El miedo de Mocoa salvó a los vecinos del barrio Aranjuez

  • El Gobierno detectó 12 puntos críticos en Manizales, uno de ellos está en el barrio Aranjuez. FOTOS Manuel Saldarriaga, Enviado especial
    El Gobierno detectó 12 puntos críticos en Manizales, uno de ellos está en el barrio Aranjuez. FOTOS Manuel Saldarriaga, Enviado especial
  • Docenas de voluntarios ayudaron con la limpieza del lodo de las calles.
    Docenas de voluntarios ayudaron con la limpieza del lodo de las calles.
  • Luz Dary Osorio narró cómo la despertó el ruido de la tierra.
    Luz Dary Osorio narró cómo la despertó el ruido de la tierra.
  • El Ejército Nacional ayudó en la evacuación de las casas.
    El Ejército Nacional ayudó en la evacuación de las casas.
Por Julián amorocho becerra y manuel saldarriagaEnviados especiales, Manizales | Publicado el 20 de abril de 2017
Infografía
Emergencia por derrumbe en barrio Aranjuez de Manizales
400

viviendas fueron evacuadas ayer para evitar futuras emergencias.

30

instituciones educativas de Manizales resultaron afectadas por las lluvias.

12

vías quedaron bloqueadas y 75 viviendas colapsaron.

En Definitiva

Los habitantes de Manizales esperan salir de esta emergencia fortalecidos. El Gobierno Nacional señaló que ayudará a todas las familias para que encuentren un lugar seguro para vivir.

El morro que corona al barrio Aranjuez, en Manizales, rugió hacia las 2:30 de la madrugada de ayer, y todos los vecinos escucharon ese ruido porque ninguno había podido conciliar el sueño. El miedo y el recuerdo fresco de la avalancha de Mocoa no los había dejado dormir.

Fue en ese momento cuando una parte de la montaña cedió ante las lluvias que llevaban casi siete horas cayendo en este sector popular del occidente de la capital de Caldas.

“Sentí como un trueno”, recuerda Luz Dary Osorio del momento en que cayó la avalancha. Esta señora habitaba una de las casi 20 casas que componen la calle 40, la última línea de viviendas del barrio Aranjuez antes de llegar a la montaña.

“Yo le grite a mi hijo: ¡Jorge, estamos en peligro, levántese! y cuando me pudo sacar fue que se vino la tierra”, relata esta mujer, que desde esa hora no ha soltado de sus manos una figura de la Virgen de Guadalupe, que es de las pocas pertenencias que le quedaron.

Aunque su casa quedó cubierta de lodo y escombros y poco de ello se pudo rescatar, afirma que lo suyo fue un milagro, pues las tres siguientes viviendas quedaron reducidas a una montaña de lodo y escombros, en donde fallecieron tres personas.

Minutos antes, Luz Dary, a sus 71 años, se encontraba preparando una agua de panela y rezando el rosario. Sin embargo, el presagio de lo que iba a pasar apareció pasadas la 1:30 a.m., cuando la luz se fue y sobre los techos de zinc de las casas de la calle 40 empezaron a caer pequeñas piedras.

De la cima de la montaña se alcanza a ver una enorme cicatriz color tierra que marca el sitio exacto que se desprendió y provocó la tragedia. Sin embargo, para esa hora de la madrugada, todo era oscuridad y agua.

“Olía a barro con agua. Eso nos hizo presagiar lo peor”, cuenta Aníbal González Bedoya, quien ha vivido 20 de sus 54 años en este mismo sector, que hoy quedó casi destruido.

Su casa hoy es más barro que cemento. Sin embargo, asegura que a su familia la salvó un tanque de agua que instaló hace siete años, justamente, ante el peligro que en ese entonces les significaba vivir pegados a la montaña.

Fue pasada la medianoche cuando el tanque empezó a escupir agua pintada con lodo. González Bedoya y su familia vivían en el segundo piso de la planta y cuando notó este fenómeno, entendió que era cuestión de segundos para que se desatara la tragedia.

Otros vecinos no contaron con la misma suerte. González cuenta que uno de sus vecinos, a cuatro casas de la suya alcanzó a sacar a sus familiares, pero al volver por algún objeto personal, la avalancha se lo llevó.

“No había nada que hacer, solo ponernos a salvo y esperar”, relató.

Fueron minutos de pánico los que sucedieron a la avalancha. Sin haber mermado del todo la lluvia, el desespero de muchos vecinos y la confusión de no saber si estaban todos a salvo los llevó a aventurarse en el barro, aún movedizo y peligroso.

Ingresar a la zona en donde yacían los cuerpos de los vecinos y amigos que fallecieron puso en peligro mortal a quienes se atrevieron a intentarlo.

En el mejor de los casos, hasta el cinturón llegaba el barro espeso que impedía poder moverse.

Por ello hubo que esperar hasta la llegada de los equipos de rescate, que hicieron su aparición antes de que despuntara el sol.

No obstante, la situación no mejoró con el amanecer. Contó el señor Aníbal, quien para las horas de la tarde había pasado de tener un color moreno en la piel a un marrón claro de barro seco que hoy su súplica es “no tener que repetir esto, que no nos den unos centavos para medio acomodar las casas, sino que nos permitan seguir viviendo tranquilos tal vez en otra zona”.

Una tragedia anunciada

Conforme fue saliendo el sol, las familias de la calle 40 del barrio Aranjuez tuvieron que iniciar la triste procesión de todas las tragedias de su tipo: ir a tratar de sacar lo poco que quedó de utilidad.

Los vecinos cuentan que antes de las 4:00 a.m., llegaron los primeros organismos de socorro. Después de ponerse en la tarea de sacar los cuerpos sin vida de los fallecidos, empezaron a ayudar con el trasteo de los enseres que quedaron.

Desde ese momento, a este encumbrado barrio manizaleño inició una caravana interminable de carros de trasteo y de vecinos embarrados desde los pies hasta la cabeza, sacando colchones, cuadros, televisores y aparatos de sonido, aunque es probable que muchos de ellos no vuelvan a servir más.

La romería, cual fila de hormigas sobre un árbol, se dirige a la cancha ubicada en la parte baja de Aranjuez. En este punto empezaron a instalarse las primeras ollas comunitarias que alimentarán a muchos que hoy no tienen un hogar.

“Esto se veía venir”, recalca Aníbal González mientras le pasan una lámpara rota y embarrada, que claramente no volverá a prender, pero que aún así termina en el camión de mudanzas.

Cuenta que hacía siete años pasó exactamente lo mismo con ese cerro, “pero después de todo solo nos dieron tres millones de pesos que no nos sirvió para salir del barrio, aún cuando era obvio que esto podía pasar”.

Antes de subir al camión, afirma con resignación que “esto es un segundo llamado y no creo que haya un tercero. Aquí no se puede vivir”.

Lo mismo cree Luz Dary sin soltar aún su virgen, que parece que fuera su salvavidas para no hundirse en la tristeza: “Ya aquí nadie puede vivir. Aunque nos quedamos sin nada, nos vamos de arrimadas a la casa de mi hermana. Es que con miedo no se puede”.

De forma paradójica, ambos coinciden en que fue el temor, ese mismo que los despertó y los sacó de las casas, el que finalmente le permitió seguir viviendo, así sea para iniciar desde cero.

Contexto de la Noticia

Desde adentro El llamado de la defensoría

El defensor del Pueblo, Carlos Alfonso Negret, alertó a las autoridades nacionales y a los entes territoriales para que adopten las acciones preventivas necesarias para evitar nuevas tragedias y le pidió a las autoridades locales revisar el boletín diario del Ideam. Igualmente, en ejercicio de su función preventiva, exhortó para que los ejercicios de formulación de los planes y esquemas de ordenamiento territorial, POT, por parte de las entidades territoriales, “más allá de los ejercicios técnico y políticos, prioricen un enfoque en los derechos fundamentales como base estructural de dicha formulación”.

Paréntesis las acciones del gobierno nacional

El presidente Juan Manuel Santos encabezó ayer la atención de la emergencia y les pidió a las autoridades regionales del país estar en máxima alerta debido al incremento de las lluvias, principalmente en la región Andina. Señaló que ayer mismo comenzaron a llegar ayudas. “Hay unos dineros que Gestión del Riesgo va a trasladar

a la Alcaldía; hay una

asistencia humanitaria que viene en camino: consistente en 500 mercados, kit de aseo y colchonetas para las personas que han sido afectadas”, expresó. Ordenó comenzar inmediatamente el proceso de reubicación de las viviendas que no pueden permanecer donde estaban porque están en sitios de alto riesgo no mitigable, al tiempo que anunció el inicio de los trabajos en los cauces de los afluentes para prevenir situaciones similares.

Cuatro departamentos en alerta roja por lluvias

Con base en la datos de la Estación del Ideam en el aeropuerto La Nubia, se registraron 90 milímetros de lluvia, convirtiéndose en el máximo histórico de lluvias en 24 horas, registradas en dicha estación. Los 90 milímetros caídos en el día 18 de abril, equivalen al 51 por ciento de las lluvias históricas para ese mes. Informó el instituto que es importante destacar que en lo corrido del mes de abril ha llovido el 86 por ciento del total histórico, lo que indica que faltando 11 días del mes se pueden esperar precipitaciones del orden de 25 milímetros o más, comprometiendo potencialmente otras áreas, lo que exige el monitoreo constante de las laderas y otros sitios críticos. El pronóstico indica que debido a la humedad presente en la zona persistirán las condiciones de lluvia en la ciudad de Manizales, en las próximas 48 a 72 horas. Entretanto, debido a las fuertes lluvias que en los últimos días han impactado en gran parte del territorio, el Ideam declaró la alerta roja en cuatro departamentos: Caldas, Tolima, Cauca y Valle. En estas regiones hay alta probabilidad de deslizamientos de tierra. Además, también hay alerta roja por probabilidad de crecientes súbitas en la cuenca alta del río Cauca, en la parte alta del río Mocoa, el río Putumayo, en el río Chinchiná y sus afluentes. También hay alerta roja por alta probabilidad de deslizamientos en sectores inestables o de alta pendiente,

localizados en municipios de la región Pacífica y también de la Andina.

Además, el Ideam presentó un listado de vías en las que se deben tener especial atención por parte de las autoridades regionales con el fin de evitar futuras tragedias. La alerta que generó el instituto en estos corredores viales se debe, básicamente, a que se pueden presentar futuros deslizamientos. En general se trata de la vía Cisneros-Alto de Dolores en Antioquia; Florencia-Puerto Rico en Caquetá; Aguazul-Yopa en Casanare; Quibdó-La Mansa en Chocó; Bogotá-Villavicencio en Cundinamarca; Barrancabermeja-La Lizama en Santander y Buenaventura-Loboguerrero en el Valle del Cauca.

Julián Amorocho Becerra

Periodista bumangués del área digital de El Colombiano. Busco historias que demuestren que la realidad siempre supera a la ficción.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección