Al nuevo Nobel tal vez ya lo vio en cine

  • Ishiguro confesó sentirse avergonzado de ser el Nobel, porque hay grandes autores vivos a quienes aún no se les ha dado. FOTO afp
    Ishiguro confesó sentirse avergonzado de ser el Nobel, porque hay grandes autores vivos a quienes aún no se les ha dado. FOTO afp
Por mónica quintero restrepo | Publicado el 06 de octubre de 2017

Kazuo Ishiguro no se lavó el pelo. Si hubiera presentido que la Academia Sueca lo nombraría Nobel de Literatura 2017, si se lo hubiera imaginado siquiera, se lo hubiese lavado. Incluso habría elegido otro lugar para que la BBC le confirmara el hecho. No la cocina.

Porque en tiempos de noticias falsas, esas cosas no se creen de una vez. Su agente ya lo había llamado: que estaban diciendo que él era el Nobel, pero, dijo Ishiguro, él es chapado a la antigua. Nunca se creyó candidato –tampoco los apostadores lo tenían en sus quinielas–, pensaba que los Nobel les pasaba a los autores viejos. “Esto me ha hecho comprender –dijo en rueda de prensa en Londres–que ya lo soy”. Tiene 62 años.

Podrías haber pasado un buen rato tratando de localizar esos serpenteantes caminos o tranquilos prados por los que posteriormente Inglaterra sería célebre. Primer párrafo de El gigante enterrado, la más reciente.

El nuevo Nobel

Kazuo nació en Nagasaki, Japón, en 1954. Aunque allí solo vivió los primeros cuatro años. Desde 1960 está en Inglaterra, donde estudió un doctorado en Creación Literaria. Ahora vive en Londres. Es inglés. Escribe en la lengua de Arthur Conan Doyle, el autor del británico Sherlock Holmes, con el que Ishiguro entró al mundo de las lecturas.

En su escritura explora la fantasía, la memoria, el olvido, la historia. Sara Danius, secretaria permanente de la Academia, lo describió como una mezcla entre Jane Austen y Franz Kafka, si bien hay que añadir un poco de Proust, revolver un poco, no mucho, y ahí está su obra. “Está muy interesado en entender el pasado, pero no es un escritor prusiano, no quiere redimir lo que ya pasó. Está explorando lo que tienes que olvidar para sobrevivir, en primer lugar, como individuo o como sociedad”.

Vargas Llosa, Nobel de Literatura 2010, en un escrito para El País, de España, señaló que es un “magnífico autor, de clara raíz japonesa, aunque perfectamente integrado en la literatura inglesa y en su sociedad”.

Hace parte de la generación de novelistas británicos de los 80: Martin Amis, Ian McEwan, Hanif Kureishi, Salman Rushdie y Julian Barnes.

Rushdie, quien ha sonado para el premio literario más importante, dijo sobre Ishiguro, según The Guardian: “Muchas felicitaciones a mi viejo amigo Ish. He amado y admirado sus trabajos desde la primera lectura, Pálida luz en las colinas”.

Los del premio explicaron la decisión: por revelar en sus novelas, que tienen gran fuerza emocional, el sentido ilusorio de conexión con el mundo.

En cualquier caso, los ogros no eran tan terribles. Se lee también en El gigante enterrado, antes de pasar la primera página.

No tan desconocido

Su nombre no fue extraño para muchos. No tanto, como cuando ganó el chino Mo Yan, en 2012, o el sueco Tomas Tranströmer, en 2011. Era muy difícil encontrarlos en las librerías de Medellín. No pasó con Kazuo. Algunas lo tenían en sus repisas, y lo pudieron sacar a vitrina de inmediato. Exlibris, por ejemplo. Lo cuenta Daniela Zapata, si bien precisa que tenía muy poquitos títulos. Dice que los japoneses están en boom.

César Augusto Estrada, librero de Pandora, señala que lo ha recomendado varias veces, que lo conoce hace seis años, y que ahora sí, que es Nobel, le van a creer que es bueno. Lo define como esa literatura que va a trascender en el tiempo, que propone cosas distintas. Las editoriales Anagrama y Acantilado lo han traducido al español.

Ishiguro tiene 7 novelas, y con él, la Academia vuelve a la tradición literaria, no a Svetlana y su periodismo ni a Dylan con su música, este último tan controversial el año pasado. “Se trata, sin duda, de un premio mejor que el del último año”, escribió Vargas Llosa en esa opinión.

Aunque al Nobel 2017 le gustó el músico, y lo dijo a El País, en una entrevista en enero: “Tengo dos héroes musicales y literarios, porque sus letras son tan importantes para mí como su música: Bob Dylan y Leonard Cohen. Estoy encantado con el premio de Dylan, se diría que el comité ha empezado a derribar otra frontera”.

Hasta Danius lo expresó ayer: esperaba que esta elección sí hiciera al mundo feliz.

Contexto de la Noticia

Paréntesis ¿qué leer y ver del nuevo nobel?

Los restos del día, 1989, libro que consideran lo consagró como escritor. Con ese se ganó el Booker Prize, y lo llevó al cine en 1993 James Ivory. Nunca me abandones, 2005, con el que fue nominado al mismo premio, y que adaptó al cine en 2010 Mark Romanek. Una historia en la que jóvenes tienen que descubrir para qué existen. El gigante enterrado, su más reciente novela, que se ambienta en la Inglaterra de la Edad Media y habla de los fantasmas del pasado.

Mónica Quintero Restrepo

Es periodista porque le gusta escribir. A veces intenta con la ficción, y hasta con los poemas, y entonces se llama Camila Avril. Le gusta la literatura, el teatro, el arte y las historias. Es periodista de Cultura de El Colombiano. También estudió Hermenéutica Literaria.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección