Un año de diálogos oxigenó al Eln

  • Instalación de la mesa de diálogos en Quito, Ecuador, hace exactamente un año. FOTO COLPRENSA
    Instalación de la mesa de diálogos en Quito, Ecuador, hace exactamente un año. FOTO COLPRENSA
Por Olga Patricia Rendón M. | Publicado el 07 de febrero de 2018
Infografía
Un año de diálogos oxigenó al Eln
101

días duró el cese el fuego bilateral nacional temporal entre el Gobierno y el Eln.

4

ciclos de diálogos se realizaron entre el Gobierno y el Eln en Quito, Ecuador.

4

jefes negociadores con el Eln ha tenido el Gobierno desde el primer anuncio.

en definitiva

Un año después de la instalación de la mesa de diálogos entre el Gobierno y el Eln en Quito, Ecuador, no hay acuerdos permanentes y los principales logros fueron el cese el fuego y la participación.

En el papel los avances de la mesa de Quito, que hoy cumple un año, no son importantes, es más, como diría Víctor de Currea Lugo, uno de los analistas más cercanos a este proceso de paz, esta negociación parece más dos monólogos que un diálogo.

El Gobierno y el Eln no han logrado hasta ahora ningún acuerdo a futuro y el compromiso de dejar la mesa en un punto de no retorno para el momento en que un nuevo mandatario llegue a la Casa de Nariño, al parecer, no se concretará. La guerrilla no ha mostrado ningún afán y, según Eduardo Álvarez Vanegas, coordinador del área de Dinámicas del Conflicto de la Fundación Ideas para la Paz, ahí estuvo el desencuentro fundamental.

El Gobierno Nacional aseguró que el cese el fuego bilateral nacional de 101 días y las audiencias preparatorias del punto 1 de la agenda, en las cuales se escucharon a 211 organizaciones sociales, gremiales, estatales y de la sociedad civil, “fueron una clara demostración de que la mesa de diálogo puede ofrecer resultados ciertos y constatables por las comunidades y el país entero”.

Un año con pocos avances

La negociación empezó formalmente después de resolver, a medias, una gran crisis: la del secuestro. El Eln no ha renunciado a esta práctica. Sin embargo, para que las negociaciones arrancaran liberó algunos secuestrados, entre ellos el exgobernador de Chocó, Odín Sánchez.

Otro momento complejo se generó cuando se evaluaban las condiciones para el cese el fuego bilateral. El Eln no renunciaba al secuestro y contestaba que el Gobierno tenía que asumir su responsabilidad en el asesinato de líderes sociales porque eso no les brindaba confianza para una eventual dejación de armas, aun cuando este tema no era un compromiso previo para abordar la negociación.

En diciembre hubo otro estancamiento: la delegación del Gobierno, encabezada por Juan Camilo Restrepo, renunció, según conoció EL COLOMBIANO por la existencia de una mesa paralela integrada por el senador Iván Cepeda y el exministro Álvaro Leyva, lo que deslegitimaba a la delegación oficial ante el Eln.

Este primer aniversario se cumple justamente en un momento de crisis, ambas partes exigen cosas que, por ahora, resultan difíciles de cumplir, en gran medida por las líneas rojas que se han trazado en los dos equipos negociadores.

El Gobierno pide que el Eln acepte un nuevo cese bilateral del fuego que provea alivios humanitarios. El Eln, por su parte, reclama que el Ejecutivo cumpla su palabra y se siente a negociar la agenda, sin ceses de por medio. El argumento es que el diálogo se ha centrado en la suspensión de hostilidades y, por el contrario, los puntos acordasdos para la discusión se mantienen en el congelador.

Sin embargo, este fue un año de aprendizajes: el Gobierno y el país vieron aspectos que no eran conocidos de esa guerrilla. Así lo señaló Jorge Restrepo, director del Centro de Recursos para Análisis del Conflicto, Cerac: “el Eln cada vez tienen más comando y control. Hace un año nos la pasábamos hablando de que era una organización federada y hoy en día es más cohesionada”.

El cese el fuego que rigió entre el 1 de octubre de 2017 y el 9 de enero pasado fue muestra de eso, dentro de los márgenes el Eln cumplió e informó cuando no lo hizo.

Así mismo, al terminar su vigencia, la guerrilla arreció su ofensiva militar y mostró que es una fuerza en expansión y no en decadencia como se ha sostenido constantemente de parte de las autoridades militares, de policía y el Gobierno.

El Eln ¿más fuerte?

Jeremy McDermott, codirector de Insight Crime, explicó que el aspecto militar del Eln puede leerse en dos sentidos: hay lugares donde su accionar no ha cambiado, como ocurre en Arauca y Norte de Santander, regiones de presencia histórica de esta guerrilla. Pero hay otras zonas donde se ha fortalecido como la costa Pacífica.

“Al fin del año pasado, pasamos casi un mes en el Chocó donde vimos un empalme entre elementos de las Farc con los elenos, algo que debía estar planeado desde hace más de un año. Cuando los urabeños llegaron por la zona de Riosucio vimos los elenos fortalecidos con milicia fariana”, señaló el investigador.

Ese centro de investigaciones ha logrado identificar que importantes reductos de las milicias de las Farc decidieron trabajar con el Eln en Antioquia, Chocó, parte de Nariño y Cauca, para proteger sus propiedades, inversiones y familias. Finalmente, les resultaba mejor colaborar con los elenos que enfrentar el riesgo con grupos ilegales como “los Urabeños”.

Para Álvarez Vanegas, la acción militar del Eln tiene tres perspectivas: la primera es el fortalecimiento en sus zonas históricas como Catatumbo, Bajo Cauca y Nordeste antioqueños, centro y sur de Cauca, centro y sur de Chocó, el piedemonte y el Pacífico nariñense.

Segundo, la expansión a zonas donde antes estaban las Farc, que no son de grandes ejércitos, y que se da de manera paulatina en el norte de Chocó, el eje que rodea los bordes del Nudo de Paramillo (sur de Córdoba y Cáceres, Valdivia, Yarumal e Ituango, en Antioquia), Arauca colindando con Vichada y hay recientes reportes entre Guajira y Cesar.

La tercera es el uso de brazaletes del Eln sin confirmación de si se trata de una presencia real de ellos en terreno, como ocurre en zonas de Cauca y Vichada.

“Es una expansión importante, pero es paulatina, por lo que no se puede exagerar, planteando que los elenos están en todo el país”, explicó Álvarez Vanegas.

Por su parte, Germán Valencia, investigador de Ciencias Políticas de la Universidad de Antioquia, consideró que esa insurgencia se venía fortaleciendo desde el 2009, pero la salida de las Farc ha permitido su expansión.

“No se sabe si consiguieron armas, camuflados, tecnologías, pero su presencia es más visible, y como no hay presencia de Farc y hay un enfrentamiento continuo contra las Bacrim encontramos una mayor presencia. Se ha intensificado una guerra en la que parece el Eln como un actor importante”, dijo el profesor.

Sin embargo, el director del Cerac cree que no hay una expansión ni un fortalecimiento por parte del Eln, sino, por el contrario, cada vez está más débil por los enfrentamientos con el Clan del Golfo.

Negociación, en el limbo

El Gobierno aseguró que “la voluntad del presidente Santos para lograr un acuerdo definitivo ha sido y sigue siendo clara. Que así sea, depende de la coherencia y voluntad política del Eln y de la capacidad de obtener ese objetivo”, y la forma de hacerlo es retomar el cese el fuego bilateral.

“El Gobierno está atendiendo el clamor de la población civil y de la comunidad internacional, para que se preserven los logros del cese el fuego que terminó el 9 de enero. Atender ese clamor fortalecería la legitimidad de la mesa ante la opinión y, además, generaría condiciones indispensables para poder hacer un amplio ejercicio de participación donde estén presentes las comunidades en los territorios, como es la voluntad del gobierno”, señaló el Ejecutivo.

El Eln, por su parte, dijo que se comprometió a abordar la agenda de negociaciones y que está dispuesto a hacerlo en medio del conflicto o con un nuevo cese el fuego, en nuevas condiciones.

Hoy que inicia el segundo año de las negociaciones, la mesa parece congelada y quienes fueron siempre optimistas han dejado de serlo ante las pocas señales de una consolidación de estos diálogos.

Contexto de la Noticia

PARA SABER MÁS Desentrabar el problema

El presidente Juan Manuel Santos enviará a Quito, Ecuador, al exministro Álvaro Leyva y al senador Iván Cepeda para que traten de solucionar con la delegación del Eln la diferencia generada desde el fin del cese el fuego bilateral, precisamente, según supo EL COLOMBIANO, la participación de ambas personas, en una especie de mesa paralela, aunque generó inconvenientes en el pasado, en este caso, podría ser la solución. Por su parte, el analista Luis Eduardo Celis considera que en este momento es vital la intervención de los países garantes, quienes pueden ayudar a llegar a un punto medio que permita la continuación de la mesa de diálogos que cumplirá pasado mañana un mes suspendida.

Paréntesis En lo que se avanzó y en lo que no

Luis Eduardo Celis aseguró que durante un año solo hubo aciertos significativos en participación de sociedad civil, cuyas audiencias metodológicas se realizaron en Tocancipá en noviembre. También señaló que el cese el fuego fue un aspecto positivo de este primer año, pero a la vez desencadenó la peor crisis.

El problema, de acuerdo con Germán Valencia, es que la agenda con el Eln no está cerrada, sino que se construirá a partir de lo que resulte de la participación en la sociedad, es decir, lo que existe desde hace un año es más una agenda metodológica que de negociación. Por ello es que Eduardo Álvarez Vanegas advirtió que el Gobierno y la guerrilla no han pasado del diálogo. En el tintero se queda una propuesta que entusiasmó a las comunidades, un gesto de paz mediante el cual el Gobierno y el Eln desminarían dos municipios en Chocó y Nariño.

Olga Patricia Rendón Marulanda

Soy periodista egresada de la Universidad de Antioquia. Mi primera entrevista se la hice a mi padre y, desde entonces, no he parado de preguntar.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

ANÁLISIS

Vacíos de una paz necesaria
Álvaro Jiménez
Director de la Campaña Colombiana contra Minas

Los esfuerzos por negociar la paz con el Eln deben ser apoyados. En el fracaso de este proceso se esfuma la posibilidad de cerrar el ciclo de violencia política que los colombianos vivimos por más de medio siglo.

De modo facilista se dice que el único camino dejado por el Eln al país, es el de darles...

Notas de la sección