Infecciones que se detienen con prevención

Por Andrés Velásquez | Publicado el 16 de agosto de 2018
Infografía
Infecciones que se detienen con prevención

Lavarse bien las manos, con agua y jabón, es una premisa que para algunos se ha vuelto repetitiva y cansona, pero es el método que permite que muchas infecciones se propaguen y entre ellas se cuentan las nosocomiales.

Estas infecciones son las asociadas a la atención en salud, pero no solo en los hospitales y clínicas, estas también pueden contraerse en instituciones que brindan atención y cuidado a personas en otros espacios como hogares geriátricos o que cuidan a pacientes con enfermedades crónicas.

Isabel Cristina Ramírez Sánchez, especialista en enfermedades infecciosas del Hospital Pablo Tobón Uribe y docente de la facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia, detalla que los contagios “se presentan en pacientes que están hospitalizados y tienen algún factor de riesgo, para que estas se presenten”.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el “evento adverso más frecuente durante la prestación de atención sanitaria, y ninguna institución ni país puede afirmar que ha resuelto el problema. Según los datos de varios países, se calcula que cada año cientos de millones de pacientes de todo el mundo se ven afectados por estas infecciones. La carga de las mismas es varias veces superior en los países de ingresos bajos y medianos que en los países de ingresos altos”.

¿Cuál es el riesgo?

Y es un tema que no puede dejarse a un lado, pues explica Ramírez Sánchez que estas “son riesgosas porque cambia el pronóstico del paciente, dependiendo de donde sea la infección, entonces aumenta la estancia hospitalaria, los costos en salud y pueden poner en riesgo la vida del paciente, aumentar la morbilidad (entendida como la manifestación de la enfermedad de un paciente) y también puede aumentar la mortalidad”.

Algunas de las que se cuentan dentro de este grupo son las infecciones del torrente sanguíneo, urinarias, del sitio operatorio o quirúrgico, neumonía asociada al cuidado de la salud.

No se puede hablar con precisión de cuántas personas se afectan, pues tal como lo plantea la OMS, “son el evento adverso más frecuente en la atención sanitaria, su verdadera carga mundial aún no se conoce con exactitud debido a la dificultad de reunir datos fiables: la mayoría de los países carece de sistemas de vigilancia de estas infecciones, y aquellos que disponen de ellos se ven confrontados con la complejidad y la falta de uniformidad de los criterios para diagnosticarlas”.

Por esto lo más acertado es combatirlas cuando se presentan y ser rigurosos en los planes de prevención. Para lo primero, la especialista explica: “Para combatirla hay que hacer un diagnóstico temprano y oportuno. Hacer el diagnóstico y dar el tratamiento oportuno”.

Y para lo segundo, es fundamental conocer los planes de prevención de las instituciones clínicas y hospitalarias donde se promueve, entre otros, la higiene de las manos, aislamientos adecuados —entre estos usar batas, guantes y gorros que evitan que los gérmenes multirresistentes que se adhieren a la ropa se queden en las habitaciones de los pacientes— y técnicas de limpieza, desinfección y esterilización de los instrumentos de cirugía como tijeras y bisturíes, y otros que se usan en la atención a pacientes. Claro, acá se excluyen los desechables, esos deben eliminarse.

Y una premisa fundamental para evitar estas infecciones es lavarse muy bien las manos.

Contexto de la Noticia

Prevención desde la OMS

La Organización plantea esta ruta preventiva: Identificar los determinantes locales de la carga de las infecciones asociadas a la atención en salud.

Mejorar los sistemas de notificación y vigilancia a nivel nacional.

Garantizar unos requisitos mínimos en lo que respecta a los establecimientos y los recursos disponibles destinados a la vigilancia de las infecciones a nivel institucional, incluida la capacidad de los laboratorios de microbiología.

Garantizar el funcionamiento efectivo de los componentes fundamentales del control de las infecciones a nivel nacional y en los establecimientos de atención sanitaria.

Aplicar las medidas generales de prevención, en particular las prácticas óptimas de higiene de las manos a la cabecera del paciente.

Mejorar la educación y la responsabilización del personal.

Realizar investigaciones para adaptar y validar los protocolos de vigilancia en función de las circunstancias de los países en desarrollo.

Realizar investigaciones sobre la posible participación de los pacientes y sus familias en la notificación y el control de las infecciones.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección