantes de pregrado y unos 2.000 de posgrados. Solo el 20% usa vehículo (moto o carro) para ir a clases. FOTO manuel Saldarriaga
Por Vanesa Restrepo | Publicado el 16 de agosto de 2018
en definitiva

Mejoramiento de la iluminación externa y campañas de autocuidado son las primeras acciones que buscan mejorar la seguridad de los estudiantes. El temor aún persiste entre ellos.

Los estudiantes de la sede Medellín de la Universidad Nacional de Colombia salieron a vacaciones, el pasado junio, con la noticia de que varios de ellos habían sido atracados e, incluso, una de sus compañeras había sido víctima de agresión sexual en las inmediaciones del campus, ubicado entre la quebrada La Iguaná y el cerro El Volador.

La situación se tornó tan preocupante que el mismo vicerrector de la sede, Juan Camilo Restrepo Gutiérrez, envió una carta pública rechazando los hechos y pidiendo respaldo de las instituciones.

“Después de eso tuvimos conversaciones con la Secretaría de Seguridad, la Policía y con el alcalde Federico Gutiérrez, y se hicieron acuerdos para mejorar la situación que hasta el momento se están cumpliendo”, dijo Restrepo.

¿Qué se ha hecho?

La lista de acuerdos es larga pero incluye, entre otras cosas, el mejoramiento de la iluminación en los alrededores de la Universidad, refuerzo de la presencia policial, sensibilización en temas de autocuidado, y revisión de las condiciones de conectividad de los campus de El Volador y El Río.

“El pasado martes los agentes hicieron sensibilización y llegaron hasta el campus; yo no sé hace cuánto la Policía no entraba en un ambiente pacífico”, dijo el Vicerrector, quien aseguró que además se están haciendo controles permanentes en las vías de acceso.

Pero los estudiantes no sienten esa seguridad. Ana María Barrios, estudiante de Ciencias Políticas, explicó que entre lunes y martes no vio uniformados en las vías. “Solamente los que estaban aquí haciendo la sensibilización (...) Todavía es muy pronto definir si la seguridad mejoró o no porque las clases apenas empezaron el lunes”, dijo.

La joven también anticipó que esta semana se convocará a una mesa de conversaciones con representantes de la universidad, los estudiantes y las autoridades para buscar medidas de largo plazo que resuelvan la problemática.

Sofía Sanabria, estudiante de ingeniería de Petróleos, manifestó que en sus visitas a la universidad esta semana no ha visto presencia de la fuerza pública entre Punto Cero y la portería: “Hasta ahora no veo muchos cambios, ni en esa zona ni en la conexión de la carrera 65 hasta el Metro”.

Las primeras acciones

El vicerrector Restrepo explicó que en los alrededores del campus también se está haciendo revisión de las condiciones de iluminación, para prevenir acciones de ilegales.

EPM reconoció que los sectores aledaños a las sedes de El Volador y El Río son zonas vulnerables al hurto de infraestructura de alumbrado público y por ello está adelantando mantenimientos. Además, trabaja en el diseño de iluminación para los bajos del puente y las escaleras del intercambio vial Punto Cero.

Según los reportes de la empresa, entre el 18 de julio y el 8 de agosto se hicieron cinco intervenciones para arreglar o reponer elementos del alumbrado en la zona de Punto Cero, y cuatro más en vías cercanas.

Otra de las medidas ya ejecutadas fue el cierre de la portería en el barrio La Iguaná. Ese acceso fue reemplazado por uno nuevo sobre la carrera 65 que tiene “mejores condiciones de iluminación y accesibilidad”, manifestó Restrepo.

Miguel Cely, estudiante de ingeniería geológica, pidió que no los dejen solos: “Nosotros para defendernos solo tenemos cuadernos y libros y como no podemos enfrentarnos a los delincuentes necesitamos quién nos proteja” .

Contexto de la Noticia

Paréntesis Accesibilidad, la clave

El vicerrectorl Juan Camilo Restrepo dijo que las condiciones de aislamiento de los campus —cerca al río o a vías de alto tráfico— permitió que la problemática se agravara. “Necesitamos mejorar la conectividad, porque el 80% de nuestros estudiantes viene en bus o caminando”, dijo. Por eso propuso que se revise la viabilidad de una estación del metro (que está contemplada como parte del proyecto de recuperación del Ferrocarril, confirmó la empresa Metro) o de una ruta que conecte a las universidades de la zona (U. de A., Pascual Bravo, T. de A., etc.) con el sistema de transporte masivo.

Vanesa Restrepo

Periodista. Amo viajar, leer y hacer preguntas. Me dejo envolver por las historias.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección