La herencia de Bastenier son sus enseñanzas

  • ilustración Esteban parís
    ilustración Esteban parís
Por John saldarriaga | Publicado el 29 de abril de 2017
en definitiva

El periodista español Miguel Ángel Bastenier, fallecido ayer, deja importantes lecciones de periodismo, como el de la honestidad, que debe tomar el lugar de la objetividad.

Miguel Ángel Bastenier, un periodista que vivía en función de su oficio, fue una figura influyente en el panorama iberoamericano.

Este español recibió la nacionalidad colombiana en 2003. Por eso no es casual que entre los cientos de seguidores de su cuenta de Twitter, la mayor parte sean de América Latina y, de estos, el mayor número sea de colombianos. Y porque hablaba de los asuntos de la región con la propiedad de un habitante de nuestro continente.

De acuerdo con el cronista Alberto Salcedo Ramos, quien compartió con él en los cursos de la Fundación para el Nuevo Periodismo, Bastenier “sabía el ABC de este oficio, culto e informado. Amaba el periodismo y creía que ninguna sociedad era viable sin un periodismo fuerte”.

Bastenier mantuvo por años una columna en El País, de España. En ella hablaba de actualidad mundial: situación de países de América Latina, de Donald Trump, de Europa...

También de periodismo: dictaba lecciones sobre la objetividad, la elaboración de la primera página, historia del oficio o los desafíos del mismo.

Se interesó por los géneros periodísticos y escribió sobre la profesión. Entre ellos: Palestina, el conflicto, Barcelona: Asesa, 1991; La Guerra de Siempre: pasado, presente y futuro del conflicto árabe-israelí, Barcelona: Península, 1999. El Blanco Móvil. Curso de Periodismo, Madrid: Ediciones El País, 2001. Cómo se escribe un periódico: el chip colonial y los medios en América Latina. Bogotá: Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano, 2009.

Con Miguel Ángel Bastenier se va un comunicador íntegro, que entendía que la historia y la literatura dan sustento a los contenidos periodísticos. Un periodista que sabía contar.

Contexto de la Noticia

Desde adentro Perfil de un maestro del periodismo

Al parecer, Miguel Ángel Bastenier, el maestro de periodismo fallecido ayer en Madrid, era dueño de una memoria plausible: recordaba por el nombre a quienes habían sido sus alumnos, hasta que el número de ellos pasó de mil.

Esto cuenta Bernardo Marín, de El País, de España, donde Bastenier trabajó desde 1982 hasta esta semana, antes de morir aquejado de un cáncer de riñón.

Miguel Ángel Bastenier Martínez nació en Barcelona, en septiembre de 1940. Fumador imparable, también fue un estudioso insaciable: además de su formación en periodismo, fue licenciado en Derecho, Historia y Lengua y Literatura inglesa. Fue profesor de la Fundación para el Nuevo periodismo, director del diario Tele Exprés de Barcelona y subdirector de El Periódico de Catalunya. Escribió libros de periodismo. Reflexivo sobre los asuntos de su oficio y de la realidad mundial, era un editorialista rápido.

Entre las anécdotas que cuentan, hay una que relata el periodista Juan Cruz, que lo pinta en esta faceta: le encargaron muy tarde un editorial urgente; él se dispuso ante la máquina de escribir. Cuando llevaba media página se volvió hacia su director, Antonio Franco, y le preguntó: “¿A favor o en contra?”.

mi percepción Alberto salcedo compartió con él

“A Bastenier lo han descrito como un jabalí de peluche, o un ogro con un corazón de oro, porque, como aquel animal, tenía espinas, pero en realidad era menos duro de lo que aparentaba ser.

Era inteligente e irónico, dueño de una pedagogía potente que a veces hacía llorar a los alumnos, hasta que entendían que era un comprometido con el proceso de enseñanza y comenzaban a adorarlo.

Era un gruñón, pero un maestro generoso. Conmigo era cordial, no meloso.

Llegué a la Fnpi en 2004 porque a él le dio un infarto en Cartagena. Jaime Abello (director de la fundación) me llevó al hospital. Él estaba entubado y con sondas en la nariz. “Alberto va a dictar tu curso en los días que faltan, pero eso no quiere decir que te vaya a reemplazar”.

Bastenier sacó fuerzas para decir: “Claro que no me va a reemplazar”.

Otra vez que nos reunimos busqué la forma de hablarle del cigarrillo:

“Unos prefieren morir de comer judías verdes; otros, tocino, y hay quienes más con el cigarrillo”, como diciéndome que cada cual escogía la forma en que quería morirse. No le dije nada más del asunto”.

DIEZ LECCIONES DE PERIODISMO QUE DEJÓ MIGUEL ÁNGEL BASTENIER

1. Periodismo es imparcial, no neutral
“Los hechos no son neutrales nunca. La construcción literaria que haces con esos hechos y la conclusión a la que has llegado tampoco son neutrales (...). Si la objetividad no existe, existe la honradez. Admito que separar lo que uno quiere (...) y lo que uno hace no es fácil. Tú no prefieres nada y las querencias que tienes no deben contaminar tu texto. Tú solo vas a querer la mejor versión para el lector, la más rica, más amplia, la que lo explica mejor, la que ofrece mejores conocimientos. Eso no es ser neutral, sino imparcial. Es tu versión literaria o periodística de los hechos”.

Publicado en másinvestigación.es

2. Mirada personal del periodista
¿Cuál es su opinión respecto del impacto que viene teniendo Internet?

“Cada día el Internet es más importante, lo que ocurre es que eso tampoco sustituye la experiencia personal propia. El gran periódico es un órgano de comunicación diaria a través de papel, que obtiene su material en forma directa. Nada sustituye la mirada personal del periodista”.

Entrevista concedida al Cronicón virtual.

3. Sobre el escritor de periódicos
“La prensa, y no solo impresa sino también digital, sufre hoy la legítima embestida de las redes sociales; comunicación contra información.

Y en tan azarosos momentos haría más falta que nunca un Gabo en cada redacción, para que nos recuerde en qué consiste eso del periodismo. Pero escritores de periódico y periodistas no se prodigan (...).

Sin los escritores de periódico los diarios no existirían”.

Publicado en:

clasesdeperiodismo.com

4. El Periodismo es práctica
Hay un exceso de teorías, sobre todo en América Latina, referidas a cómo hacer periodismo:

“Hay que entender que el periodismo no tiene teoría sino práctica.

Para ser arquitecto, ingeniero o médico hay que aprenderse un montón de libros, para ser periodista no.

Lo que hay que hacer es leer mucha literatura. He escrito libros de periodismo y jamás le he recomendado uno a nadie”.

En El Comercio, de Ecuador.

5. En el tema de Investigación periodística
“La gran investigación, por lo menos en lo que hace referencia al trabajo del periodista, sigue siendo la que se patea en la calle, la que escruta documentos y personajes, y se consigue por el esfuerzo indiviso del profesional. Recuerdo como en los años ochenta circuló por (...) un presunto acopio de memorias de Hitler (...). Quien ofrecía ese material pedía una suma considerable. En España nadie publicó aquellas memorias, aunque solo fuera porque pagar por la información está feo”.

Publicado en: En su columna en El País de España, mayo 6 de 2016.

6. El reportaje, tras un blanco móvil
“El reportaje es quizá junto con las entrevistas de gran calado, el nivel máximo de realización periodística personal. Es el reportero en el lugar en el que pasan o han pasado las cosas (...) Eso es lo que yo llamo en uno de mis libros el Blanco Móvil, aquello para lo que no se te avisa o más bien tratan, todo lo contrario, de que no te enteres de que ha sucedido. El reportaje es el vehículo natural de la agenda propia, y si hay alguna posibilidad de que el periodismo, más o menos como lo conocemos, sobreviva, es por ahí”. Publicado en: entrevista Fnpi.

7. Sobre la objetividad en periodismo
“La cosa es bien sabida y dudo que haya universidades que discutan el tema de la objetividad en periodismo, pero lo cierto es que muchos practicantes del oficio no se han curado de esa ilusión, y son muchos más aún los lectores que la reclaman, cuando, en realidad, todo se reduce a un cuidadoso empleo de las palabras, y en tiempo digital, de audios, imagen y demás utensilios del menaje periodístico”.

Publicado en: En su columna en El País de España, publicada el 21 de diciembre de 2015.

8. Lecciones cortas del maestro
“El reportaje es el periodista en los hechos. La entrevista es el periodista en el personaje”. “La entrevista es el subgénero del reportaje”.

“El mejor periodista es un investigador, pero ni policía, ni juez. Documenta e interpreta el caso, y ahí acaba su función”. “La crónica es la suma de todo lo que sabe un periodista en un momento dado”.

“Y la única manera que tiene el periodista de hacer un mundo mejor es haciendo un periodismo mejor”.

Publicado en su columna en El País de España.

9. Sobre Motel del voyeur, de Talese
“El periodista obtiene su material sin presentarse como lo que no es y menos aún sin que lo sepan los interesados, amén de que no todo es reporteable, y hay que rechazar las oportunidades de ocasionar perjuicio a terceros así como poner en conocimiento de quien corresponda todo comportamiento que pudiera ser sancionable. Talese ha sido un gran innovador del periodismo, aunque no todos compremos la idea del autor casi tanto actor como narrador, y su obra sigue siendo, al decir de colegas y multitudes, muy grande”: El País, febrero 14 de 2017.

10. Notas sobre la entrevista
“Si somos estrictos, en términos políticos, culturales, o económicos, solo se debe entrevistar a quien se conoce, sobre quien se tiene información, aunque comprendo que eso no es siempre posible. Pero sí lo es documentarse, leer sobre el entrevistado, prepararse concienzudamente y es importante que el periodista esté especializado en ese área, lo que abarca tanto lo internacional como lo nacional de los segmentos indicados”.

Publicada en artículo de El País, 4 de noviembre de 2016.

John Saldarriaga Londoño

Envigadeño dedicado a la escritura de periodismo narrativo y literatura. Libros de cuentos: Al filo de la realidad y El alma de las cosas. Periodismo: Contra el viento del olvido, en coautoría con William Ospina y Rubén López; Crónicas de humo, El Arca de Noé, y Vida y milagros. Novelas: Gema, la nieve y el batracio, El fiscal Rosado, y El fiscal Rosado y la extraña muerte del actor dramático. Fábulas: Las fábulas de Alí Pato. Premio de la Sociedad Interamericana de Prensa.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección