Ni los bebés pueden respirar tranquilos

  • FOTO ARCHIVO EDWIN BUSTAMANTE
    FOTO ARCHIVO EDWIN BUSTAMANTE
Por Helena Cortés Gómez | Publicado el 14 de enero de 2018
Infografía
Contaminación del aire daña cerebro de los niños
30 %

de las consultas médicas por enfermedades respiratorias son de niños y adultos mayores: Elkín Martínez.

El planeta Tierra se comporta como si fuera un gran organismo vivo capaz de autorregularse. Se trata de la hipótesis Gaia, planteada por James Lovelock en 1969. Según esta teoría, apoyada y extendida por la famosa bióloga evolutiva Lynn Margulis, los humanos han cambiado la biósfera, afectando el entorno y esto a su vez los impacta.

Los científicos aseguran que hemos entrado en una nueva era geológica: el antropoceno, la edad de los humanos. Así como los humanos fueron hechos por la Tierra, la Tierra es reformada, para bien o para mal, por los humanos.

Haciendo una analogía, Lovelock advirtió que, a causa de la intervención de las personas, el planeta llegó a un “estado terminal”, similar al que sufriría alguien que le falla el corazón o los riñones.

La tierra no es la única enferma, quienes la habitan también ven afectada su salud. Durante la década del setenta y el ochenta, se develó que la contaminación atmosférica generada por la combustión de gasolina que contenía plomo causa daños graves al sistema nervioso de los niños y en su desarrollo cognitivo.

Países como Francia, Reino Unido, Noruega y Países Bajos respondieron a esta amenaza de manera decisiva: dejarán de vender carros de gasolina y diesel máximo en 2040. Pero no es suficiente.

Recientemente Unicef lanzó un informe que sugiere que otros contaminantes del aire también pueden estar dañando los cerebros de los niños.

Andrés Sánchez Caraballo, biólogo inmunólogo con maestría de la Universidad de Cartagena, asegura que hay tres tipos de contaminantes: los físicos, como el ruido; los químicos como todas las sustancias que son producidas a gran escala y los biológicos como los hongos.

“Dependiendo del contaminante estos afectarán sistemas diferentes del cuerpo humano. Dentro de los aéreos, los más importantes son el monóxido de carbono, las partículas menores a 2,5 micrómetros, el metano, y los compuestos clorofluorocarbonados, que afectan a los pulmones pero también se ha demostrado que perjudican al sistema inmunológico y al endocrino”.

Los bebés afectados

Diecisiete millones de menores de un año respiran aire tóxico, poniendo en riesgo el desarrollo de su cerebro, advirtió la agencia de la ONU.

Los bebés en el sur de Asia fueron los más afectados, con más de 12 millones viviendo en áreas con contaminación seis veces mayor que los niveles seguros.

Otros cuatro millones estaban en riesgo en Asia Oriental y el Pacífico.

Unicef dice en el informe que respirar la contaminación del aire en partículas podría dañar el tejido cerebral y perjudicar el desarrollo cognitivo.

Asegura que, reforzando la evidencia neurológica, los estudios han encontrado asociaciones directas entre la contaminación del aire, la exposición y los resultados cognitivos, incluyendo una reducción del coeficiente intelectual verbal y no verbal, la memoria, los puntajes en pruebas de conocimientos y los promedios de calificaciones entre los niños en edad escolar, así como otros problemas de conducta neurológica.

También advierten que inhalar contaminantes del aire durante el embarazo puede cruzar la placenta y afectar el cerebro en desarrollo de un feto, con potenciales efectos de por vida.

La investigación muestra una asociación entre la exposición prenatal a altos niveles de contaminación del aire y el retraso en el desarrollo a la edad de tres años, así como problemas psicológicos y de comportamiento más adelante en la infancia, incluyendo síntomas de hiperactividad y déficit de atención (TDAH), ansiedad y depresión.

Otro estudio, publicado en Epidemiology en enero de 2016, informa una caída de cuatro puntos, de 27 a 23, en el coeficiente intelectual a la edad de 5 años entre niños expuestos al aire tóxico en el útero.

La contaminación del aire también se ha demostrado que afecta la salud del feto, causando consecuencias como bajo peso al nacer, que a su vez plantean desafíos para el desarrollo de la primera infancia.

Dado todos los riesgos que implica la contaminación del aire, la necesidad de actuar es urgente.

El director ejecutivo de UNICEF, Anthony Lake, explica que “proteger a los niños de la contaminación del aire no solo beneficia a los más pequeños. También ayuda a sus sociedades, porque reduce los costos de la atención médica, aumenta la productividad y crea un entorno más seguro y más limpio para todos”.

Unicef propone aprovechar que muchos de los niños de ahora a menudo se apasionan por el medio ambiente. “A medida que más y más el mundo se urbaniza, y sin medidas adecuadas de protección y reducción de la contaminación, más niños estarán en riesgo en los próximos años”, dice Unicef en un comunicado oficial.

Exige un uso más amplio de máscaras faciales y sistemas de filtrado de aire y que los niños no viajen durante los picos de contaminación.

Un estudio diferente, publicado en diciembre de este año en The BMJ y liderado por el Imperial College London, encontró que el aire contaminado de la ciudad británica estaba conduciendo a un menor peso al nacer.

Esto se relaciona con una mayor mortalidad infantil y enfermedades del desarrollo. El mes pasado, un humo peligroso comenzó a cubrir la capital india, Delhi , lo que provocó que el primer ministro de la capital india, Arvind Kejriwal, dijera que la ciudad se había convertido en una “cámara de gas”.

En el norte de China, se estima que la contaminación del aire acortará la esperanza de vida en alrededor de tres años y el gobierno ha impuesto normas de emisiones estrictas a las empresas, aunque los medios estatales han denunciado que se burlan de forma rutinaria.

En Medellín mueren 3.000 personas por respirar el aire contaminado, según una investigación de la Universidad de Antioquia en la que participó el epidemiólogo Elkin Martínez.

De acuerdo a la investigación, Medellín vive una “epidemia por enfermedades asociadas a la contaminación ambiental”.

“1.000 personas por enfermedad pulmonar crónica, 500 por cáncer de pulmón y calculamos que unas 1.500 mueren por enfermedad cardiovascular provocada por el ingreso a la sangre de los gases tóxicos y de las partículas ultrafinas que contaminan el aire de la ciudad”, explicó Martínez .

Contexto de la Noticia

Un manifiesto ecomodernista

Reproducimos la declaración de expertos en el tema y defensores del medio ambiente en el que plantean la convicción de que el conocimiento y la tecnología, aplicados con sabiduría, podrían permitir un gran antropoceno:

La humanidad ha florecido en los últimos dos siglos. La expectativa de vida promedio pasó de 30 a 70 años, lo que condujo a una población grande, que sigue aumentando, capaz de vivir en multitud de ambientes. El progreso ha sido enorme sin embargo el impacto de la vida moderna ha comienza a dejar mella en el planeta. Un buen atropoceno exige que los humanos empleen sus crecientes poderes sociales, económicos y tecnológicos para mejorar la vida de la gente, estabilizar el clima y proteger la naturaleza. Al respecto, reafirmamos un viejo ideal ambientalista que dice que la humanidad debe reducir su impacto sobre el medioambiente para dejar espacio a la naturaleza, al tiempo que rechazamos otro: que las sociedades deben vivir en armonía con la naturaleza para evitar el colapso ecológico y económico.

Estos dos ideales ya no son reconciliables. Los sistemas naturales, como regla general, no podrán ser protegidos ni impulsados si ha de expandirse en ellos la dependencia humana en procura de sustento y bienestar.

Intensificar muchas actividades –en particular la agricultura, la extracción energética, la silvicultura y el asentamiento humano– para que usen menos tierra e interfieran menos con la naturaleza es la clave a la hora de desacoplar el desarrollo del impacto ambiental. Se trata de procesos socioeconómicos y tecnológicos fundamentales para la modernización económica y la protección del ambiente. Juntos, permiten mitigar el cambio climático, dispensar a la naturaleza y aliviar la pobreza global.

Aunque hasta ahora hemos escrito por separado, nuestros puntos de vista se discuten crecientemente como un todo. Hemos adoptado el nombre de ecopragmatistas y ecomodernistas. El presente texto nos sirve para afirmar y clarificar nuestras opiniones y para describir una visión de cómo usar los extraordinarios poderes de la humanidad para crear un buen antropoceno.

Lea la propuesta completa en: ecomodernism.org/espanol/

Los ciclistas se ven muy afectados

Atrapada detrás de un bús o un carro viejo que vomita humo, un aroma diésel se atraganta en mis pulmones. Al viajar cada día al trabajo en bicicleta, muchas veces me pregunto: ¿esta es realmente la opción saludable?

Los estudios indican que andar en bicicleta es mucho mejor para la salud que no hacerlo, incluso teniendo en cuenta la exposición a la contaminación y el riesgo de accidente. Entonces, como biciusuaria, ¿qué puedo hacer para limitar mi exposición? Una idea simple es tomar calles secundarias más tranquilas en donde la concentración de algunos contaminantes puede ser menor.

Helena Cortés Gómez

Periodista, científica frustrada, errante y enamorada de los perros. Eterna aprendiz.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección