¿Dónde guardarán los tesoros del Galeón San José?

  • ¿Dónde guardarán los tesoros del Galeón San José?
  • ¿Dónde guardarán los tesoros del Galeón San José?
Por santiago valenzuela | Publicado el 13 de diciembre de 2015
Infografía
¿Dónde guardarán los tesoros del Galeón San José?
5

años puede tomar, como mínimo, el rescate de los elementos del galeón.

1708

fue el año en el que la embarcación fue hundida por los ingleses en el mar Caribe.

La disputa por el Galeón San José se presenta en diferentes escenarios. Por un lado está el diplomático, donde el gobierno colombiano trata de llegar a un acuerdo con el gobierno español para que el futuro del galeón no llegue a los tribunales internacionales. Por otro está el económico: la empresa Sea Search Armada (SSA) le pedirá al gobierno colombiano que divulgue las coordenadas en las que lo encontró para establecer si coinciden o no con las que ellos dieron. En caso de que sean las mismas, pedirán la mitad del tesoro.

Expertos en arqueología subacuática también han llamado la atención sobre otro frente en el que hay que trabajar: el peligro de los “piratas modernos”, quienes podrían haber saqueado el tesoro del galeón o por lo menos estar detrás de él. Por ahora, la Dirección General Marítima (Dimar) está custodiando el polígono en el que se encontró el galeón, en las inmediaciones de Islas del Rosario.

Un frente desconocido es el arqueológico. Se sabe que el hallazgo fue confirmado el 27 de noviembre por el Instituto Colombiano de Antropología e Historia (Icanh). ¿Cómo se rescatará el galeón? ¿Colombia cuenta con los recursos para conservar las piezas? ¿Es posible construir un museo subacuático como lo propuso el presidente Juan Manuel Santos?

El trabajo del Icanh

Mientras crecen las especulaciones sobre el tesoro del San José, Ernesto Montenegro, director del Icanh, elabora un plan científico para rescatar el barco, el más importante del hemisferio occidental, según historiadores. Avaluado en 10.000 millones de dólares, el navío puede contener unas 200 toneladas de oro, plata y esmeraldas.

Montenegro habla de forma pausada, tranquila. No le asusta que se roben el tesoro o que la empresa Sea Search Armada se salga con la suya y obtenga el 50 por ciento de las ganancias. “Hicimos un estudio histórico previo, revisamos todas las fuentes de distinta procedencia sobre la ubicación del galeón. Así fuimos construyendo una coordinación geográfica. Posteriormente construimos un modelo meteorológico, instalamos unos sensores y fuimos acercándonos más al galeón. Llegamos al polígono donde lo encontramos y comprobamos que no había sido explorado. Estamos seguros”, le dijo Montenegro a EL COLOMBIANO.

Las evidencias que conoce el director del Icanh provienen, en su mayoría, de un instrumento de arqueología subacuática llamado Sonar (Sound Navigation And Ranging). Gracias a él encontraron el galeón: “Definidos los estudios meteorológicos, el Sonar empezó a explorar el área circunscrita. Primero contábamos con información acústica, y cuando se presentaba alguna anomalía interesante le solicitábamos fotografías al Sonar. Así se hizo identificable el hallazgo”.

Como los detalles del hallazgo están bajo reserva de ley por orden del presidente Santos, el Icanh no puede revelar la profundidad exacta en la que se halla. Sin embargo, Montenegro dice que es “muy profundo, no es posible la inmersión humana, es decir, no llega una red de pesca ni un buzo”. Y es que, como lo ha señalado la misma fuente, está a más de 100 metros de profundidad.

Este dato llama la atención, pues el museo subacuático sería muy difícil de construir. Montenegro lo admite: “Es más factible un museo físico al cual tengan acceso los colombianos. Sin embargo, primero es necesario adelantar el proceso de conservación”. Hasta ahora, el Icanh avanza en la exploración. Es decir, todavía falta un buen tiempo para que el galeón salga a flote después de 307 años de estar sumergido. Montenegro dice que no hay una fecha definida, pero “sin duda no hablamos de días, sino de años”.

Otros galeones en el mundo, como el Vasa, en Suecia, tardaron cinco años en ser rescatados de las profundidades del mar. “Sé que hay unas preocupaciones en la prensa, pero son necesarias unas adecuaciones tecnológicas y un proyecto científico para realizar la intervención. Lo más importante es garantizar el rescate del patrimonio arqueológico”. Montenegro confirma, además, que la empresa extranjera que los ha ayudado en la búsqueda del galeón también participará en el proceso de conservación. “El proyecto es una unidad”, dijo.

Reparos de los expertos

Las dudas legales sobre la propiedad del Galeón San José poco a poco han sido despejadas por el gobierno colombiano. Al no suscribir la Convención de la Unesco en 2001, no está obligado a cederlo a España. Y, además, la ley de patrimonio sumergido protege los tesoros en aguas colombianas.

Sin embargo, las dudas sobre cómo se hará la excavación persisten. El tema arqueológico no es menor. Del plan científico del Icanh dependerá la recuperación del galeón y del tesoro. Uno de los profesores que más conoce sobre patrimonio sumergido es Roberto Lleras, PhD en Arqueología y docente de la Universidad Externado: “La legislación sobre patrimonio sumergido planteaba la posibilidad de hacer contratos directos con otras empresas para encontrar galeones como el San José, sin establecer un régimen de contratación. Hay instituciones académicas con buena experiencia que en este caso pudieron participar y no lo hicieron porque escogieron a una empresa de manera directa, sin consultarnos. Esta ley planteó, además, la posibilidad de entregarle a la compañía exploradora un porcentaje de lo hallado para comercializarlo. Se vuelve entonces un tema más cercano a los caza tesoros”.

El hallazgo del Galeón San José se dio a través de una Alianza Público Privada (AAP), donde hay reserva y una división de ganancias con una empresa privada. “No entendemos la razón del secreto. ¿Tenemos una infraestructura adecuada para conservar el patrimonio? No se sabe. Además, los arqueólogos independientes no podremos evaluar el patrimonio. El Ministerio de Cultura decidirá qué es patrimonio y qué no y lo demás se podrá comercializar”.

Lleras participó en la restauración del Museo del Oro: “El proceso de hacer un museo para el Galeón San José se puede demorar más de una década. Cuando se remodeló el Museo del Oro comenzamos en 1998 y terminamos en 2007. Se necesitan muchos recursos para lograrlo. Y no nos han informado si hay recursos para un museo. Los cañones de bronce del galeón y los elementos de oro hay que sacarlos y hacer las pruebas de oxidación, luego pasan por aguas destiladas, se mide el Ph, en fin, es un proceso largo”.

Información valiosa

Para el arqueólogo Carlos del Cairo, director de la Fundación Terra Firme, los hallazgos arqueológicos son claves para profundizar en la historia del San José. Si se falla en la excavación, podría perderse valiosa información: “Para preservar el patrimonio arqueológico subacuático es necesario realizar un registro riguroso del contexto arqueológico. El naufragio puede ofrecer información tanto de arquitectura naval con el estudio de los restos del barco, como también la vida a bordo y el comercio transoceánico con la carga. Además, el escenario del accidente, que en este caso se relaciona con una batalla”.

Documentar el naufragio, dice Del Cairo, “se puede hacer con registro fotográfico 3D, fotomosaicos, levantamientos planimétricos, levantamiento del fondo con equipos de detección remota a escala del sitio: perfilador de subsuelo, magnetometría, sonar de barrido lateral en alta resolución, toma de muestras para identificación de maderas, caracterización de fauna y flora que se encuentra en el sitio, y si es el caso excavaciones arqueológicas con estándares de altísima calidad para evitar el menor riesgo de pérdida de información”.

El método que defina el Icanh será clave no solo para rescatar el Galeón San José, sino para determinar los alcances de este tipo de hallazgos subacuáticos.

En Colombia se calcula, por fuentes históricas, que 1.100 galeones están hundidos en mares de la Nación. De estos, la Armada Nacional tendría identificados 283 navíos. La antropóloga Monika Therrien, experta en patrimonio, señala que este asunto es preocupante: “En las noticias no se habla sobre arqueología, solo sobre el tesoro. No se ha hablado sobre la alta salinidad en la que está el Galeón San José, ni cómo se hará para conservarlo”.

Contexto de la Noticia

DICEN DE... ¿repartir el galeón?

El viernes pasado, el presidente Juan Manuel Santos dijo que su homólogo ecuatoriano, Rafael Correa, le sugirió en una charla “jocosa” que el tesoro del San José debería ser repartido entre los países suramericanos. “Ese tesoro deberíamos distribuirlo entre los países suramericanos”, dijo Correa a Santos en una conversación que mantuvieron durante la toma de posesión del presidente argentino, Mauricio Macri. En esta charla también estuvo presente el primer mandatario de Perú, Ollanta Humala, y el rey Juan Carlos de España, según contó el jefe de Estado colombiano. El rey emérito de España le dijo a Santos “oye, madrugaron para reclamar el galeón”, a lo que Santos le respondió: “al que madruga, Dios le ayuda”. Un editorial del diario El País de España le pidió el viernes a su gobierno desistir en esa reclamación.

barco de Oseberg en oslo

Uno de los referentes más importantes de los barcos vikingos es el de Oseberg, encontrado cerca de Oslo (Noruega). Si bien no fue hallado en el profundo mar, el rescate del Oseberg ha sido significativo para los arqueólogos. En 1903, el propietario de la granja Oseberg había comenzado a remover tierras cuando se encontró con una nave cargada de trineos, textiles, artesanías, tiendas, entre otros elementos que datan del año 834. Actualmente, el barco se expone en el Museo de Barcos Vikingos de Oslo. Se necesitaron cerca de 4 millones de dólares para recuperar los restos arqueológicos, restaurar los elementos del barco y analizar los restos humanos que se encontraban allí. La tumba de Oseberg contaba con cuatro trineos y una especie de carroza. Para analizar los hallazgos se utilizó termología de rayos X.

El legendario barco Vasa

En Suecia reposa uno de los hallazgos más significativos del siglo XX: el barco Vasa, única nave del siglo XVII que ha sobrevivido en Occidente. El hundimiento del barco se produjo en agosto de 1628, cuando una ráfaga golpeó un costado de la nave. Pasaron 333 años hasta que volvió a ver la luz. El investigador Anders Franzén lo encontró a 32 metros de profundidad en las aguas del Báltico en 1956. Desde entonces comenzó un proceso arqueológico prolongado y detallado. En 1961 salieron a flote las piezas del barco y fue reconstruido. Se recuperaron cerca de 14.000 objetos, incluidas 700 esculturas. Hoy, el barco se puede visitar en la ciudad de Estocolmo. En la recuperación de la nave se han invertido más de 7 millones de dólares.

Preguntas

Uno de los colombianos que mejor conoce la historia del Galeón San José es el exministro Jorge Bendeck, autor del libro “El galeón perdido. ¿Dónde está el San José?”.

¿Cómo se debe preservar el Galeón San José?

“Colombia tendrá que seguir los mandamientos de la arqueología submarina. Así lo ha hecho Egipto, por ejemplo. Existen muchos tesoros arqueológicos preservados in situ gracias a la arqueología submarina. Existen reglas que fueron trazadas para Colombia por el Woods Hole Oceanographic Institution en los años noventa. La especie náufraga, en este caso el galeón, no puede salir a la superficie si no se cuenta con todos los laboratorios, los recipientes y los químicos necesarios para proteger el hallazgo”.

¿Están las autoridades colombianas preparadas?

“La Armada colombiana se preparó para manejar todos los laboratorios que se requieren para preservar este tipo de especies náufragas. Está preparada para mantener unos tanques con químicos especiales para que la madera no pierda sus características por ejemplo”.

¿Cómo recuperar los elementos arqueológicos?

“Pueden pasar cinco años hasta que se decida el momento para exhibir los elementos del galeón a la atmósfera normal. Las monedas y las joyas deben limpiarse, separarse. Hoy la plata, por ejemplo, tiene una pureza 99,9, en esa época la purificación de los metales era muy pobre. También hay que analizar la madera, que tiene como principal enemigo al molusco Teredos, que consume toda la madera, en especial en mares como el Caribe”.

Santiago Valenzuela

Reportero. Creo, como Rainer Werner Fassbinder , que “ lo que no podemos cambiar, debemos al menos describirlo”.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección