El día que la muerte llenó de dolor a la prensa

  • Miles de periodistas se agolparon en plazas y calles de Ecuador para exigir la verdad en el asesinato de sus tres ciudadanos. FOTO AFP
    Miles de periodistas se agolparon en plazas y calles de Ecuador para exigir la verdad en el asesinato de sus tres ciudadanos. FOTO AFP
Por Alexander macías y
OLGA PATRICIA RENDÓN M. | Publicado el 14 de abril de 2018
Infografía
El día que la muerte llenó de dolor a la prensa
en definitiva

Autoridades colombianas y ecuatorianas declararon la guerra a “Guacho” después del asesinato de los dos periodistas y el conductor del diario El Comercio. Ofrecen recompensa por su cabeza.

El último mensaje de Efraín Segarra a su madre Lolita lo escribió en su cuenta de Facebook un día antes de su secuestro el 26 de marzo. “Tengo en el cielo una persona por lo que daría todo por volverla a abrazar”.

Y fue como una premonición. El jueves, tras permanecer 18 días en la selva, encadenado y secuestrado por alias Guacho, el presidente de Ecuador, Lenin Moreno, confirmó su asesinato y el de sus otros dos compañeros del diario El Comercio de Quito, Ecuador: el reportero Javier Ortega, y el fotógrafo Paúl Rivas.

Con la noticia rompiéndole el corazón, ayer, uno de sus seres queridos, Patty Jaque, le envió un mensaje: “Efra ya están juntos... Seguro ella te acompañó este tiempo y no soltó tú mano. No estabas sólo, a quien tanto quisiste estuvo ahí recibiéndote. Nuestro corazón se ha roto”.

Pero el pálpito de que algo malo podía suceder en Mataje no solo se apoderó de la familia de Efraín, el conductor que prestó su servicio por 16 años a El Comercio. En la casa de Paúl Rivas, el reportero gráfico que durante 20 años retrató la realidad de su país para ese diario y se ganó más de 20 premios de periodismo por sus imágenes, su novia Yadira Aguagallo recordó que un día antes de viajar a Mataje le expresó su preocupación y Paúl le respondió: “No te preocupes, yo tengo mi angelito”.

Ese angelito es su padre. De él heredó ese gusto por la fotografía, y por él, Rivas tenía en su cuarto 40 cámaras fotográficas como colección y 12 filas de fotos en las que destacó cada uno de los cubrimientos que le marcaron en vida.

Y ese angelito, según sus familiares, lo recibió en el cielo. Lo hizo el jueves cuando se supo del asesinato y se confirmó ayer en la tarde. Con la ausencia carcomiéndole el alma, Yadira recordó ese último domingo que lo vio. Fue en un almuerzo que le preparó su madre, Lupita. Como Efraín, Paúl lanzó en broma una premonición: “Come Lupita la langosta porque puede ser nuestra última cena”. Y así fue.

Al momento llegó Efraín Segarra en su camioneta. Yadira recuerda que estaba contento porque estrenaba los logos del periódico. Dentro del vehículo los esperaba Javier Ortega, el periodista. Estaba feliz. Se despidieron con la promesa de regresar una semana después.

¿Hubo operativo de rescate?

En algún lugar de la selva, entre la frontera de Colombia y Ecuador, un sacerdote colombiano viajó a hablar con “Guacho”. Lo conocía desde que el exguerrillero y ahora jefe del grupo disidente acusado del asesinato tenía 15 años. Esta fue la carta de confianza para que el presbítero intentara mediar en la liberación de los dos periodistas y el conductor.

El ministro del Interior ecuatoriano, César Navas, confirmó esta versión y aseveró que en los esfuerzos por lograr una liberación se conversó ocho veces mediante la aplicación whatsapp con “Guacho”.

“Él estaba solicitando el intercambio de tres personas que pertenecerían a su organización por el grupo de El Comercio. Luego cambió las condiciones y pidió que para la liberación se suspendieran los acuerdos de seguridad con Colombia en la frontera”.

Sin embargo, fuentes oficiales indicaron a EL COLOMBIANO que lo que realmente solicitó “Guacho” era un cordón humanitario para la liberación de los tres plagiados, “pero detrás de esto iban a sacar un cargamento de droga que tienen represado desde hace un mes y que iría al Pacífico y de allí a México para el Cartel del Sinaloa”.

Esto llevaría a que las autoridades colombianas y ecuatorianas adelantarán operaciones militares en la zona, luego de que el 11 de abril, a las 8:00 p.m. “Fuerzas policiales ecuatorianas, y puesto de control 1 y 2, solicitan el apoyo en interceptación, ya que por más de cinco horas no tienen noticias del negociador”, como quedó registrado en un documento militar conocido por EL COLOMBIANO.

Por esta razón, un líder del Alto Mira y Frontera, habitante de los límites entre Colombia y Ecuador, aseguró a este diario, bajo reserva de su nombre por seguridad, que hace dos noches “hubo desembarcos y sobrevuelos de las aeronaves despuecito de las 10 de la noche y escucharon disparos y explosiones hacia la frontera. Eso fue del lado colombiano por los lados de las veredas Vallenato y Tandil”.

Incluso, la Asociación de Juntas de Acción Comunal de los ríos Mira, Nulpe y Mataje, expresaron en un comunicado que desde ayer “se presentan enfrentamientos sobre el Río Mataje, límites entre Colombia y Ecuador a la altura de la Vereda Puerto Rico, hechos que ponen en riesgo a la población civil y generan zozobra sobre posibles violaciones a los derechos humanos”.

Conocidas las denuncias, el comandante de la Fuerza de Tarea Hércules, general Jorge Hoyos, explicó que siempre se manejó un cordón humanitario “y tuvimos control de áreas, que es la función de las Fuerzas Militares. No hemos tenido desembarque de tropas para llevar a cabo ese tipo de operaciones. Igualmente todo ha sido coordinado con las Fuerzas Militares de Ecuador”.

Ayer en la tarde, autoridades colombianas y ecuatorianas se reunieron para arreciar contra “Guacho” y su estructura ilegal. Enviaron tropas a la frontera y Lenin Moreno y Juan Manuel Santos ofrecieron recompensas de 100.000 dólares el primero, y de 400 millones de pesos el segundo.

Pero para los familiares de Javier Ortega, Paúl Rivas y Efraín Segarra estas medidas son tardías. Lo dijeron ayer cuando desde una plaza ecuatoriana recordaron que les faltaban tres, y que esos tres, ya nunca van a volver.

Contexto de la Noticia

Javier Alexánder Macías

Amo el periodismo, y más si se hace a pie. Me encantan los perros, y me dejo envolver por una buena historia. Egresado de la Universidad de Antioquia.

Olga Patricia Rendón Marulanda

Soy periodista egresada de la Universidad de Antioquia. Mi primera entrevista se la hice a mi padre y, desde entonces, no he parado de preguntar.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Análisis

Santos debe dar cara por muerte de periodistas
Emmanuel vargas p.
Asesor de la Fundación para la Libertad de Prensa - FLIP

Ayer a la 12:30 del medio día, el presidente del Ecuador, Lenín Moreno, confirmó la muerte de los tres trabajadores de El Comercio, secuestrados el 26 de marzo. Moreno también dijo que se iba a levantar la reserva sobre toda la información relacionada con este crimen. Cuando se escribe esta columna,...

Notas de la sección