Nuevas pistas sobre el secreto de la longevidad

  • Los humanos tenemos mucho en común con la mosca de la fruta o Drosophila melanogaster. FOTO SSTOCK
    Los humanos tenemos mucho en común con la mosca de la fruta o Drosophila melanogaster. FOTO SSTOCK
Por Helena Cortés Gómez | Publicado el 11 de junio de 2018

Cada vez hay más pruebas de que somos lo que comemos o, en este caso, lo que comen las bacterias que viven en nuestro intestino, y esto podría tener una influencia en la manera en que envejecemos.

Experimentos con Moscas de la Fruta muestran una mayor esperanza de vida gracias a una combinación de probióticos y un suplemento a base de hierbas. Tenga en cuenta que genéticamente hablando, los humanos y las moscas de la fruta son sorprendentemente parecidos, según dijo la bióloga Sharmila Bhattacharya del Centro de Investigación Ames de la Nasa. “Aproximadamente el 61 % de los genes de enfermedades humanas que se conocen tienen una contrapartida identificable en el código genético de las moscas de la fruta, y el 50 % de las secuencias proteínicas de la mosca tiene análogos en los mamíferos”.

Científicos de la Universidad McGill alimentaron moscas de la fruta con una combinación de probióticos y un suplemento herbal llamado Triphala que fue capaz de prolongar la longevidad de las moscas en un 60 % y protegerlas contra las enfermedades crónicas asociadas con el envejecimiento.

El estudio, publicado en Scientific Reports, se suma a un creciente cuerpo de evidencia de la influencia que las bacterias intestinales pueden tener en la salud. Los investigadores incorporaron un simbiótico, hecho de probióticos con un suplemento rico en polifenoles, en la dieta de las moscas de la fruta.

Las moscas alimentadas con el simbiótico vivían hasta 66 días de edad, 26 días más que las que no tenían el suplemento. También mostraron rasgos reducidos de envejecimiento, como el aumento de la resistencia a la insulina, la inflamación y el estrés oxidativo.

“Los probióticos cambian drásticamente la arquitectura de la microbiota intestinal, no solo en su composición sino también en la forma en que se metabolizan los alimentos que comemos”, dijo Satya Prakash, profesor de ingeniería biomédica en la Facultad de Medicina de McGill y autor principal del estudio al portal Science daily. “Esto permite que una sola formulación probiótica actúe simultáneamente sobre varias vías de señalización bioquímica para provocar efectos fisiológicos amplios y beneficiosos”.

Debido a la similitud de la genética con las moscas, esta nueva información podría indicar el camino parque cumpla muchos años más

Contexto de la Noticia

radiografía la conexión intestino cerebro

Los autores también argumentan que los hallazgos pueden explicarse por el “eje del intestino-cerebro”, un sistema de comunicación bidireccional entre los microorganismos que residen en el tracto gastrointestinal, la microbiota, y el cerebro. En los últimos años, los estudios han demostrado que el eje del intestino-cerebro está involucrado en cambios neuropatológicos y en una variedad de condiciones tales como el síndrome del intestino irritable, la neurodegeneración e incluso la depresión.

Helena Cortés Gómez

Periodista, científica frustrada, errante y enamorada de los perros. Eterna aprendiz.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección