Operación Agamenón necesita cambios

  • El emblema de Agamenón incluye escudos de seis direcciones que participan en la operación: Antinarcóticos, Inteligencia, Carabineros, Investigación Criminal, Seguridad Ciudadana y Tránsito. FOTOS CORTESÍA.
    El emblema de Agamenón incluye escudos de seis direcciones que participan en la operación: Antinarcóticos, Inteligencia, Carabineros, Investigación Criminal, Seguridad Ciudadana y Tránsito. FOTOS CORTESÍA.
Por nelson matta colorado | Publicado el 14 de febrero de 2016
640

presuntos integrantes de la banda han sido detenidos.

25

supuestos “urabeños” murieron en la operación.

20

toneladas de cocaína han sido incautadas al grupo.

150

armas de fuego le han incautado a la banda.

200

bienes presentados para extinción de dominio.

70

laboratorios de cocaína destruidos a ese grupo.

en definitiva

Las autoridades están reforzando la operación Agamenón, que en su versión 2016 aplicará nuevas estrategias para acabar a “los Urabeños” y estabilizar la seguridad pensando en el posconflicto.

Agamenón, la operación policial más grande de la historia en Colombia, ajustó un año sin lograr su principal objetivo: desmantelar a la banda “los Urabeños” y capturar a su máximo líder, Dairo Antonio Úsuga David, alias “Otoniel”.

Para las autoridades, sin embargo, el balance es exitoso, pues la organización narcoparamilitar más poderosa del país está arrinconada y cada día pierde más dinero, contactos y personal.

El plan comenzó a ejecutarse el 2 de febrero de 2015, destinando 1.200 hombres de la Institución para atacar los santuarios y rutas de la estructura en la subregión de Urabá, con alcance nacional. Lo lideraban cuatro generales de la Dirección Antinarcóticos (Dirán), Dirección de Investigación Criminal (Dijín), Dirección de Carabineros (Dicar) y Dirección de Inteligencia (Dipol), y el centro de mando se constituyó en la base antinarcóticos de Necoclí, Antioquia.

El respaldo incluía la más alta tecnología en comunicaciones y armamento, helicópteros y aviones plataforma, apoyo de agencias internacionales y un grueso músculo financiero patrocinado por los gobiernos de Colombia y E.U. Semejante despligue, según oficiales que participan en Agamenón, superó los recursos del Bloque de Búsqueda que persiguió al capo del cartel de Medellín, Pablo Escobar.

Por eso, en un principio se estimó que el proyecto duraría apenas tres meses, al cabo de los cuales “los Urabeños” (o Clan Úsuga o Autodefensas Gaitanistas) estarían derrotados. La realidad es otra.

Pese a la solicitud de este diario, el Ministerio de Defensa mantiene en reserva la cantidad de dinero que se ha invertido. No obstante, fuentes policiales, cuya identidad piden reservar, advierten que en promedio se gastan $150 millones diarios en rubros como alimentación, logística, vuelos de Black Hawk y avión fantasma, pago de recompensas, municiones, apoyo a la comunidad y otros. Eso implica que a la fecha la inversión es cercana a los $56.550 millones.

El dinero parece ser lo de menos, porque del éxito de Agamenón dependen muchas cosas. Una de ellas es la estabilidad del posconflicto, después de la eventual firma del Acuerdo Final en La Habana, pues las Farc exigieron como condición para desmovilizarse -y así lo aceptó el Gobierno- que el Estado incrementara la lucha contra el crimen organizado y eliminara los rezagos del paramilitarismo.

Ese será uno de los cuatro pilares del plan Paz Colombia, la estrategia que reemplazará al Plan Colombia, según el presidente Juan Manuel Santos. Su homólogo Barack Obama anunció que la partida inicial sería de US$450 millones, si el Congreso de su nación lo aprueba.

En la primera semana de febrero hubo una reunión de alto nivel entre delegados judiciales de E.U. y la Fiscalía colombiana. “El tema central fue priorizar esfuerzos operacionales y legales contra las bandas como el Clan Úsuga, tanto en Colombia como en E.U., para que el proceso de paz tenga éxito en un eventual escenario de posacuerdo”, informó la Embajada estadounidense en Bogotá, y añadió que desde 2011 ese país ha invertido US$4 millones en capacitación de fiscales y apoyo a la Dirección de Fiscalías contra el Crimen Organizado.

“Cuando me preguntan qué tienen que ver las bacrim (bandas criminales) con la seguridad en las calles de E.U., contesto que tienen todo que ver. Las bacrim envían cocaína a E.U., extorsionan, secuestran y asesinan, fomentando la violencia en ambos países”, dijo el embajador Kevin Whitaker.

Tiempo de ajustes

“Esa operación continúa y además se refuerza”, responde el general José Ángel Mendoza, director Antinarcóticos, al preguntarle qué pasó con Agamenón y por qué en el último mes mostró tan pocos resultados (ver la entrevista).

En compañía de los generales Jorge Nieto (subdirector General) y Ricardo Restrepo (director de Seguridad Ciudadana), Mendoza viajó a Urabá para diseñar la nueva estrategia de Agamenón versión 2016. Por ahora anuncia dos innovaciones: habrá un general designado especialmente para comandar la operación, Fabio López Cruz, quien viene de la Dirección Antisecuestro.

La otra es que el Ejército se integrará a las acciones.

Ariel Ávila, subdirector de la Fundación Paz y Reconciliación, cuenta que uno de los éxitos de Agamenón han sido los resultados operativos, en términos de incrementos en capturas e incautaciones, y que “el Estado entendió que pese a que Urabá no tenía un alto índice de homicidios, estaba bajo el influjo del crimen organizado”.

Critica el hecho de que aún no han caído los máximos cabecillas; que la influencia de “los Urabeños” a nivel político no ha mermado en la región, “y eso se vio en las elecciones de octubre”; y que falta mucho por hacer contra la corrupción institucional, que permite que “Otoniel” se mueva por zonas conocidas por las autoridades.

A juicio de Ávila, para mejorar la operación hay que depurar a la Fuerza Pública, eludiendo la corrupción que favorece a la banda, y enfocarse en las redes políticas y los empresarios que la patrocinan.

Jeremy McDermott, codirector de la Fundación Insight Crime, que investiga al crimen organizado en América, valora que Agamenón redujo la exportación de drogas desde el golfo de Urabá y el área de maniobra de la banda. “Las rutas se movieron hacia Chocó y el Pacífico, y eso ha provocado el rebrote de violencia en esas zonas entre ‘paras’ y guerrilla, por el control de ese corredor”.

Otro éxito, todavía parcial, es el componente de trabajo social de la operación, llevando ayudas a comunidades alejadas de Urabá donde no había llegado el Estado. “Pero persiste la desconfianza de la gente en los funcionarios, por eso todavía no ha sido algo determinante. Hay que mejorar la Inteligencia y seguir con lo social. Ellos no han podido romper los vínculos entre el crimen organizado y las comunidades, y esa es la clave del éxito de esta operación”, concluye McDermott.

Contexto de la Noticia

Para saber más Principales capturas

Blanca Madrid Benjumea, “la Flaca”.

Esposa de alias “Otoniel”, señalada de liderar una red para el lavado de activos de la organización, con apoyo de iglesias anglicanas.
Abimael Coneo Martínez, “Torta”.

El cabecilla político de la banda, encargado del proselitismo y contactos con el Gobierno para lograr una eventual negociación judicial.
Édgar Madrid Benjumea, “Johnatan”.

Hermano de “la Flaca” y cuñado de “Otoniel”, murió en un combate con la Policía. Era cabecilla militar de la banda a nivel nacional.
Nelson Hoyos Sepúlveda, “Zeta 5”.

Cabecilla de la banda en Córdoba y el Nordeste y Bajo Cauca antioqueños. Resultó herido en un enfrentamiento con la Policía.
Ángela Vargas Gutiérrez, “la Chola”.

Hermana de “Marcos Gavilán”, señalada de coordinar comunicaciones y logística, así como tierras y propiedades de la organización.

la tarea pendiente

Hay quienes señalan que Agamenón es un fracaso porque en un año no logró capturar a ninguno de los integrantes del Estado Mayor de “los Urabeños”: “Otoniel” (foto arriba), “Marcos Gavilán” (abajo), “Nicolás”, “el Indio” y “Guagua”. Tampoco han caído sus principales lugartenientes, como “Inglaterra”, “Ramiro Bigotes” y “Pipón”.

“Los Urabeños” son una fuerza de aproximadamente 2.700 miembros, con redes en 17 departamentos del país y tres continentes, así como células activas en España y Venezuela.

los momentos más críticos

El 04/8/15, cuando se aprestaba a realizar una operación de asalto para capturar al cabecilla “Inglaterra” en Carepa, Antioquia, un helicóptero Black Hawk de la Policía cayó a tierra. En el hecho murieron 17 uniformados y uno sobrevivió con graves secuelas.

Este incidente provocó una fuerte disputa entre el Gobierno y la oposición, y la opinión pública se dividió en dos: los que creían que la aeronave se accidentó, y quienes pensaban que había sido derribada por criminales y el Gobierno lo quería ocultar. En ese momento, el entorno alrededor de la operación Agamenón se politizó y no faltó quién pidiera la cabeza del director de la Policía y del Ministro de Defensa.

En otros hechos han resultado heridos tres policías, uno de ellos perdió las piernas por una mina antipersonal.

cambios en la cúpula

A finales del año pasado se desataron disputas internas en la Policía, que terminaron generando una recomposición en la cúpula de la Institución y por ende afectaron la coordinación de Agamenón. Cambiaron al director Antinarcóticos y al de Carabineros, que eran piezas fundamentales en la operación.

El caso más enigmático fue el del general Luis Eduardo Martínez Guzmán (foto), director de Carabineros, a quien el Gobierno promovió para el ascenso a mayor general, luego le retiró ese apoyo en el Congreso y lo relevó del cargo.

sometimiento y cooperación “interna”

La asfixiante persecución ha producido que algunos socios de la banda se entreguen a la justicia, como David Pulgarín (“Corozo”, foto arriba) y Ramiro Caro (“Nolasco”, abajo), quienes se sometieron a los tribunales de E.U. y ya están en prisiones de ese país. Otros cabecillas capturados están colaborando con información para la Policía, lo que más allá de generarles eventuales beneficios judiciales, ha contribuido a la ubicación y arresto de otros integrantes.

Entrevista “Seguiremos hasta que caigan todos los cabecillas”

General José Ángel Mendoza, director Antinarcóticos de la Policía Nacional
¿Agamenón continúa o se acaba?
“Esa operación continúa y además se refuerza. Seguiremos hasta cuando caigan capturados o neutralizados ‘Otoniel’, ‘Gavilán’, ‘Inglaterra’, todos estos bellacos que tenemos en el Clan Úsuga pendientes de capturar. Tenemos más de 640 capturas, 150 armas incautadas, pero lo más importante es que ya no tienen la hegemonía que tuvieron en su momento, ni libertad de movimiento, no se pueden ni comunicar, los mensajes ahora son persona a persona, no utilizan el teléfono porque saben lo que significa. Estamos encima de ellos y esto va hasta cuando se cumpla con el objetivo”.

¿Qué reformas tienen planeadas para la operación?
“Vamos a dejar un General de tiempo completo y una de las cosas que cambian es que el Ejército entrará a ayudarnos desde su rol, en puntos fijos, con el ánimo de potenciar el trabajo. Y la otra es que no es solo para trabajar en Urabá, sino para buscar a la banda en otras partes del país donde está generando daños”.


Haciendo la autocrítica, ¿qué hay que corregir?
“Creo que nada, lo que pasa es que estos bandidos han aprendido de todo el ejercicio que ha hecho el Estado contra ellos, ya no se comunican por celular, no están haciendo envíos de droga desde el mismo lugar, han bajado hacia el Truandó, a Riosucio, por eso han tenido enfrentamientos con las Farc, que tampoco quieren soltar su territorio”.

En el último mes poco ha sonado Agamenón, cuando nos tenía acostumbrados a un resultado semanal. ¿La operación se detuvo para reconfigurarla?
“No se ha parado, la estamos repotenciando, aún hay cosas que se están buscando ajustar. También está el personal nuestro, que también tiene que refrigerarse un poquito, descansar, entonces los permisos de fin de año también influyeron en eso. Hay cositas que podrían imaginarse como que se le bajó el ritmo, pero aquí está todo el potencial de estas cinco direcciones operativas para seguir con la meta que, reitero, va hasta cuando se capture o neutralice a los cabecillas del clan”.

El Informe Las innovaciones de la operación

BOMBARDEOS AL CRIMEN ORGANIZADO

Por primera vez en nuestra historia, la Fuerza Aérea bombardeó un campamento de una banda criminal. Sucedió el 02/11/15 en Unguía, Chocó, donde murieron 12 presuntos miembros de “los Urabeños”. Esa decisión cambiará la forma de luchar contra el crimen organizado en el área rural, pues hasta ahora esa herramienta bélica solo se había empleado contra las guerrillas.

La Fiscalía expidió además la Directiva 003, mediante la cual se crean protocolos judiciales para instruir a los fiscales en la forma en que deben actuar cuando ocurran estos casos, en el marco del DIH.

COALICIÓN INTERNACIONAL CONTRA LAS BANDAS

Agamenón cuenta con el respaldo financiero, logístico, operativo y de intercambio de información con múltiples agencias internacionales, como la DEA, FBI, ICE y Europol. Hoy por hoy, los principales jefes y socios de “los Urabeños” están pedidos en extradición.

DESPLIEGUE SOCIAL Y HUMANITARIO

Una de las más grandes innovaciones fue haber incluido el trabajo social en una operación contra el narcotráfico y el crimen organizado. La Fuerza Pública entendió que debía ganar la confianza de la comunidad y romper sus lazos con “los Urabeños”, que no solo se han enraizado entre la gente a base de miedo, sino con dinero y “obras de caridad”. Gracias a este trabajo, además, los policías obtuvieron nuevos informantes.

Según los registros oficiales (febrero a septiembre de 2015):

- Ocho municipios y 22 corregimientos han sido intervenidos con acciones sociales.

- 57.882 habitantes fueron beneficiados con agua potable, por medio de carrotanques.

- 29.387 niños favorecidos con campañas educativas en contra de la delincuencia y la drogadicción, y les entregaron 619 kits deportivos y regalos.

- 177 jornadas de recreación con las comunidades.

- 976 fincas y viviendas rurales han sido censadas por los Carabineros, que además realizaron 149 asesorías agrarias.

- 1.197 animales fueron auxiliados con procedimientos veterinarios.

Egresado de la U.P.B. Periodista del Área de Investigaciones, especializado en temas de seguridad, crimen organizado y delincuencia local y transnacional.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección