El accidentado aterrizaje de la Farc en la arena política

  • La semana pasada el partido de la Farc protagonizó un nuevo acto masivo en Bogotá, el segundo en cinco meses. Ambos con uso de grandes tarimas, logística profesional, artistas y movilización de simpatizantes desde las regiones. FOTO colprensa
    La semana pasada el partido de la Farc protagonizó un nuevo acto masivo en Bogotá, el segundo en cinco meses. Ambos con uso de grandes tarimas, logística profesional, artistas y movilización de simpatizantes desde las regiones. FOTO colprensa
Por óscar andrés sánchez á. | Publicado el 07 de febrero de 2018
en definitiva

El partido político de la Farc se enfrenta al rechazo de sectores ciudadanos, especialmente en zonas urbanas. Según expertos, hubo celeridad en su llegada a la arena electoral y política.

La mayoría de los colombianos conocen a los miembros del antiguo secretariado de las Farc, hoy partido político, solo a través de los medios de comunicación. Durante décadas vivieron en la clandestinidad y, tras la firma del Acuerdo empezaron a aparecer en escenarios públicos, como el Congreso; pero desde el primer momento encontraron opositores públicos.

En la Cámara de Representantes les prohibieron el ingreso el año pasado, y en varias comisiones del Congreso les negaron el uso de la palabra o interrumpieron sus discursos. El argumento era uno solo: dejaron las armas, pero hicieron entrega parcial de menores de edad y de las caletas, no se han sometido a la Justicia Especial de Paz (JEP), no han reparado a las víctimas ni han entregado las rutas del narcotráfico.

Incluso, en la recta final del fast track, estuvieron en riesgo las 10 curules asignadas por dos periodos (ocho años). Algunos sectores plantearon que no se podían posesionar hasta tanto no pasaran por la JEP, al final el compromiso del Gobierno sigue firme, pero mientras se sometan a la JEP y pierdan los beneficios sino cooperan.

Ayer el Consejo Nacional Electoral (CNE) ratificó las candidaturas de los aspirantes de la Farc al Congreso, pues habían sido demandadas por posibles inhabilidades.

Al ruedo político

Aunque desde septiembre del año pasado la Farc anunció su partido en la Plaza de Bolívar, en un gran acto en el que proyectó su logo sobre la Catedral Primada, solo la semana pasada presentó, de manera oficial, sus candidatos al Congreso y el aspirante presidencial, Rodrigo Londoño, Timochenko.

Tras este hecho político, sus integrantes salieron de Bogotá e iniciaron su correría política por diferentes ciudades del país, como todos los demás candidatos, y aunque ha habido casos en los que los saludan o felicitan por apostarle a la paz y la reconciliación, también los han abucheado, e incluso, han intentado lincharlos, como ocurrió el pasado viernes en Armenia (Quindío), con ‘Timo’.

Esto lo obligó a cancelar otros actos públicos y recorridos en ese departamento, y a aplazar su viaje a Cúcuta (Norte de Santander), por razones de seguridad, y su posible visita a Medellín, donde han sido abucheados dirigentes políticos que apoyaron el Sí.

En junio del año pasado, un grupo de ciudadanos esperó a las fueras de un hotel, en la capital antioqueña, para rechazar la presencia de Felix Muñoz (Pastor Alape), en el foro ‘La Iniciativa, Unión por la Paz’, invitado por el expresidente Ernesto Samper.

Apenas dos días después del incidente en tierras cuyabras, Luciano Marín Arango (Iván Márquez), canceló un acto programado en el coliseo del barrio Ciudadela Habitacional Siglo XXI, de Florencia (Caquetá), ante las protestas de habitantes de la zona.

¿Un saboteo del uribismo?

Ante la seguidilla de actos bochornosos para el nuevo partido, que según el viceministro de Hacienda, Andrés Escobar Arango, recibirá del Estado en ocho años 232.082 millones de pesos, para sus sedes, publicidad y centro de pensamiento, Márquez responsabilizó al senador y candidato Ernesto Macías, del Centro Democrático, de incitar saboteos a las reuniones programadas por ellos.

Ante esta acusación, Macías le dijo a EL COLOMBIANO que el rechazo del pueblo a los cabecillas de esa organización criminal es una protesta ciudadana por la impunidad que les dieron. “No se requiere que alguien promueva esas manifestaciones, porque son espontáneas y nacen del sentimiento colectivo. Ahora vamos a salir a deberles”.

En las campañas de los candidatos de la centro-derecha (Iván Duque, Marta Lucía Ramírez, Alejandro Ordóñez, Juan Carlos Pinzón), han aprovechado estos hechos para sumar réditos políticos, de cara a las elecciones, para cuestionar al gobierno de Juan Manuel Santos, deslegitimar a la Farc, justificar la propuesta de hacer ajustes al Acuerdo y prometer que no se repita la misma historia con el Eln.

¿Problemas de legitimidad?

Previendo las dificultades que se presentarían, EL COLOMBIANO le consultó, el año pasado, al senador de La U, Roy Barreras, quien fue plenipotenciario en La Habana, que si había alguna posibilidad de que la Farc postergara su arribo a la política hasta el 2019, mientras los ex guerrilleros pasaban por la JEP, pero manifestó que la promesa hecha a ese grupo fue que desde 2018 podría participar en política, incluso con candidato presidencial, independiente de la implementación.

Ante estas circunstancias, Pedro Jurado, director del programa de Ciencia Política de la U. de Medellín, afirmó que esa situación era previsible porque la incorporación de excombatientes a la vida política es un proceso difícil e involucra a toda la sociedad. Agregó que debe haber un marco legal y una disposición institucional pero, además, una sociedad con espacios de deliberación.

“Se necesita que los excombatientes generen confianza en quienes han sufrido por sus actos y la Farc ha dejado pasar oportunidades valiosas para ganarse su espacio. Es posible que tenga que restringir los lugares para sus actividades electorales. Su estrategia ha sido equivocada y ha subestimado a la población”.

Jhon Fredy Bedoya, docente del Instituto de Estudios Políticos de la U. de Antioquia, precisó que el rechazo a la campaña de la Farc no se debe a que sea a destiempo o a que no se haya avanzado en su sometimiento a la JEP, sino a lo impopular que ha sido como grupo político.

Quien sí considera que hubo precipitud en la llegada de la Farc a la arena política es Rainiero Jiménez, docente del área de Cultura Política de la Universidad Nacional, sede Medellín, puesto que el Gobierno avaló la participación anticipada de este grupo, que apenas está en la etapa inicial de retorno a la vida civil.

“El desarrollar acciones en regiones que históricamente han sido de influencia subversiva es ir en contra de su sostenibilidad política y de reconocimiento social”, precisó.

¿Podría pasar a mayores?

Lo ocurrido en Armenia, donde la seguridad tuvo que sacar corriendo a ‘Timo’ por la parte trasera de un centro comercial y la camioneta en que se movilizaba por poco es destruida, plantea un reto para las autoridades en los actos públicos que protagonizará la Farc.

Al respecto Jurado afirmó que es posible que las manifestaciones violentas de rechazo se intensifiquen y alteren el orden público en zonas urbanas, donde carecen de base.

Según Olmer Muñoz, docente de Ciencia Política de la U. Pontificia Bolivariana, esa campaña va a sufrir más inconvenientes porque hay poca fiabilidad en el hallazgo de la paz, por la narcotización y el ataque a población civil de ese grupo en las últimas dos décadas y porque los responsables de crímenes atroces no van a pagar un día de cárcel, ni van a reparar a las víctimas.

Solo con votos la Farc demostrarán si tienen opción de poder en el mediano plazo.

Contexto de la Noticia

A FAVOR Jhon F, Bedoya, docente U. de A.

“Pese a estos actos de rechazo e intolerancia, porque son impopulares como grupo político, este nuevo partido está llamado ahora a hacer política en toda las regiones del país, ampliar su base electoral y no limitarse solo a las zonas rurales, como lo hacen los demás partidos políticos”.

EN CONTRA Olmer muñoz, docente UPB

“Lo esperable es que en distintas zonas se logre una interacción política y pacífica con la Farc, pero la ausencia de credibilidad en su arrepentimiento por distintos crímenes genera, todavía, un rencor que será difícil de sanar. Este proceso tardará más de una década y necesitará del concurso de la población colombiana”.

Óscar Andrés Sánchez Á.

Politólogo de la Universidad Nacional, Periodista de la Universidad de Antioquia y maestrando en Gobierno de la Universidad de Medellín. Tratar de entender e interpretar el poder, un reto.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección