Sí, tenga una mascota, pero que no sea silvestre

  • Ángel Gabriel y su familia recientemente tomaron la decisión de entregar a la tortuga Sofía a las autoridades. FOTO manuel saldarriaga
    Ángel Gabriel y su familia recientemente tomaron la decisión de entregar a la tortuga Sofía a las autoridades. FOTO manuel saldarriaga
  • Sí, tenga una mascota, pero que no sea silvestre
  • Sí, tenga una mascota, pero que no sea silvestre
Publicado el 31 de marzo de 2018
en definitiva

En Colombia, tener y traficar fauna silvestre es ilegal. Autoridades ambientales dan la opción de hacer entregas voluntarias, con acompañamiento en el proceso de la separación y sin sanción.

De acuerdo con la normatividad colombiana (Ley 1333 de 2009) la extracción, movilización, comercialización, transformación y tenencia de animales silvestres puede llevar a procesos penales que castigan con entre 3 y 9 años de prisión, y multas que pueden llegar a los 30.000 salarios mínimos mensuales legales vigentes (smmlv) a quienes incurran en esta conducta.

Cuando las autoridades encuentran estos casos o reciben una denuncia, proceden a hacer un decomiso, por lo general encabezado por la Policía Ambiental. Sin embargo, cuando las personas entregan de manera voluntaria al animal no reciben sanción y, en el caso del Valle de Aburrá, el Área Metropolitana les ofrecen acompañamiento y asesoría en el proceso.

En lo corrido de 2018, 334 individuos de fauna silvestre, que vivían con humanos, fueron entregados a las autoridades ambientales en el Valle de Aburrá, según cifras del Área Metropolitana.

Comportamiento animal

Sandra Botero, etóloga (estudiosa del comportamiento humano y animal), explicó que a diferencia de los animales domésticos, las especies silvestres deben estar en su entorno porque solo allí pueden suplir sus necesidades. “Al vivir rodeados de humanos se frustran, porque no pueden imitar a aquellos con quienes conviven”.

Botero señaló que el hecho de darles alimentación y cariño no es suficiente, “por lo general, quienes los tienen no son expertos en el tratamiento de cada especie y los compran por su belleza. Pero su bienestar va más de darles comida, cariño y hablarles bonito”.

Los animales son seres sintientes, subrayó la etóloga; pero aclaró que el apego de un animal doméstico es diferente al de uno silvestre. “Inicialmente estas especies sentirán la ruptura del vínculo, pero no llegan al estrés o la ansiedad, como sí les puede pasar a perros y gatos”.

Los animales silvestres aprenden las conductas por repetición, aunque en su genética permanecen las conductas naturales que se podrán rehabilitar si cuentan con un proceso adecuado.

Además, Botero anotó que no resulta conveniente que tras la separación los animales se reencuentren con sus tenedores. “Esto puede retrasar y volver más traumático el proceso en el que está dejando el vínculo con humanos, y creando uno nuevo con otros animales”, dijo.

El tema emocional

Juan David Giraldo, psicólogo, subrayó que el vínculo entre los humanos y los animales ha existido desde los inicios de la historia y se estudia desde la antrozoología.

Cuando una persona crea una relación con un ser vivo, que no es una persona, suele asignarle arbitrariamente cualidades humanas, según comentó el psicólogo.

“Existen personas que llegan a invertir hasta 10% del salario mensual en objetos para las mascotas que corresponden a humanos, como ropa, juguetes, bolsos para transportarlos, helados o zapatos”.

En esta relación, los animales de compañía pueden resultar terapéuticos, porque llenan vacíos emocionales y, fisiológicamente, aumentan la liberación de serotonina y oxitocina, que son hormonas generadoras de motivación y felicidad en los humanos.

Para los niños, especialmente, una mascota aporta dos lecciones: adquirir responsabilidad y acercarse al concepto de muerte o pérdida, porque, por lo general, las mascotas se mueren primero. Sin embargo, no todos los animales pueden ser mascotas.

¿Difícil entregarlos?

Aunque el experto es claro con que no se debe tener animales silvestres como si fueran domésticos, comentó que al entregarlos a las autoridades también se hace duelo porque el “dueño” ha creado un vínculo emocional.

“Para muchos, forma parte de la familia, lo pueden considerar un hijo así sea una boa constrictor, así tengan bacterias o sean peligrosos”.

De todas maneras indicó que lo correcto es entregar el animal silvestre a las entidades competentes y recomendó a quienes lo hagan reemplazarlo por uno doméstico.

Según el experto, inicialmente se debe dar un espacio para entender que se ha ido y que llegará un nuevo ser para cuidar, querer y llenar el vacío emocional.

Para la separación en los adultos debe tener buena información sobre el lugar en el que estará el animal entregado, en este caso el Centro de Atención y Valoración de Fauna Silvestre del Área Metropolitana (CAV), donde podrá ver cómo va a estar y luego decidir si quiere adoptar una mascota doméstica .

Contexto de la Noticia

Sofía volverá a su verdadero hogar

En 2011 Juliana Osorio estaba sentada con su hijo y su papá en un muro frente a su casa, en Bello, al norte del Valle de Aburrá, cuando pasó un señor vendiendo una pequeña tortuga. Ángel Gabriel Osorio decidió comprársela a su nieto, quien la aceptó feliz y la bautizó Sofía. “Parece un perro más que una tortuga, es sociable, no se asusta con las personas, le gusta estar encima de las piernas y olernos los pies”, contó Juliana, quien recientemente, decidió con su familia entregar a Sofía a las autoridades ambientales.

Este reptil bellanita se alimenta de lechuga, huevos con cáscara y, su favorito, tomate de árbol picado. “Come de todo”, contó Juliana, quien indicó que lo más raro que la han visto comer es lombrices. “Cuando le hemos dado cosas raras hace flojito”. Sofía sale sola al patio, le encanta el sol y estira las patas mientras se asolea. “Nos da pesar deshacernos de ella, no nos estorba y la queremos mucho, pero la vamos a entregar porque nos duele que no conozca a otros animalitos de su misma especie y para que viva con libertad”.

una vida para Bebé mono aullador

En una de las carreteras que conectan a la ciudad de Cartagena con Medellín se encontraban unos sujetos vendiendo a este pequeño bebé de mono aullador rojo, especie presente en casi todo el territorio colombiano, Ecuador, Perú, Brasil y Venezuela.

Sin saber qué hacer y enternecida ante el pequeño ejemplar de color caoba rojizo y mirada triste, una joven oriunda de Medellín, que no quiso revelar su indentidad, decidió comprarlo con el objetivo de darle una mejor vida y alejarlo de las manos de los traficantes.

Al investigar sobre la especie, se enteró de que estos monos viven en grupos entre 4 y10 animales y están en riesgo debido a la cacería para tráfico y deforestación. Aunque quiso quedarse con él, entendió que el mejor lugar para este aullador no sería su hogar en la capital antioqueña. Decidió hacer las cosas de una forma diferente y tras unos días se acercó a la Estación de Paso, ubicada en el Jardín Botánico, para entregar voluntariamente al animal y así garantizar su recuperación y posible liberación.

tUgui pronto será entregada

Tugui vivía en Santa Elena hasta que en 2017, Juan Esteban Montoya se la encontró en un mirador de este corregimiento. Pensó que estaba perdida y decidió recogerla y llevarla a su casa. A los tres meses decidió regalársela a su hermano Andrés Felipe, quien vive en un apartamento de Laureles, comuna 11 de Medellín, y sus padres no le permiten tener mascotas diferentes a peces o tortugas porque no hacen ningún ruido. “Yo creo que Tigui es mujer, porque según leí en internet, las tortugas que tienen una manchita en el torzo son macho”, comentó Andrés.

El animal se alimenta de tomate y lechuga, porque su dueño también leyó en internet que si le da una sola vez carne “no vuelve a recibir nada más”.

Tigui sale de vez en cuando al sol, cuando Andrés tiene tiempo para hacerlo, y disfruta nadar en una “coquita con agua”. No le gusta el contacto con humanos, prefiere esconderse para no socializar. “Siento que no la estoy cuidando bien, no la estoy alimentando correctamente, por eso la voy a entregar”.

resultados en equipo

En trabajo interinstitucional con Corantioquia, Cornare, Corpourabá y la Universidad CES, entre 2016 y 2018 se han liberado y/o reubicado 6.685 especies de fauna silvestre. La última liberación se llevó a cabo en el Magdalena Medio antioqueño, a principios de febrero. 100 tortugas morrocoy, 5 tortugas palmera, 5 tortugas icotea, 6 boas, 2 gavilanes polleros, 14 zarigüeyas y 1 guagua fueron algunos de los especímenes que regresaron a su hábitat natural. Estas entidades, además, se encargan de desarrollar campañas de sensibilización y ubicar puestos de control para evitar el tráfico de fauna silvestre. En los últimos ocho años se han liberado aproximadamente 55.000 individuos.

Recuperación: área metropolitana

Como autoridad ambiental urbana ha recuperado 12.103 individuos entre 2016 y 2018.

Los animales rescatados son llevados al Centro de Atención y Valoración (CAV), ubicado en el municipio de Barbosa. Allí inician un proceso de recuperación y readaptación para que luego, si son aptos, puedan ser liberados en zonas acordes a su condición. Las entregas voluntarias se pueden hacer en la taquilla de la Estación de Paso, en el Jardín Botánico, o llamar al 3856000 ext. 127 para anunciar su entrega voluntaria. Así, una Unidad Móvil de Rescate Animal llegará a el domicilio para revisar las condiciones del individuo, asesorar a la familia y trasladarlo al CAV.

Mariana Benincore Agudelo

Quiero recorrer el mundo, escuchar y contar historias. Quiero mirar a los ojos y sonreír en la calle a los desconocidos

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

ANÁLISIS

Buen trabajo pero falta rigurosidad en las leyes
juan guillermo páramo
Director AnimalNaturalis

“El tráfico de fauna silvestre es considerado el tercer negocio ilegal más grande y lucrativo del mundo, que, además de constituir un acto de crueldad hacia los individuos comercializados, es una amenaza directa contra el equilibrio ya precario de numerosos ecosistemas naturales del país.

Además, los...

Notas de la sección