En 2017 se vuelve a leer 1984, de George Orwell

  • Con 1984 y Rebelión en la granja, G. Orwell alertaban sobre totalitarismo. FOTO Cortesía counter-currents.com
    Con 1984 y Rebelión en la granja, G. Orwell alertaban sobre totalitarismo. FOTO Cortesía counter-currents.com
Por John Saldarriaga | Publicado el 03 de febrero de 2017
75

mil copias de 1984 reimprimió Penguin USA esta semana. Es el libro más vendido en Amazon.

Orwelliano es un estado totalitario, represivo, que manipula la información. Este término está montado sobre el apellido de George Orwell, autor de la novela 1984, en la describe un mundo así. Ese es el que están percibiendo los estadounidenses que se les está viniendo encima con la llegada de Donald Trump al poder. Por eso, la novela del autor inglés, publicada a mediados del siglo veinte, disparó sus ventas en Norteamérica —y en el resto del planeta— por estos días.

El día de la posesión del nuevo presidente, la portavoz de la Casa Blanca, Sean Sicer, afirmó que la posesión de Trump había sido la más concurrida de la historia de los Estados Unidos, a pesar de que la gente vio por televisión, gracias a tomas aéreas, que asistió mucha menos gente que a otras, en especial a la del antecesor Barak Obama.

Un periodista preguntó a la consejera de Comunicación, Kellyanne Conway, por qué decían tal mentira y ella explicó que no lo era. Se refirió a tal falacia como “hechos alternativos”, lo cual es uno de los términos acuñados por George Orwell en su novela, como parte de la neolengua que distorsiona la verdad. La manipula.

“La guerra es la paz.

La libertad es la esclavitud.

La ignorancia es la fuerza”.

Son ideas que se repiten en esta obra, en la que aparecen también las ideas del Gran Hermano (“El Gran Hermano te vigila”, letrero que aparecía al paso de los individuos en la novela de Orwell), fundan el concepto de la hipervigilancia, la cual se efectuaba, entre otras formas, por medio de las telepantallas, pantallas negras que hay quienes relacionan con las pantallas de los computadores y los teléfonos móviles que, al tiempo que comunican, sirven para vigilar a los usuarios. Los individuos están indefensos ante el sistema.

“Sí tiene sentido esta relación entre lo que sucede en Estados Unidos y 1984 —comenta el analista político Jorge Giraldo Ramírez—. Pero no porque Orwell hubiera hecho una literatura de anticipación, sino que describía lo que sucedía en sus tiempos, como lo señala Umberto Eco en el prólogo de una edición de esta novela”.

Sus tiempos: el totalitarismo nazi promovido por Hitler; el soviético, por Stalin; el italiano, por Mussolini.

Asegura que la neolengua de Trump es producto del lenguaje políticamente correcto que impera en nuestros días. Ese que está colmado de eufemismos que impiden llamar las cosas por su nombre e instalado en una sociedad donde no importa la calidad de las cosas sino los seguidores que tienen. “En campaña, cierto periodista le preguntó a Trump si no le importaba la mala imagen que tenía. Respondió: “Ese no es el problema. El problema es el ratting (sintonía). Yo tengo ratting”. Es igual a los pelados de hoy: lo que les importa no son los comentarios que hacen de un video que suben a la red, sino la cantidad de personas que lo visitan. Trump tiene esa misma lógica. Así, un hombre común está feliz de que en el poder haya alguien como él”.

Un Hitler con plata

El escritor Gustavo Álvarez Gardeazábal coincide con estas ideas. “Trump va más allá de manipular los mensajes. Llega a manipular el poder”. Recuerda a Hitler, dice, pero un Hitler con plata, bruto y misógino. Con la idea de hacer de Estados Unidos una nación grande, continúa, les quitará la comodidad a los ciudadanos. Por ejemplo: construye el muro en la frontera de México, país del cual ingresa el 35 % de los alimentos que consumen en Estados Unidos.

“Con los odios que genera —dice Álvarez Gardeazábal— no está buscando guerra, pero le va a estallar adentro”.

Contexto de la Noticia

Paréntesis La obra de Orwell y otras

En 1984, George Orwell habla de un estado omnipresente, del Gran Hermano, de una policía del pensamiento y de tres ministerios: el del Amor (administra castigos y torturas), el de la Paz (maneja asuntos de guerra para que sea permanente con otros países y tener paz interna), de la Abundancia (economía de la subsistencia con duro racionamiento) y de la Verdad (destruye documentos y fabrica verdad oficial).

Otras obras que reflejan estas ideas son: Eso no puede pasar aquí, de Sinclair Lewis; Un mundo feliz, de Aldous Huxley; Fahrenheit 451, de Ray Bradbury, etc.

John Saldarriaga Londoño

Envigadeño dedicado a la escritura de periodismo narrativo y literatura. Libros de cuentos: Al filo de la realidad y El alma de las cosas. Periodismo: Contra el viento del olvido, en coautoría con William Ospina y Rubén López; Crónicas de humo, El Arca de Noé, y Vida y milagros. Novelas: Gema, la nieve y el batracio, El fiscal Rosado, y El fiscal Rosado y la extraña muerte del actor dramático. Fábulas: Las fábulas de Alí Pato. Premio de la Sociedad Interamericana de Prensa.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección