Tango y progreso crean espacio para la cultura

  • La arquitectura moderna del aeropuerto Olaya Herrera fue uno de los motivos que llevaron a que el Ministerio de Cultura lo incluyera en la lista de bienes patrimoniales. FOTO robinson sáenz
    La arquitectura moderna del aeropuerto Olaya Herrera fue uno de los motivos que llevaron a que el Ministerio de Cultura lo incluyera en la lista de bienes patrimoniales. FOTO robinson sáenz
Por valentina herrera cardona | Publicado el 11 de agosto de 2018
Infografía
Tango y progreso crean espacio para la cultura
1995

fue el año en que el aeropuerto fue declarado como Monumento Nacional.

en definitiva

La Plaza Gardel y el aeropuerto Olaya Herrera son dos espacios que cada vez ganan más espacio en la programación cultural de la ciudad. Su valor histórico, un aspecto por rescatar.

Si usted ha participado en algunos de los eventos recientes del Parque Cultural Nocturno, ha estado en uno de los lugares de Medellín que rememora uno de los accidentes más trágicos de la ciudad.

La Plaza Gardel, ese espacio que ha albergado los últimos seis días músicos de varios países y de diferentes géneros, surgió como un homenaje a la memoria de otro artista.

Tan solo habían pasado dos años desde que el aeropuerto Las Playas, hoy Olaya Herrera, había entrado en operación, cuando ocurrió el accidente aéreo: era el 24 de junio de 1935, cuando dos aviones chocaron en la pista, se incendiaron y se llevaron consigo la vida del cantante de tangos Carlos Gardel.

Este hecho, según Sara Chavarriaga, gestora cultural de Airplain, operadora del aeropuerto, puso a Medellín en el plano mundial.

En ese entonces, la ciudad era una villa cuya industrialización la empujaba al futuro. Pero tenía pendientes con la aviación. Es por ello, que según reseña el libro de Néstor Armado Alzate, “La bella Villa”, Gonzalo Mejía y Ricardo Olano, dos empresarios, con la Sociedad de Mejoras Públicas, asumieron la construcción de la terminal aérea.

“Arrendaron en Guayabal un lote y luego tomaron tierras aledañas (...) En noviembre de 1931 comenzaron los trabajos de adecuación y el 5 de julio de 1932, con la ciudad volcada sobre la pista, el Marichú - avión de don Gonzalo Mejía - aterrizó en las Playas sin novedad al frente”, compila el libro.

Llegarían tiempos de gloria y desdicha para la pista: fue una de las más importantes en el país, pero sus instalaciones se quedaron pequeñas ante la demanda.

Solo hasta 1957 se edificó lo que hoy se conoce: una infraestructura moderna, declarada Monumento Nacional en 1995 y que, “desde el 2008, pasó a ser Bien de Interés Cultura”, agrega Chavarriaga.

Un proyecto de ciudad

Además de ser un bien patrimonial, en la Plaza Gardel, nombrada así en 2008, existe un elemento escultórico que se suma a otros para reconocer el legado del artista, ubicados en el barrio Manrique.

“Esta la obra del escultor colombiano, Salvador Arango: una pareja bailando y Gardel, así como el Patio Gardel, que reúne placas en su memoria”, dice Chavarriaga.

Según la profesional, el objetivo de la operadora es fomentar este espacio desde su historia y valor cultural, como lo que se está haciendo a través de “recorridos guiados, instalaciones museográficos... Es una de las maneras de contar a los viajeros la importancia de este lugar”.

Cuando pasen los sonidos del Parque Cultural Nocturno, llegarán los del Festival Medejazz y, el próximo año, los del Festival de Tango. Es así, como la plaza y la terminal, cumplen funciones más allá del encuentro y tránsito: recuerdan hechos trascendentales que han cambiado la vida de la Villa de Aburrá .

Contexto de la Noticia

ANTECEDENTES pasar de playas a olaya herrera

Cuando la idea de la pista fue ejecutada por los empresarios fue nombrada Campo de Aviación Las Playas. Gonzalo Mejía trajo a la ciudad unos aviones bimodales y para ese tiempo, se diseñó la ruta que despegaba en Medellín y se dirigía hacia Panamá. El punto de abastecimiento, era Turbo en el Golfo de Urabá. Luego, cuando terminó la guerra entre Colombia y Perú, el terminal pasó a llamarse Olaya Herrera, en honor al presidente saliente. El 1945, tras recibir cada vez más vuelos y aviones más grandes, alargaron la pista hasta los 2.200 metros, la ampliaron 50 y pavimentaron 1.000 metros cuadrados. Las Playas quedaría en la memoria del barrio vecino que heredó el nombre: Belén Las Playas.

Gustavo Ospina Zapata

Periodista egresado de UPB con especialización en literatura Universidad de Medellín. El paisaje alucinante, poesía. Premios de Periodismo Siemens y Colprensa, y Rey de España colectivos. Especialidad, crónicas.

Vanesa Restrepo

Periodista. Amo viajar, leer y hacer preguntas. Me dejo envolver por las historias.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección