25 años de la Constitución: una Carta joven que no para de evolucionar

  • El 4 de julio de 1991 entró en vigencia la nueva Constitución de Colombia. En estos 25 años la Carta ha sido reformada en 41 ocasiones. Esta imagen histórica muestra a Álvaro Gómez Hurtado y Horacio Serpa, copresidentes de la Constituyente, en un apretón de manos con el entonces presidente César Gaviria Trujillo. FOTO Luz Elena Castro, Presidencia / Cortesía Revista SEMANA
    El 4 de julio de 1991 entró en vigencia la nueva Constitución de Colombia. En estos 25 años la Carta ha sido reformada en 41 ocasiones. Esta imagen histórica muestra a Álvaro Gómez Hurtado y Horacio Serpa, copresidentes de la Constituyente, en un apretón de manos con el entonces presidente César Gaviria Trujillo. FOTO Luz Elena Castro, Presidencia / Cortesía Revista SEMANA
Por óscar andrés sánchez á. | Publicado el 03 de julio de 2016
Infografía
Constitución Política: 25 años, una carta joven que no para de evolucionar

Una de las propuestas que circularon en la Asamblea Nacional Constituyente fue prohibir enmiendas constitucionales en los próximos ocho años, pero no prosperó. En el fondo los constituyentes sabían que en algunos artículos se requerirían cambios casi inmediatos, porque si bien tuvieron apoyo mayoritario, no se ajustaban a la realidad del país.

Pese a que los constituyentes no eliminaron los tres distritos especiales (Bogotá, Santa Marta y Cartagena) pero sí pidieron que no hubieran más, por la desigualdad que generan a la hora de distribuir los recursos de la Nación, en 1993 se presentó la primera reforma para crear el Distrito Especial de Barranquilla.

Otro cambio radical a la Carta se dio en 1997, cuando se restableció la extradición de nacionales por delitos cometidos en el exterior. La Constitución de 1991 la prohibió, en parte porque triunfó la idea, en palabras del exconstituyente Juan Gómez Martínez, de que no podían estar creando un sistema de justicia para de entrada desconfiar de su capacidad.

Hasta ahora la Constitución de 1991 ha sido reformada 41 veces mediante actos legislativos, que a diferencia de las leyes ordinarias debe cursar ocho debates en el Congreso, y no cuatro (Ver infografía).

Por su parte la de 1986, en 105 años de vigencia, sufrió 70 modificaciones. La actual empezó su evolución a los dos años de nacida, mientras que la anterior estuvo incólume 8 años, hasta 1896. No obstante, para 1990, según Alejandro Cortés, investigador del Centro de Análisis Político de la Universidad Eafit, ya era una carta totalmente distinta, con visos de participación y derechos.

El aspecto que más ha sufrido cambios en estos 25 años es el relacionado con el giro de recursos del Estado a las entidades territoriales. Lleva en su haber tres actos legislativos.

Aunque para el común de la gente tantas reformas constituyen un “manoseo” a la Constitución, el exconstituyente Gustavo Zafra afirma que así como cuando se construye un edificio y antes de asentarse genera unas fisuras, para que las constituciones se ajusten a las sociedades hay que hacerles algunos cambios.

“De las 41 reformas, fuera de la reelección y la que disminuyó recursos de salud y educación, las demás son reformas que mejoraron el modelo inicial”, concluye Zafra.

Contexto de la Noticia

Análisis 25 años, con más cambios de la cuenta

Miguel García Sánchez

Observatorio Democracia - U. Andes. Doctor U. Pittsburgh

Las constituciones políticas son un compromiso que se hace en el presente con miras al futuro, por esta razón suelen diseñarse de modo que sea difícil su modificación. Esto las protege de las coyunturas y de los caprichos políticos. En contraste con la carta de 1886, la Constitución de 1991 puede ser modificada con relativa facilidad. Si bien una constitución debe ir adaptándose a los tiempos, creo que la Constitución de 1991 ha sido modificada más de la cuenta. En apenas 25 años de vida ha sido reformada más de 40 veces, mientras que la de 1886, en 105 años de vida, se reformó en 70 oportunidades. Muchas de estas modificaciones de la Constitución actual han obedecido a intereses políticos particulares, como fue el caso de la reforma que hizo posible la reelección presidencial. Estos cambios han ido alterando el espíritu original de la Carta Constitucional, aunque su espíritu garantista y pluralista permanece sin mayores alteraciones. Ad portas de la firma de un acuerdo de paz entre el Gobierno y la guerrilla de las Farc, se plantea la posibilidad de nuevas reformas constitucionales e incluso de una constituyente. Una coyuntura como la que vivimos ameritaría una reforma de la Carta Constitucional, pues como en 1991, estamos ante un momento crucial de la historia política colombiana y la Constitución debe ajustarse a este.

La cultura política: entre los legados

Antes de 1991 los reclamos al Estado solo podían hacerse con la intermediación de los políticos y los partidos, pero después los ciudadanos son empoderados por la nueva Constitución, lo que sugiere un cambio de relacionamiento político que empezó a cambiar la cultura política. Esta última no vista como los modales políticos, sino como una serie de rasgos y de comportamientos sociales.

Para la antropóloga Vera Grabe, exintegrante del M-19, excongresista y exconsejera para los derechos humanos, el principal logro de la Carta fue la generación de conciencia de derechos y garantías y posibilitó el ingreso de nuevos actores a la política. “La gente sabe hoy que tiene derechos, antes no. Como decía Estanislao Zuleta, hay revoluciones que se hacen y otras que suceden, y los cambios son de larga duración”. Por su parte Miguel García, investigador de la Universidad de lo Andes destaca que a partir de la Constitución de 1991 el país empezó a pensar más en la pluralidad y sin esta difícilmente se hubieran tenido avances en derechos las minorías.

“Si bien la elección popular de alcaldes se dio antes, el Gobierno en los subniveles se consolidó con las JAL y la elección popular de gobernadores. De igual manera, emergieron políticos de sectores sociales distintos y los partidos tradicionales ahora hablan de temas que antes no. Si bien el presidencialismo continúo, no es tan fuerte como antes. Aunque ha recuperado poder, tiene controles”, agrega García.

Por su parte Patricia Muñoz Yi, investigadora de la U. Pontificia Javeriana, afirma que la Carta puso a hablar a los colombianos de participación, de derechos, de incorporación de minorías, de circunscripciones especiales, de uso de mecanismos para reclamar derechos, justicia social, incorporación de los grupos armados, apertura religiosa, derecho a la marcha y consolidación del poder regional, aunque aclara que “aún estamos a medio camino en descentralización política y administrativa, pese a que existe toda la intencionalidad.

Violencia y corrupción: Las deudas

El profesor Óscar Mejía Quintana, director del Grupo de Investigaciones Cultura Política de la Universidad Nacional, en el texto ‘Élites, etnicidades y Constitución’ (2007), escribió que la Constitución de 1991 logró los dos propósitos fijados por las elites nacionales: “imponer el esquema neoliberal de internacionalización de la economía, y afianzar un proceso de reconciliación nacional sin los actores políticos del conflicto con los ropajes seductores de un Estado social de derecho y una democracia participativa”. Además, “que la Constitución no logró consolidar las condiciones de posibilidad de la reconciliación nacional, ni de respeto a los derechos fundamentales”.

El profesor Miguel García, afirma que aún la sociedad sigue muy atada a las jerarquías políticas y sociales, contrario al espíritu de la Carta: “Uno no puede pedirle a la Constitución que lo cambie todo. No tiene ese poder”. Entre otras deudas en estos 25 años la profesora Patricia Muñoz señala que hay que cristalizar más los procesos de autonomía regional y local frente al excesivo centralismo, puesto que los ciudadanos aún desconfían de la institucionalidad para dar respuesta a sus problemas. Por esto han recurrido a los mecanismos de participación política no convencional, la protesta y la marcha.

“La Constitución no pudo ser lo que algunos pretendían, la clave única para hacer la paz, y tampoco como decía María Teresa Uribe de Hincapié, convertir a los colombianos en ciudadanos virtuosos. “Una constitución no es suficiente para generar cambios culturales sino va acompañada de procesos pedagógicos y voluntad política”. Muñoz agrega que la corrupción se mantiene pese a los mecanismos que estableció la Constitución para el control ciudadano, pero persiste el silencio y complicidad.

De otro lado, mecanismos como la revocatoria del mandato, el plebiscito y la moción de censura no se han estrenado.

Para Vera Grabe no es culpa de la Constitución la falta de desarrollo de política social “y pese a todo, sigue viva”.

OPINIóN el colombiano preguntó A universitarios: ¿por qué es importante volver hoy la mirada a la constitución?

Tomás vásquez
Estudiante de Derecho -Eafit
En un momento histórico de grandes cambios, es imperativo tener claro cuál es nuestro norte como sociedad. De allí la importancia del estudio constitucional: ayuda a adecuar las exigencias del hoy a nuestra norma de normas.
Luis eduardo garcía E.
Estudiante Política U. P. Bolivariana
Es importante estudiar hoy la Constitución, porque allí se encuentra consignado el conjunto de derechos y deberes de los ciudadanos, con sus mecanismos de protección. La Constitución es a un país, lo que la personalidad es al ser humano.
esteban torres
Estudiante Derecho U. Cooperativa
Porque es la hoja de ruta que guía a todo ciudadano aún sin que este sepa nada de ella. Sin embargo, como una sombra, le dice qué hacer, cómo debe actuar y cómo protegerse. Es decir, en cualquier momento de su vida está necesitando de ella.
manuela acevedo sánchez
Estudiante Derecho U. de Medellín
La condición política es la cima del ordenamiento jurídico colombiano. La Constitución es la norma de normas, su contenido es amplísimo y me atrevería a decir que debe tenerse en cuenta para cualquier aspecto de nuestra vida.
luis guillermo osorio
Estudiante Derecho U. de Antioquia
La Constitución refleja la voluntad de pueblo representada en la Constituyente. En esencia contiene los derechos y garantías que permiten un orden social, político y económico. Estudiarla es importante para conseguir los fines que la inspiran.
Carlos gonzález madrid
Estudiante Derecho U. de Antioquia
La Carta consagra deberes y garantías que son resultado de un proceso de deliberación y de decisiones políticas que la sociedad toma, tal cual lo dice Kant que la libertad es esa facultad que aumenta la utilidad de todas las demás facultades.
damián garcés restrepo
Estudiante Derecho Unisabaneta
La Constitución ha tenido muchas reformas. Ha sido manoseada por cada gobierno al tener un sistema presidencialista y una profunda crisis de la justicia. Es urgente seguirla estudiando para saber hacia dónde se proyecta el país según su contexto actual.
andrés felipe ordóñez m.
Estudiante C. Política U. Nacional
La Constitución representa en sí misma el momento fundacional de la vida social, donde los individuos determinan vivir en sociedad bajo ciertos parámetros para garantizarse una convivencia en el disfrute de derechos y el ejercicio de deberes.
juan guido
Estudiante de Política U. Sergio A.
La importancia de la Carta recae sobre el conocimiento de las limitaciones y herramientas que rigen el actuar político de nuestro país. Como lo diría un profesor “Todos deberíamos partir de la Constitución Política, para luego ser ciudadanos”.
Carolina Osorio Covo
Est. de Derecho U. de Cartagena
Los Derechos Humanos son la más importante conquista y la Constitución es la herramienta que garantiza su cumplimento y delimita los deberes que permiten consolidar un Estado Social de Derecho que satisfaga las necesidades ciudadanas.
Óscar Andrés Sánchez Á.

Politólogo de la Universidad Nacional, Periodista de la Universidad de Antioquia y maestrando en Gobierno de la Universidad de Medellín. Tratar de entender e interpretar el poder, un reto.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Análisis

La nueva politización del ciudadano
Rainiero Jiménez M.
Investigador U. Nacional - Doctor U. de Sevilla (España)

Con la Constitución de 1991 se supera la premodernidad política y genera dos fenómenos: la ‘reciudanización’ y la politización del ciudadano. Fortalece las relaciones entre el Estado y la sociedad civil. Esto producto de la cercanía que trajeron los mecanismos de participación y el reconocimiento de...

Notas de la sección