Paro armado de “Clan Úsuga” atemoriza en Medellín y el país

  • El paro de “los Urabeños” dejó afectaciones en seis departamentos; cinco uniformados y dos civiles murieron en los hechos. En Medellín, colegios y locales comerciales cerraron por el miedo, y quemaron un bus en la Loma de los Bernal. FOTO Róbinson Sáenz.
    El paro de “los Urabeños” dejó afectaciones en seis departamentos; cinco uniformados y dos civiles murieron en los hechos. En Medellín, colegios y locales comerciales cerraron por el miedo, y quemaron un bus en la Loma de los Bernal. FOTO Róbinson Sáenz.
  • Numerosas fachadas en el barrio El Limonar del corregimiento de San Antonio de Prado de Medellín fueron rayadas con letreros alusivos a “los Urabeños” o “Gaitanistas”. FOTO ricardo monsalve gaviria
    Numerosas fachadas en el barrio El Limonar del corregimiento de San Antonio de Prado de Medellín fueron rayadas con letreros alusivos a “los Urabeños” o “Gaitanistas”. FOTO ricardo monsalve gaviria
  • Los grafitis también se observaron en unidades residenciales de barrios como El Limonar y Belén Rincón.
    Los grafitis también se observaron en unidades residenciales de barrios como El Limonar y Belén Rincón.
  • Varios vehículos fueron marcados y el comercio también se vio afectado por el paro armado.
    Varios vehículos fueron marcados y el comercio también se vio afectado por el paro armado.
  • En la Loma de los Bernal fue incinerado un bus del Metro. Fotos ricardo monsalve y Cortesía David Montoya
    En la Loma de los Bernal fue incinerado un bus del Metro. Fotos ricardo monsalve y Cortesía David Montoya
  • Este fue el camión que transportaba frutas, el cual fue quemado por los delincuentes en el municipio de Betulia. Foto cortesía.
    Este fue el camión que transportaba frutas, el cual fue quemado por los delincuentes en el municipio de Betulia. Foto cortesía.
Por Ricardo monsalve gaviria y nelson Matta Colorado | Publicado el 02 de abril de 2016
63%

de actos delictivos durante el paro fueron contra población civil, según el Ejército.

27%

de actos delictivos durante el paro fueron contra la Fuerza Pública, según el Ejército.

10%

de actos delictivos durante el paro ilegal fueron contra la infraestructura.

29

mil pasajeros se quedaron sin poder viajar entre Medellín y la Costa Atlántica.

56

presuntos miembros de la banda fueron capturados durante la jornada ilegal.

en definitiva

El paro armado de “los Urabeños” o “Gaitanistas” afectó varios barrios del occidente y oriente de Medellín. Las autoridades anunciaron medidas para evitar nuevos hechos violentos.

“Las últimas horas fueron demasiado tensionantes, todo empezó con esa balacera del jueves que fue demasiado fuerte y larga. Hoy (ayer) ha sido muy complicado porque la gente tiene miedo, recomiendan no salir hacia Belén Rincón y vea, hasta quemaron ese bus, cosa complicada”, dice Daniel Ramírez quien resume la situación que se vivió en ese sector y en la Loma de los Bernal, occidente de Medellín.

Y es que el paro armado obligado por “los Urabeños” o Autodefensas Gaitanistas, no solo se sintió en esa zona de Medellín. En un recorrido por varios sectores, EL COLOMBIANO recibió denuncias de la ciudadanía que reportó alteraciones al orden público relacionadas con el paro anunciado por la banda criminal. Esto se suma a la escalada violenta de este jueves en otros municipios de Antioquia y el país donde el “Clan Úsuga” tiene presencia hace varios años.

“Solo escuché como agitaban latas de aerosol. Al parecer eran varios muchachos. Por miedo no me asomé, solo cuando amaneció había un panfleto bajo mi puerta, salí y vi todo pintado”, relató un habitante de El Limonar, en el corregimiento de San Antonio de Prado, sur de Medellín.

En esa zona fueron pocas las casas que no quedaron pintadas con las siglas “Agc”. La tinta de color rojo quedó impregnada en las fachadas de viviendas, droguerías, ferreterías, panaderías. Ni siquiera las instituciones educativas y bibliotecas públicas se salvaron, gran parte del Limonar quedó pintado.

“Cuándo será que puedo quitar esa marca que me dejaron en el carro, ¿será que me meto en un problema con esa gente?, le preguntaba Ana Isabel Londoño a un vecino. Su carro, un Mazda 323 Coupe, también fue marcado al igual que otros vehículos, incluso de servicio público.

A escasos metros del parqueadero está la Institución Educativa El Limonar y el jardín de Buen Comienzo. Antes de las 10:00 a.m. de ayer, los padres de familia comenzaron a llegar a las dos sedes. Fueron avisados que, “por precaución”, no se iba a dictar clases.

“A mí me llegó ese panfleto, no pensé que iba a generar tanto efecto, pero vea, me tocó venir por el niño y ya mismo nos vamos para la casa y ahí nos quedaremos, es mejor no dar papaya. Da mucho pesar como volvieron el barrio, mucho vándalo suelto”, lamentó una madre de familia.

Temor en Belén Rincón

“Primero fueron varios tiros, ¡ta, ta, ta!, al momentico otros, pero diferentes, ¡tatata!, pero al rato sonó la fuerte, como una metralleta ¡tratatatatata! Fue miedoso, fue difícil volverse a dormir”. Ese es el relato de una señora que le tocó escuchar los disparos que sonaron desde el barrio Belén Rincón a la media noche del jueves.

Como ella fueron muchos los vecinos del sector que reportaron la balacera y denunciaron la ausencia de las autoridades a esa hora de la noche.

Ya en la mañana, durante el recorrido por esa zona de la comuna 16 de Medellín, se evidenció el efecto que tuvo el accionar de las armas de fuego: negocios cerrados, poca gente en las calles y un ambiente de zozobra que era corroborado por las personas que se atrevían hablar sin dar identidad. “Si lo que querían era generar terror y miedo pues lo lograron”, aseguró un comerciante que tan solo abrió su local de comidas una hora luego de encontrar el panfleto bajo la puerta y un grafiti con las mismas siglas: “Agc”.

En esa zona de Medellín, pero ya en el sector Loma de los Bernal, el paro armado de esa banda criminal llegó a uno de sus puntos más álgidos cuando fue incinerado un bus de servicio público. “Lo que denuncia el conductor del vehículo es que lo pararon 12 hombres y le dijeron que iban a quemar el bus”, expresó uno de los testigos del hecho.

¿Qué dicen las autoridades?

En el sitio donde fue incinerado el vehículo de servicio público, el alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, anunció presencia institucional y “un ataque frontal a los responsables de estos hechos”. El mandatario aseguró que “a pesar de lo que genera este tipo de sucesos, no vamos a dejar de apoyar a toda la comunidad de esta zona”.

Por su parte el general José Acevedo, comandante de la Policía Metropolitana, dijo que los hechos ocurridos en la jornada, incluida la quema del bus, obedecen a acciones de grupos o combos locales que “se prestaron para realizar acciones criminales que hacen parte del paro armado”. El oficial anunció la llegada de 200 uniformados para el occidente de Medellín y que estarán allí “hasta nueva orden”. Al cierre de esta edición, las autoridades se reunían para definir más medidas de seguridad.

Contexto de la Noticia

efectos del paro en antioquia y el país

Cuando muchos colombianos pensaron que el paro de “los Urabeños” había terminado a la medianoche del jueves, la madrugada del viernes los sorprendió con nuevos hechos de violencia. En Puerto Valdivia (Antioquia), el conductor de tractomula Renso Upegui Flórez fue bajado de su vehículo y asesinado a bala en plena vía a la Costa; y en Planeta Rica (Córdoba), sicarios le quitaron la vida al operario de una estación de gasolina, Sergio González Villegas.

Según pesquisas iniciales, los perpetradores fueron miembros de la banda porque no obedecieron la orden de cesar labores.

El ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, confirmó después el asesinato del soldado Camilo Duque, en un tiroteo en Istmina (Chocó). Con ese hecho, ya son dos militares y tres policías muertos durante el paro, en medio del “plan pistola” ordenado por la facción criminal; otros seis policías quedaron heridos.

La jornada de violencia, que comenzó el jueves, provocó también ayer la parálisis parcial del transporte, las clases escolares, el comercio y los servicios públicos, así como la interrupción de la cotidianidad de miles de habitantes en Antioquia, Chocó, Sucre, Córdoba, Bolívar y Norte de Santander.

En Antioquia, la Policía reportó, al cierre de esta edición, que seis vehículos fueron incinerados. El último incidente sucedió en una carretera del municipio de Betulia, donde le prendieron fuego a un furgón cargado de frutas.

Asimismo, en la subregión del Bajo Cauca, en el río Nechí, fue robada una lancha de Mineros Antioquia; y en la vía Montería-Cereté (Córdoba) le dispararon una ráfaga de fusil a una buseta, lo que dejó tres pasajeros heridos, incluyendo a un menor de edad.

Así que José Rodríguez, presidente de la Asociación para el Desarrollo Integral del Transporte Terrestre Intermunicipal, declaró que las pérdidas para su gremio son de 505,6 millones de pesos hasta el momento.

Por su aprte, EPM reportó desabastecimiento de gas natural en los municipios de Necoclí, Apartadó, Turbo y San Juan de Urabá. La razón fue que los camiones que llevan el producto no pudieron ingresar a esas localidades, por el lío de orden público.

Otro hecho que perturbó la seguridad fue un supuesto atentado contra la exsenadora Piedad Córdoba, en Quibdó (Chocó). Según ella, un sujeto se le arrimó con la intención de dispararle, pero huyó sin hacer un solo tiro cuando sus escoltas le cerraron el paso.

El alcalde de El Carmen (Norte de Santander), Edwin Contreras, fue víctima de un ataque a bala cuando iba en camioneta por la vía a Ocaña. Sufrió heridas menores por esquirlas de las ventanillas.

En ese contexto, el presidente Juan Manuel Santos reiteró que por ningún motivo le dará “tratamiento político” a la facción, como esta pretenden al querer negociar un sometimiento a la justicia. Añadió que a partir del lunes habrá acompañamiento de la Fuerza Pública a los niños que vayan a clases.

Ante los rumores de que el paro se prolongará, el ministro de Defensa dijo: “quiero pedirles a los habitantes de esta región (Urabá) que ahora que el ‘Clan Úsuga’ pide que se mantenga durante el fin de semana esa situación, que rechacen esa amenaza. No podemos permitir que se mezcle política con mafia”, en alusión a la posibilidad de que el paro armado coincida con la marcha ciudadana convocada por el Centro Democrático para hoy.

las conclusiones que dejó esta jornada violenta

Se bajó la guardia con el “plan pistola”

Desde el pasado fin de semana, con la muerte de tres policías en Cartagena y dos en Nariño, se suponía que las autoridades estaban en máxima alerta por un “plan pistola” de la banda. No obstante, en las 48 horas del paro fueron asesinados dos militares y tres policías en Chocó y Antioquia, y seis más quedaron heridos.

Faltó mayor previsión de autoridades

Desde el domingo comenzó a circular el panfleto, anunciando el paro del 31 de marzo. Pese al anuncio, los hechos demostraron falta de preparación de las autoridades, que no lograron ni frenar el paro, ni transmitirle confianza a la gente para que saliera a las calles. Para Ariel Ávila, subdirector de la Fundación Paz y Reconciliación, el Gobierno subestimó la situación y “se le cayó el discurso de que esto se trata de pequeñas bandas ilegales. Se vio que son capaces de paralizar a una población grande, como Apartadó, de más de 150.000 habitantes”.

Enorme poder para amedrentar a la gente

Los efectos del paro se sintieron en seis departamentos y en vías nacionales. Cerraron las escuelas y el comercio, se paralizó el transporte, se afectó la vida cotidiana y hubo millonarias pérdidas. Jeremy McDermott, codirector de la Fundación Insight Crime, dice que este modus operandi es propio de la guerrilla. “Hay que tener en cuenta que los cabecillas de la banda son exguerrilleros, y esa es una señal a futuro: en 10 años, los jefes del narcotráfico serán exmiembros de Farc y Eln”.

Desarticulación de región y el centro

Mientras el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, daba partes de tranquilidad desde Bogotá, subregiones como Urabá, Bajo Cauca, sur de Bolívar y Córdoba estaban paralizadas; lo mismo ocurrió con el gobernador de Antioquia, Luis Pérez, quien desde Medellín afirmó que los alcaldes le decían que la situación estaba mejorando. Pese a estas declaraciones, en las comunidades reinaba la zozobra. ¿Por qué hubo tal desarticulación? ¿Los mandatarios locales no querían sembrar el pánico? ¿Los líderes regionales y nacionales le bajaron la temperatura al tema adrede?

Mal mensaje C de cara al proceso de paz

Según Ávila, lo sucedido “envía un mal mensaje a la mesa de La Habana y le da la razón a las Farc, que dicen que en Colombia hay una fuerza paramilitar que amenaza el posconflicto. El Gobierno siempre lo había negado, porque consideraba que el paramilitarismo ya se había acabado”.

Buscan ser un “actor del conflicto”

Un plan de la banda es ser tenida en cuenta para una negociación de paz con el Estado. En su panfleto hablan de una “salida digna” para sus miembros. El vicepresidente Germán Vargas dijo: “no hay derecho a que estas organizaciones pretendan intimidarnos con este tipo de movilizaciones con el propósito del reconocimiento de un estatus político que no lograrán mediante estos mecanismos”.

Egresado de la U.P.B. Periodista del Área de Investigaciones, especializado en temas de seguridad, crimen organizado y delincuencia local y transnacional.

Ricardo Monsalve Gaviria

Periodista. Magíster en Comunicación de la Defensa y los Conflictos Armados de la Universidad Complutense de Madrid

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección