Firma de la paz: un primer año agridulce

  • El acuerdo, que puso fin a los más de 50 años del conflicto armado con la guerrilla de las Farc, cumple su primer aniversario con altas y bajas en su implementación. En esta edición le mostramos los beneficios y sus pendientes.FOTO colprensa
    El acuerdo, que puso fin a los más de 50 años del conflicto armado con la guerrilla de las Farc, cumple su primer aniversario con altas y bajas en su implementación. En esta edición le mostramos los beneficios y sus pendientes.FOTO colprensa
Por olga p. rendón, javier a. macías y ricardo monsalve g. | Publicado el 24 de noviembre de 2017
Infografía
Firma de la paz: un primer año agridulce

Hace un año, después del fracaso del sí en la votación del plebiscito para refrendar el Acuerdo de paz entre Gobierno y Farc, que obligó a una nueva negociación, en esta ocasión, con sectores que respaldaron el No, se firmó en el Teatro Colón, de Bogotá, el fin del conflicto con las Farc.

Más allá del acto simbólico, fue el momento en el que empezó el compromiso con la paz. Pero el balance no ha sido positivo, en especial frente a las víctimas que estarían el centro del Acuerdo, asunto en el que hay quejas desde algunos sectores porque no se han sentido representadas.

Así lo reconoce Alejo Vargas, director del Centro de Pensamiento y Seguimiento al Proceso de Paz de la U. Nacional, quien sostiene que el balance que deja este primer año de implementación del acuerdo es gris. Argumenta que no se trata de pintar una tragedia, pero tampoco de asegurar que todo está bien y se está cumpliendo.

Es innegable que el principal logro del Acuerdo de paz ha sido la disminución de los muertos . La meta de que los colombianos dejaran de caer en medio del fuego cruzado como había ocurrido durante 53 años se cumplió. Las cifras hablan por sí mismas: en un año de confrontación se presentaban cerca de 3.000 muertos, en el año después de la firma van 78, según el ministerio de Defensa.

La Farc, como fue acordado, entregó fusiles y empezó a transitar el camino de la participación política. De este modo, dejaron atrás el recordado nombre de Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia y hoy, a pocos meses de participar en las elecciones al Congreso y la presidencia esperan ser conocidos como Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común.

Sobre los compromisos de las Farc “se dieron avances importantes como la concentración de la mayoría de sus integrantes, la dejación de armas, y aunque hay casos de disidencias, el porcentaje no es alto. El Gobierno quedó corto con el desarrollo de algunas zonas veredales, pero también hay que decir que se cumplió con todo el proceso de identificación de los excombatientes, su cedulación y bancarización. Las Farc pudieron lanzar su partido político”, agregó Vargas.

No ha sido un camino de rosas. La Corte Constitucional, en el fallo que le dio vía libre al mecanismo “Fast track” para tramitar las leyes y reformas que garantizarían la implementación del Acuerdo, le devolvió al Congreso su natural facultad deliberativa frente a los temas que serían tramitados.

La decisión de la Corte buscaba preservar la división, el equilibrio y la colaboración entre las ramas del poder público. Sin embargo, se convirtió en la principal talanquera para el proceso de paz. Por ejemplo, la Justicia Especial para la Paz (JEP), considerada el corazón de la implementación, ha tenido un espinoso camino en el Congreso.

Pese a este panorama, el gobierno, la ONU y la comunidad internacional, consideran que el Acuerdo de paz es modelo en el mundo. “Es muy importante que entendamos que esta paz que hemos logrado con las Farc es muy valiosa. La apuesta que tiene el estado por la reincorporación de los ex combatientes es grande”, expresó el alto comisionado de Paz, Rodrigo Rivera, un año después de la firma del Acuerdo. Este es el claro oscuro de la implementación..

Contexto de la Noticia

Los alivios que deja el proceso de paz

Menos armas en la guerra

Con la entrega de armas de las Farc se sacaron de la guerra 8.994 que eran utilizadas por los guerrilleros y fueron recibidas por la misión de observación de las Naciones Unidas, ONU. El registro final incluyó la destrucción de 1.765.862 cartuchos de munición, 38.255 kilogramos de explosivos, 11.015 granadas, 3.528 minas antipersonal, 46.288 fulminantes eléctricos, 4.370 granadas de mortero y 51.911 metros de cordón detonante. Además, se destruyeron las armas que se encontraron en las 750 caletas declaradas por los excombatientes en el proceso de reincorporación.

Rebajó el número de muertos en el conflicto

En el 2012, año de inicio de los diálogos de paz entre Gobierno y Farc, el promedio de personas muertas por las hostilidades, según datos del Ministerio de Defensa, ascendía a 3.000. Con la disminución de la intensidad de la confrontación y en comparación con datos históricos según el Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos, CERAC, se previno la muerte de 2.796 personas durante las negociaciones. La Unidad Nacional para las Víctimas ha registrado 78 asesinatos en lo que va de 2017. El Centro Nacional de Memoria Histórica registró entre 1955 y 2016, 220.000 asesinatos por las hostilidades.

Los desplazados ya no son el pan diario

Una de las tragedias del conflicto armado con las Farc fue el desplazamiento de los campesinos que tuvieron que abandonar sus parcelas. Según informes del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (Acnur), en cinco décadas de confrontaciones hubo 7.4 millones de personas desplazadas. Nuevos registros de la Unidad para las Víctimas de la Presidencia de la República especifican que, en 2012, cuando iniciaron los diálogos, se presentaron 233.874 desplazados, pero durante el último año del conflicto armado se han presentado 48.335. Según esta entidad representaría una reducción del 79 por ciento.

Colombia deja el fantasma de las minas

La siembra de minas antipersonal por las Farc y otros grupos armados ilegales dejó en 2012, 770 personas lesionadas y en 2013, 420 víctimas afectadas por estos artefactos explosivos. Con el avance de las negociaciones fueron disminuyendo paulatinamente las afectaciones: en 2014, 292 víctimas; en el 2015, 222; en el 2016, 89; y en lo corrido de 2017 van 39 lesionados. Para bajar el número de personas que padecen una lesión por artefactos explosivos improvisados el Gobierno implementó un plan piloto de desminado que nació del Acuerdo. Al 31 de octubre de 2017 van 587 municipios sin sospechas de minas, 243 en intervención y 292 por intervenir.

Menos territorios con presencia de farc

Al momento de la desmovilización, las Farc tenían presencia en 242 municipios de Colombia, lo que representaba, según el ministerio de Defensa, un 21 por ciento del territorio nacional. Cuando comenzaron a desplazarse a las zonas veredales transitorias de normalización, ocuparon 26 espacios territoriales, es decir, desocuparon militarmente el 90 por ciento del espacio que coparon, según la fundación Paz y Reconciliación. Bajo este panorama, el gobierno logró llegar a zonas alejadas e identificar 1.308 proyectos en 52 municipios para mejorar la calidad de vida en temas de salud, construcción de parques infantiles, dotación de escuelas, carreteras, entre otros.

El secuestro, en sus cifras más bajas

El informe de la fundación Paz y Reconciliación, entidad que se ha especializado en estudiar el conflicto armado y sus consecuencias, registró un descenso dramático del flagelo del secuestro. Según sus estudios en 2015 hubo 281

municipios con 93 plagios y en 2016 la cifra cayó a 61. Si bien los datos difieren de los presentados por el ministerio de Defensa, en su registro esta cartera muestra una baja significativa en periodos comprendidos entre enero-octubre así: en 2012 hubo 262 plagios, en 2013, 259; en 2014, 252; en 2015, 197; en 2016, 180 y en 2017, 167 secuestros en general. En la ofensiva durante el último año de la firma del acuerdo se liberaron 91 plagiados que estaban en poder de grupos ilegales.

Las preocupaciones después de la firma

Asesinatos de líderes y excombatientes

Aunque las cifras de los homicidios en el marco del conflicto armado descendieron drásticamente, aumentaron los asesinatos de líderes sociales, defensores de derechos humanos y excombatientes. En lo corrido de este año, según cifras del Ministerio de Interior, 23 exguerrilleros y 11 familiares de integrantes de la Farc han sido asesinados desde que se firmó la paz. La misma suerte han corrido 120 líderes sociales. Al respecto, el gobierno indicó que se ha creado un sistema de seguridad con 80.000 miembros de la Fuerza Pública en 166 municipios afectados por las hostilidades.

Ilegales llegaron a ocupar espacios

Desde el inicio de los diálogos comenzó a hablarse de que no todos los guerrilleros se subirían al “bus de la paz”. Después de firmado el Acuerdo, y según la Fiscalía, cerca 1.000 exintegrantes de las Farc volvieron a las armas y tienen presencia en 43 municipios representados en 15 grupos armados ilegales. Las zonas en las que estarían ejerciendo control son el litoral Pacífico, desde Tumaco (Nariño) hasta Riosucio, Chocó. El cinturón que recorre la frontera con Panamá y recorre el sur de Córdoba y el sur de Bolívar, el Catatumbo y los Llanos Orientales, según Inteligencia Militar.

Aumento de los cultivos de uso ilícito

Una de las críticas que más ha recibido el Gobierno desde la firma del Acuerdo de paz, incluso desde la etapa de la negociación, ha sido el aumento de los cultivos de uso ilícito que llegó incluso a condicionar al certificación de Colombia en la lucha contra las drogas por EE. UU. El último informe de la Oficina de las Naciones Unidas contra las Drogas y el Crimen, UNODC, registró un crecimiento del 52 por ciento en los cultivos de la hoja de coca, al pasar de 96.000 hectáreas plantadas en 2015 a 146.000 en 2016. Aún así, el presidente Santos especifica que se han erradicado 45.000 hectáreas y 54.180 familias han manifestado el interés por la sustitución voluntaria.

Desconfianza en la implementación

Dirigentes del nuevo partido de las Farc, como Iván Márquez, han expresado en distintos escenarios que la falta de garantías para la reinserción ha generado que los exguerrilleros estén escépticos con la implementación. El último informe de la ONU reveló que cerca de 3.600 excombatientes han salido de las 226 zonas de reincorporación, lo que representa cerca del 55 por ciento. Las razones expresadas por Jean Arnault son pérdida de confianza o porque decidieron volver con sus familias. El Alto Comisionado para la Paz, Rodrigo Rivera, dijo que no es tan cierta esta afirmación y que 10.733 excombatientes han recibido compensación económica.

Incumplimientos en la implementación

El último informe del instituto Kroc de Estudios Internacionales de Paz Universidad de Notre Dame indicó que el acuerdo cuenta con 558 disposiciones, 74 subtemas y 18 temas. El análisis de Kroc concluyó: “El Acuerdo de Paz colombiano es muy completo e innovador. Desarrolla de forma amplia y equilibrada los temas claves relacionados con el cese de la violencia armada”. Sin embargo, el instituto indicó que al 31 de agosto de 2017 se habían iniciado la implementación de 251 disposiciones y en 307 no se ha presentado ninguna actividad. Aún así, el presidente Juan Manuel Santos ha reseñado en distintos escenarios que este acuerdo es ejemplo a seguir en el mundo.

Lenta discusión en el congreso de temas de paz

Desde el inicio del Fast Track, el 1 de diciembre de 2016 y con corte al 23 de noviembre de 2017, el balance de la aprobación de la normatividad y otros puntos esenciales para la implementación ha sido lenta y deficiente. En los primeros 10 meses se aprobaron en bloque siete actos legislativos relacionados con la reincorporación, la estabilidad jurídica del Acuerdo y el monopolio de las armas; dos leyes orgánicas afines a la Unidad nacional de Protección para garantizar la seguridad y los voceros de las Farc; la amnistía y el indulto y el estatuto de la oposición. Ayer la Cámara de Representantes suspendió la discusión hasta el próximo lunes de la Justicia Especial para la Paz, JEP.

Javier Alexánder Macías

Amo el periodismo, y más si se hace a pie. Me encantan los perros, y me dejo envolver por una buena historia. Egresado de la Universidad de Antioquia.

Ricardo Monsalve Gaviria

Periodista. Magíster en Comunicación de la Defensa y los Conflictos Armados de la Universidad Complutense de Madrid

Olga Patricia Rendón Marulanda

Soy periodista egresada de la Universidad de Antioquia. Mi primera entrevista se la hice a mi padre y, desde entonces, no he parado de preguntar.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

ANÁLISIS

Un año de logros, déficits y dificultades
luis eduardo celis
Analista del conflicto armado y asesor de la red Prodepaz

“Hace un año se firmó el acuerdo. Lo mejor ha sido el compromiso de la Farc que dio el paso a la paz, se reconvirtió en un partido político y está firmemente comprometida en competir en el marco de esta precaria democracia. Las disidencias son menos del 10% de sus fuerzas, y lucha por transitar de una...

Notas de la sección