Colombia pidió a la ONU la segunda misión política

  • Más de 7.000 guerrilleros y 2.000 milicianos están en el tránsito a la vida civil y esperan garantías de reincorporación en lo político, lo económico y los social. FOTO Jaime Pérez Munévar
    Más de 7.000 guerrilleros y 2.000 milicianos están en el tránsito a la vida civil y esperan garantías de reincorporación en lo político, lo económico y los social. FOTO Jaime Pérez Munévar
Por Olga Patricia Rendón M. | Publicado el 16 de junio de 2017
3

años, prorrogables si fuera necesario, duraría el mandato de la misión política de la ONU.

en definitiva

El Gobierno y las Farc pidieron a la ONU una segunda misión para verificar la reincorporación de los guerrilleros a la vida civil y política. La próxima semana el Consejo de Seguridad podría decidir.

Aunque el Acuerdo entre el Gobierno y las Farc establece que la Misión Política de la ONU para la verificación de la reincorporación de los guerrilleros iniciaría sus acciones después de concluida la verificación del cese el fuego y la dejación de armas, el presidente Juan Manuel Santos pidió adelantar su mandato.

En una carta enviada al Secretario General de la ONU y al Consejo de Seguridad el mandatario expresó: “El Gobierno Nacional y las Farc hemos convenido en solicitar a las Naciones Unidas anticipar la puesta en marcha de la segunda misión política especial”.

Esta segunda misión se encargará, según lo establecido, de verificar el proceso de reincorporación política, económica y social de las Farc y la implementación de medidas de protección y seguridad personal y colectiva y de los programas integrales de seguridad y protección para las comunidades y organizaciones en los territorios.

Verificar la reincorporación

El Consejo de Seguridad de la ONU aún no se ha pronunciado sobre la solicitud del Gobierno Colombiano, aunque podría hacerlo el próximo 23 de junio cuando recibirá un informe de la Misión actual.

Tal como se ha desarrollado el Acuerdo, es posible que la solicitud sea aceptada dados los buenos términos en los que se dio la visita del Consejo de Seguridad al país para conocer de cerca la implementación del Acuerdo de paz, y porque las declaraciones de Jean Arnault, jefe de la Misión, siempre han sido positivas con respecto a la importancia de la reincorporación de los guerrilleros. Dijo, por ejemplo, en La Elvira (Buenos Aires -Cauca) que la “marcha de Farc hacia la vida civil y la política sin armas es posiblemente el mejor símbolo de este proceso”.

Sin embargo, Luis Fernando Vargas Alzate, docente de Relaciones Internacionales de Eafit, explicó que esta solicitud es la ratificación de que la implementación del Acuerdo está funcionando, y que la nueva misión implica nuevos retos.

Primero, sería una misión política, lo que quiere decir que la perspectiva empieza a alejarse de lo militar. Serán necesarias personas con otro tipo de formaciones que puedan atender esta segunda etapa de verificación.

Segundo, sería una misión más técnica, agregó el docente, pero en los aspectos económicos y sociales, la ONU, con todas sus agencias, tiene mucha más experiencia, por lo que no va a ser un proceso tan desconocido para ellos.

También, sugirió Vargas, sería una misión más grande, no solo porque los guerrilleros ya no estarán concentrados en zonas de normalización y la reincorporación se dará en todo el territorio nacional, sino porque tendría un primer mandato de tres años, lo que implica incluir más observadores para lograr cubrir los descansos, como sucede con todas las misiones de larga duración.

Precisamente, para Mauricio Jaramillo Jassir, internacionalista de la Universidad del Rosario, esto evidencia “el deseo de robustecer la participación internacional en el proceso de paz”, porque la verificación de la Misión de la ONU en Colombia ha dado legitimidad en el mundo, muy necesaria para consolidar y aclimatar un ambiente de reconciliación.

Los analistas consultados por EL COLOMBIANO coincidieron en que es difícil encontrar un ejemplo de una misión similar a la que Colombia le solicitó a la ONU, porque normalmente se trata de misiones militares de mantenimiento de la paz. En la actualidad estas operaciones tienen un carácter multidimensional, ya que también facilitan los procesos políticos, protegen a los civiles, ayudan en el proceso de desarme, desmovilización y reintegración de excombatientes.

Contexto de la Noticia

OPINIóN ¿si no han dejado las armas?

Vicente Torrijos
Internacionalista experto en conflicto
“Que esta misión esté contemplada en los acuerdos no significa que la ONU la apruebe automáticamente, aunque todo parece indicar que dada la comprensión dada entre la Misión, el Gobierno y las Farc, seguramente será aprobada. Resulta curioso que todavía no se ha concretado la dejación de armas y ya estén pidiendo otra misión para la reincorporación. Es un contrasentido con el que quieren hacer creer a la opinión pública que el de las armas ya es un asunto saldado”.
Olga Patricia Rendón Marulanda

Soy periodista egresada de la Universidad de Antioquia. Mi primera entrevista se la hice a mi padre y, desde entonces, no he parado de preguntar.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección