3,2 millones de colombianos pasan hambre

  • FOTO CORTESÍA FAO
    FOTO CORTESÍA FAO
Publicado el 13 de septiembre de 2018
Infografía
815 millones pasan hambre
en definitiva

En Colombia los problemas de malnutrición están asociados a la inseguridad jurídica en el campo, falta de infraestructura y envejecimiento de la mano de obra en zonas rurales.

En 2017 Colombia siguió reduciendo el número de personas que padecen hambre. En efecto, según estimativos del equipo de la FAO en este país suramericano, 6,5 de cada 100 colombianos estaban subalimentados, un porcentaje que en valores absolutos equivalía a 3 millones 200.000 personas y que, al ser cotejado con el indicador del 2016 significaba una reducción de 200.000 personas.

La mejora se hace más evidente si se considera que en el período 2004-2006 el Fondo de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) reportó que el 9,5% de los colombianos pasaban hambre y en valores absolutos eso equivalía a 4,2 millones de personas.

Los logros de este país contrastan con lo gris que se ha tornado el panorama mundial de la alimentación durante los últimos tres años.

En su análisis de los hechos del 2017, la FAO consignó que 1 de cada 10 personas en el mundo estaban subnutridas, un estado de inseguridad alimentaria crónica, “en que la ingestión de alimentos no cubre las necesidades energéticas básicas de forma continua”.

En números redondos, 821 millones de personas aguantaban hambre y los indicadores más preocupantes se apreciaban en todas las subregiones de África y América del Sur.

En una aparente paradoja, la FAO advirtió que esas dificultades de acceso de las personas y naciones a alimentos suficientes, seguros y nutritivos, no solo disparaba los índices de desnutrición, sino también los de sobrepeso y obesidad.

De acuerdo con el organismo, en 2017 el sobrepeso afectó a más de 38 millones de niños menores de cinco años y el 25% de ellos estaban en África y el 46% en Asia.

Las personas mayores no están a salvo. Dice la FAO que “una de cada tres mujeres en edad reproductiva padece anemia y más de uno de cada ocho adultos, o más de 672 millones, son obesos”.

En el análisis la FAO les puso la lupa a los efectos del cambio climático sobre la seguridad alimentaria mundial.

Allí se consignó que los eventos extremos, incluyendo el calor extremo, las sequías, inundaciones y tormentas, “se han duplicado desde principios de la década de los noventa, con una tasa media anual de 213 eventos durante el período comprendido entre 1990 y 2016”.

De acuerdo con el organismo de las Naciones Unidas, de todos los peligros naturales, las inundaciones, las sequías y las tormentas tropicales son las que más afectan a la producción de alimentos. “La sequía, en particular, causa más del 80% de los daños y pérdidas totales en la agricultura, especialmente en los subsectores de la ganadería y la producción de cultivos”.

Así mismo, el subsector de la pesca es el más damnificado con los tsunamis y tormentas, mientras que para la actividad forestal los mayores peligros están por el lado de las inundaciones y las tormentas.

Contexto de la Noticia

¿Qué pasa con la seguridad alimentaria de colombia?

Para Jorge Enrique Bedoya Vizcaya, presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), tres factores atentan contra la seguridad alimentaria: 1. La inseguridad jurídica que limita la explotación de 33 millones de hectáreas de tierra. 2. La carencia de bienes públicos, como carreteras, pues de 165.000 kilómetros de vías terciarias solo el 10% está en buen estado, limitando así la conexión de los centros de producción con los de consumo, dificultando el retorno de los desplazados a sus lugares de origen y la sustitución de los cultivos de coca con opciones rentables. Y 3. el envejecimiento de la mano de obra rural.

En concepto de la doctora en demografía y profesora de la Universidad Nacional, Nubia Yaneth Ruiz Ruiz, el problema de la desnutrición en Colombia debe mirarse en el contexto de las políticas de salud, empleo y crecimiento económico. Advierte que en zonas de gran minería y extensas plantaciones agrícolas es donde más mueren por desnutrición niños menores de cinco años. El conflicto interno golpeó los cultivos de pancoger y expulsó a los productores a ciudades en las que su consumo de alimentos depende de sus ingresos, los cuales se afectarán, aún más, si gravan con el IVA bienes básicos del mercado.

Germán Jiménez Morales

Periodista y escritor. Diplomado en información económica y financiera, Geopolítica y finanzas para no financistas.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección