Muerte acecha a cocaleros que dicen adiós a la hoja

  • Imagen de un laboratorio ilegal para el procesamiento de cocaína. Foto: Archivo
    Imagen de un laboratorio ilegal para el procesamiento de cocaína. Foto: Archivo
Por OLGA PATRICIA RENDÓN M. | Publicado el 20 de marzo de 2018
Infografía
Muerte acecha a cocaleros que dicen adiós a la hoja
en definitiva

En 2017, doce campesinos líderes de sustitución de cultivos fueron asesinados por acompañar al Gobierno en los esfuerzos por acabar con la coca, en 2018 ya van nueve.

“Los campesinos cocaleros están condenados a la muerte o a la pobreza”, dice Leonardo González, investigador de Indepaz, y esa sentencia es soportada por cifras crecientes.

Durante 2017, 12 campesinos líderes del proceso de sustitución voluntaria de cultivos, quienes acompañaban al Gobierno Nacional para cumplir el objetivo de reducir por lo menos 50.000 hectáreas sembradas con hoja de coca, fueron asesinados y el mismo número murió durante protestas en contra de la erradicación forzosa, que busca acabar con otras 50.000 hectáreas. Pero el asunto no quedó ahí, en lo que va corrido de 2018 ya son nueve los asesinados (ver gráfico).

Son varias tensiones

“Hay que tener en cuenta que a pesar del desmonte de las Farc quedaron disidencias, Epl, paramilitares, Eln y emisarios de carteles internacionales (mexicanos) que se oponen a la sustitución. Los campesinos cocaleros están en un contexto de vulnerabilidad, porque la sustitución es vista como un enemigo de la producción de cocaína”, señala Eduardo Álvarez Vanegas, coordinador de Dinámicas de Conflictos y Negociaciones de Paz de la Fundación Ideas para la Paz.

Por eso un reciente informe de Indepaz señala como los principales responsables de los asesinatos a las Autodefensas Gaitanistas de Colombia, también conocidas como “los Urabeños” o el Clan del Golfo, y al Epl.

De acuerdo con Álvarez, también se presentan tensiones entre los pequeños y los grandes cultivadores, quienes no ven en la sustitución ningún tipo de incentivo.

Por otra parte, “hay casos como en Tumaco (Nariño) donde hay una tensión porque las comunidades negras, según el Acuerdo de Paz, son sujetos de restitución de tierras una vez hagan la sustitución de cultivos, y allá llegaron muchos colonos campesinos de Putumayo y de Popayán, hay una gran presión por parte de los colonos para que no se ocupen esas tierras, más las presiones de la disidencia de las Farc, denominada ‘Los de Guacho’, que están patrocinados por narcos muy duros colombianos y mexicanos”.

González considera que si bien el Gobierno está implementando el punto cuatro del Acuerdo con las Farc, no se ha dado cuenta que no basta con la Fuerza Pública, sino que se necesita una política mucho más amplia de protección de territorio.

“Los que peor están son los campesinos cocaleros, porque por un lado los erradican forzosamente y por el otro los obligan a firmar un convenio que es lesivo a sus intereses”, dice el investigador de Indepaz.

Teoría que es secundada por Álvarez, quien manifiesta que “no es lógico mezclar erradicación con sustitución, la primera toma mucho tiempo y debe ir acompañada de políticas de desarrollo territorial, si a la vez le meten medidas de fuerza tiene efectos colaterales no deseados, y los campesinos terminan viendo al Estado como un enemigo y se apegan más a los grupos armados que están protegiendo los cultivos de coca”.

Contexto de la Noticia

radiografía También le cuesta a la fuerza pública

El ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, señaló que en 2017 murieron cuatro miembros de la Fuerza Pública mientras erradicaban cultivos ilícitos y además resultaron heridos 31 uniformados y 9 civiles. “Esas cifras de víctimas ameritan, por lo menos, una mirada generosa al esfuerzo colombiano. Hemos puesto a nuestro Ejército a hacer labores que no son las ortodoxas de una fuerza militar para salir de este problema, hemos dado entrenamiento a nuestra Policía para salir de este problema, hemos dedicado recursos fiscales que son escasos y hemos agradecido la cooperación internacional”.

Olga Patricia Rendón Marulanda

Soy periodista egresada de la Universidad de Antioquia. Mi primera entrevista se la hice a mi padre y, desde entonces, no he parado de preguntar.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección