Las fisuras que desde La Habana dividen al partido Farc

  • En septiembre de 2016, las Farc realizaron en los LLanos del Yarí (foto) su última conferencia. En ese mes se conoció la primera disidencia. FOTO Esteban Vanegas
    En septiembre de 2016, las Farc realizaron en los LLanos del Yarí (foto) su última conferencia. En ese mes se conoció la primera disidencia. FOTO Esteban Vanegas
Por: javier alexander macías | Publicado el 25 de abril de 2018

El discurso conciliador de Rodrigo Londoño Echeverri, Timochenko, jefe del partido político Farc, contrasta con el de Iván Márquez, uno de los líderes más representativos del movimiento y es la muestra de una fisura que en esa colectividad inició desde los diálogos de La Habana y se ha acrecentado en la etapa de implementación del Acuerdo.

“Estamos viviendo una coyuntura muy compleja que tenemos todos que asumir con mucho cuidado, con análisis sereno, sin apasionamientos, con mucha objetividad, partiendo siempre del interés fundamental de cada uno de nosotros: el partido, por encima de cualquier sentimiento, de cualquier interés particular”, fueron las palabras del jefe de Farc ante el panorama que viven por la implementación del Acuerdo.

En contraste, desde el Espacio Territorial de Capacitación de Miravalle, Caquetá, Márquez reclamó por la libertad de “Jesús Santrich”, y en compañía de Hernán Darío Velásquez, identificado como “el Paisa”, afirmaron que de no ser liberado el exguerrillero y deshacerse ese “montaje” jurídico armado por la Fiscalía y la DEA “el proceso de paz está en peligro de precipitarse hacia el abismo del fracaso”.

No obstante, para Gregorio Hernández, jurista y expresidente de la Corte Constitucional, el mensaje de Márquez y Velásquez conducen al país por un camino que trae efectos no deseados. “La actitud y las palabras de Iván Márquez y ‘el Paisa’ están conduciendo a esos efectos no deseados por el país. Y, sin dudarlo, la presión que ejercen para que su excolega quede en libertad sin más trámites, es una forma de romper unilateralmente -de hecho- lo pactado”.

Fisuras desde Cuba

Las divisiones de la Farc no son un asunto nuevo. Desde las conversaciones de La Habana, la fragmentación se presentó incluso en el momento que se pensó quién representaría el grupo guerrillero en la mesa de negociación. Mientras muchos pensaron en Márquez por su trayectoria política, otros creyeron que la carta fija debería ser Pastor Alape. En el 2014 se decidió que sería Iván Márquez, lo que generó la primera grieta en el grupo guerrillero.

“Eso siempre estuvo complicado porque muchos de los guerrilleros votaban por Márquez, pero otros querían a Alape que era más cercano a los combatientes. Muchos reclaman que durante la guerra que vivimos, el primero se fue a Venezuela, y el segundo se quedó en los campamentos en Colombia”, explicó uno de los mandos medios desmovilizados en Antioquia. Vale recordar que la negociación inició sin cese el fuego y el que estaba en el país, estaba en el teatro de la guerra.

En ese momento se crearon dos bloques que permanecen 17 meses después de la firma del Acuerdo. Cuenta el excombatiente que en un lado se alinearon Iván Márquez, Jesús Santrich, Joaquín Goméz, “Romaña” y “el Paisa” y, en la otra orilla, quedaron Timochenko, Pastor Alape, Pablo Catatumbo y Carlos Antonio Lozada.

Esas divisiones se reflejaron en Colombia, por esa razón, a Cuba comenzaron a llevar en diferentes fechas a los jefes de Farc que supuestamente no se subirían al “bus de la paz”. (Ver cronología).

El segundo round llegó en 2016 y se extendió en 2017. Con la enfermedad de Timochenko, la preocupación se tomó las negociaciones y luego las reuniones después de la firma del Acuerdo.

Uno de los asesores que hizo parte de la negociación dijo a EL COLOMBIANO que empezaron a decidir quien sería su reemplazo. Otra vez sonó el nombre de Pastor Alape, pero su detractor más fuerte fue Márquez.

“Eso se confirmó el día que realizaron la Asamblea en Bogotá. En el congreso fundacional Márquez fue el líder más votado con 888 sufragios contra los cerca de 500 que tuvo Alape y quedó de segundo”, expresó el asesor quien pidió reserva.

Esas fisuras se reflejan en una Farc preocupada por la implementación, y con una derrota en las urnas en las pasadas elecciones al Congreso. EL COLOMBIANO envió una solicitud al partido político para hablar sobre el tema, pero no obtuvo respuesta.

“No hay unidad, y eso les va a pasar factura”, concluye el analista del conflicto armado Juan Carlos Ortega.

Contexto de la Noticia

CRONOLOGÍA enviados de colombia a la habana para mostrar unidad en las farc

19 septiembre de 2012
Desde el inicio de los diálogos estuvo un histórico de las Farc: Miguel Ángel Pascuas, conocido como “Sargento Pascuas”. Se llevó a Cuba para integrar el frente sexto a la mesa ante su resistencia a dialogar.

27 de febrero de 2014
Tras rumorarse de una posible disidencia del Bloque Sur, considerado el más activo en el narcotráfico en el país, llegó a la mesa José Benito Cabrero Cuevas, identificado con el alias de “Fabián Ramírez”.

12 de abril de 2014

El frente 33 comenzó a sentir su incomodidad con las negociaciones. Al frente, uno de sus jefes Ruben Zamora. Por esta razón fue llevado a La Habana para integrar la mesa de diálogos y representar El Catatumbo.

21 de septiembre de 2014

La unidad que las Farc debería demostrar para sacar adelante la mesa se vio afectada por la supuesta disidencia del bloque Oriental. Por esta razón llevó a Cuba a Carlos Antonio Lozada junto a otros cuatro guerrilleros.

21 de septiembre de 2014
El frente sexto de Farc, con presencia en el Cauca, seguía con la idea de no montarse al proceso. Desde Cuba llevaron a Édgar López Gómez, conocido como Pacho Chino para integrar ese frente al proceso.

25 de octubre de 2014
La poca representación del bloque Occidental, generó inconformidad en esta estructura de Farc. En ese momento es trasladado a Cuba Pastor Alape, quien se convertiría en uno de los principales negociadores.

25 de octubre de 2014
Junto a Alape llegó a integrar la mesa de diálogos uno de los guerrilleros más repudiados hasta ese entonces en Colombia, Henry Castellanos Garza, autor de las llamadas pescas milagrosas. Se buscó unir el bloque Oriental.

28 de diciembre de 2014
La presencia en Cuba de Fabían Ramírez no produjo el efecto esperado en el Bloque Sur para convencerlo de apoyar el proceso de paz, razón por la que fue trasladado a Cuba su máximo jefe, Joaquín Gómez.

27 de julio de 2015
La inconformidad en los frentes que operaban en Chocó por su poca participación en la mesa se hizo evidente. En ese momento fueron llevados a los diálogos Israel y Ubaldo Zuñiga, conocidos como Benkos Biojó y Pablo Atrato.

20 de abril de 2016
Uno de los traslados más sonados a la mesa fue el de Hernán Darío Velásquez, más conocido como “el Paisa”. Se dice que lo llevaron porque nunca creyó en el proceso, para salvarlo del acoso de las autoridades.

“Es díficil que haya un rearme”

Kennet Burbano
dir. Observatorio Constitucional U. Libre

Hay varios hechos que pueden generar incumplimiento del Acuerdo de Paz y desencadenar las disidencias como las que se presentan ahora en Colombia. En primer lugar, el Gobierno Nacional no ha entregado los recursos necesarios, ni ha generado las condiciones óptimas en los Espacios Territoriales de Capacitación y Reintegración, ETCR. La concesión de amnistías está demorada y aún hay excombatientes en las cárceles en el territorio nacional. A lo que se suma el fenómeno de inseguridad jurídica como el caso Santrich (capturado por la presunta conspiración por el envío de 10 toneladas de cocaína a los Estados Unidos y está a la espera de la extradición). Con el anterior panorama no se puede descartar un rearme, si bien es cierto que para el partido Farc está el mandato de continuar con el proceso de paz, exintegrantes guerrilleros de base han abandonado algunas zonas, dada la ocurrencia de asesinatos de algunos excombatientes que ya estaban en la vida civil y entregaron las armas como lo planteó el Acuerdo.

Sin embargo, un rearme de las Farc como grupo guerrillero solo es posible si se toma esa decisión como colectivo, es decir, dejar de ser un partido político por decisión de su dirigencia (tema logrado en la discusión de la agenda en la negociación en La Habana, Cuba) y tomar nuevamente las armas, lo que es poco probable.

Ahora, cuando quienes ya están en la vida civil toman esa decisión individual de volver a las armas, su camino se convierte en las llamadas disidencias. No obstante, hay que tener en cuenta que jurídicamente las Farc, como organización guerrillera y armada no existen después del Acuerdo Final.

cabezas de farc seguirán en la legalidad

Luis Eduardo Celis
asesor de red prodepaz

En este momento en el que se habla de la implementación de los acuerdos, se debe tener en cuenta que la dirección de la Farc dio el paso a la legalidad y en medio de todas las dificultades que tengan o se les puedan presentar, difícilmente van a echar para atrás, es decir, pensar que volverán a un rearme es un asunto difícil. El mensaje quedó muy claro y es la carta de “Timochenko”, leída el pasado fin de semana, en la que dijo que el patrimonio de ellos es el cumplimiento de la palabra, la ética, la coherencia, y el mensaje es muy contundente: pueden haber miles de dificultades, pero las van a sortear sobre la legalidad, y de esa línea no se va a mover la dirección del partido político Farc.

Lo otro que tienen muy identificado es que el que se salga de la legalidad está por fuera de Farc, pero se debe tener en cuenta que una cosa es la cabeza visible de ellos, que son 50 y que se van a mantener apegados a las reglas, pero de ahí para allá los mandos medios o líderes regionales van a ver si esos temas del acuerdo no se ajustan o se cumplen. Van a retornar a la ilegalidad, pero no creo que esa cabeza visible se vaya a desgranar.

Ahora, se debe tener en cuenta que en esta dinámica de reincorporación económica, que no es fácil, hay que meterle el acelerador y vigilar además que funcione, ese es el reto del Estado, que lo vienen haciendo pero hay que acelerar. Se necesita entonces que esa reincorporación se haga bien. Este panorama ha llevado a que se hable de diferencias, que existen, pero hay una frontera que las separa y es moverse entre la legalidad y la ilegalidad. A esta situación se suma el caso Santrich, en el que Iván Márquez lanza su voz de protesta, a mi juicio, una protesta legítima.

el jefe militar que se sentó a negociar

El día que Colombia vio de frente a Rodrigo Londoño Echeverri, Timochenko, fue en mayo de 2008. En aquella ocasión, en un video realizado por las Farc, el entonces guerrillero dio a conocer que el máximo comandante de ese grupo subversivo, Manuel Marulanda, había muerto el 26 de marzo de ese año por un infarto. Las apariciones de Timochenko, desde su entrada a las Farc en 1982, fueron esporádicas. Algunas imágenes se conocieron en el 2001 cuando estuvo en las conversaciones en San Vicente del Caguán. Siempre fue considerado del ala militar más dura, y esa dureza le permitió escalar rápidamente posiciones hasta convertirse en 1986 en el integrante más joven del Secretariado. Fue comandante del frente 16 y, tras realizar estudios en Rusia y Cuba, fue nombrado jefe del bloque Oriental y después del Magdalena Medio. Nació en Calarcá, Quindío, el 22 de enero de 1959. Reemplazó a Alfonso Cano cuando este murió en un operativo militar el 4 de noviembre de 2012. A pesar de ser señalado como un jefe inflexible, decidió negociar con el Gobierno y plantea honrar la palabra.

iván márquez, entre político y guerrillero

El inicio de la vida guerrillera de Luciano Marín Arango, cuyo nombre de guerra y ahora de político es Iván Márquez, comenzó cuando hizo parte de la juventud comunista. Nacido en Florencia, Caquetá, el 16 de junio de 1955, tuvo como primer papel el de llevar provisiones hasta los campamentos de las Farc, donde comenzó a sentir simpatía por su lucha armada. Antes de ingresar a la guerrilla, fue profesor en el colegio Corazón Inmaculado de María de El Doncello (Caquetá), entre 1977 y 1979. Luego hizo parte de la Unión Patriótica, el partido que nació del proceso de paz entre el gobierno del entonces presidente Belisario Betancur y las Farc. Fue elegido representante a la Cámara. Como la persecución contra este partido político lo llevó al exterminio, decidió entrar de lleno a las Farc. Fue comandante del bloque Suroccidental y después llevado al bloque Nororiental donde hizo la guerra contra los paramilitares. Sus estudios en política lo llevaron al Secretariado y era visto como uno de los ideólogos, razón por la cual lideró las negociaciones con el Gobierno en Cuba.

Javier Alexánder Macías

Amo el periodismo, y más si se hace a pie. Me encantan los perros, y me dejo envolver por una buena historia. Egresado de la Universidad de Antioquia.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección