Tomarse más que una taza de café en el Eje Cafetero

  • Tomarse más que una taza de café en el Eje Cafetero
  • 1 y 2. Parque del Café. 3. Elefante en Ukumarí. 4. Finca cafetera. FOTO cortesía parque del café, mónica quintero y archivo.

    1 y 2. Parque del Café. 3. Elefante en Ukumarí. 4. Finca cafetera.

    FOTO cortesía parque del café, mónica quintero y archivo.

  • Tomarse más que una taza de café en el Eje Cafetero
  • Tomarse más que una taza de café en el Eje Cafetero
Por mónica quintero restrepo | Publicado el 16 de enero de 2018
47

municipios conforman el Paisaje Cultural Cafetero, según su página oficial.

25

de junio de 2011 se inscribió esta zona en la Lista de Patrimonio Mundial de Unesco.

en definitiva

El Eje Cafetero está desde Medellín a unas cinco horas en carro. Si bien hay lugares turísticos como el Parque del Café y Ukumarí para conocer y divertirse, también es plan de puebliar.

El recuerdo es el de una niña mona, de un metro y algo que lleva un morral en la espalda y camina por un sendero ecológico. Ya cansada, sube esa estructura roja de la llamada Torre del Mirador, que vio desde que entró a ese lugar con sus tíos, y desde arriba mira el paisaje verde, con casitas miniaturas: en uno de los frentes, se acuerda que le dijeron, se ve Armenia y Montenegro.

Era el Parque del Café de antes, en el que no existía Pulpo ni montaña rusa ni tren. Sí estaba el sendero y la casa campesina y al final se podía subir en el teleférico. Ese sí estaba. Entre el recuerdo y la actualidad han pasado unos 20 años, no más. Este lugar lo fundaron en 1995.

Ahora es grandote: 105 hectáreas, 26 atracciones, 4.000 especies de árboles y plantas.

Mirarlo desde las telesillas es darse cuenta de que ha cambiado, y no solo en el tema. Aunque sigue siendo el café desde el nombre y está el museo y el cafetal tradicional y la finca campesina y un pueblo en la mitad que recuerda a los tradicionales paisas con sus casas pintadas de colores y su parque y sus balcones –eso tampoco estaba hace tantos años que fui por primera vez–, las atracciones mecánicas lo vuelven un parque de diversiones para irse a mojar en los rápidos o dejar el corazón en la parte más alta del Kráter, esa montaña rusa que tiene giros de 360 grados y que después de subirlo en 90 grados lo tira con fuerza de la misma manera para dejarlo luego con la cabeza hacia abajo.

Dos parques distintos, o así me pareció con dos señoras con las que compartí el teleférico y que venían de Popayán. Ellas se dedicaron al café y sus sobrinos jóvenes no se bajaron de los carros chocones.

El tren me gustó. Ir por el parque atravesando lo que ellos llaman la segunda etapa. Luego uno se puede devolver a pie. Incluso puede subir hasta la primera subiendo escaleras y no en telesillas o teleférico, eso depende del clima. Dicen que la temperatura promedio es de 21°, pero puede pasar como ese día de enero que fui: qué calor. Ojalá no deje en casa ni el protector solar ni la gorra. Caminar es de lo más chévere.

También el show del café, en el que artistas bailan música tradicional, del pasillo al bambuco y al san juanero. Si bien creo que la promesa de que van a contarte una historia de este producto solo se cumple en los primeros diez minutos, el espectáculo emociona a los que les gusta ver bailar.

Eso me falta, quizá. Las montañas rusas no deberían llamarse ciclón o rin rin, sino conectar más con el grano aquel. Quizá para que a uno no se le olvide donde está.

Hay más, por eso el paseo debe ser sin afán. Enero, y supongo que las temporadas altas, atrae mucha gente, entonces cada atracción tiene filas interminables. Yo terminé solo en el Kráter. Esperar no es lo mío. Mejor ir en esas épocas en que no van tantas personas, irse desde temprano, porque son muchas las atracciones. Hasta paseo a caballo, si le interesa.

Un detalle: al inicio del Museo Interactivo hay una maqueta que recrea una finca cafetera, y las pequeñas figuras de los campesinos están ahí, moviéndose, recogiendo el grano en los cafetales, cargándolo en sus espaldas cuando ya está listo para transportarlo. Son hologramas. Tan bonito. El comunicador, Faber Giraldo, me explica luego que el museo está en remodelación y que la idea es que cada vez sea más interactivo.

De recorrido rápido

El Eje Cafetero tiene tres departamentos, Risaralda, Caldas y Quindío (algunos incluyen un pedazo del Valle del Cauca), y cada uno tiene sus espacios por descubrir.

Puede escoger uno solo o visitar por ciudades. A mí me encanta Manizales, pero no soy objetiva –ahí nací, aunque no crecí allí–. Lo bueno es la posibilidad de descubrir lo que uno no ve en la cotidianidad.

De la capital de Caldas siempre nos muestran la Catedral y el Parque de Bolívar y dicen que hay que ir a Chipre, que tiene un mirador maravilloso, pero faltan los lugares recónditos, que yo descubrí hace unos pocos años: en la Catedral está el corredor polaco, y es la posibilidad de subir hasta muy arriba y encontrarse con una panorámica de postal: para mí, esa ciudad blanca en la que a veces las casas se ven unas sobre otras, que atardece en rojo y naranjado cada tanto y que si las nubes dejan, se ve el Nevado del Ruiz al fondo.

Mucho frío, sobre todo de noche. Perfecto para no quitarse las cobijas.

Cerca, si le interesan, están los termales, en la vía antigua al nevado. No son tan famosos, entonces no están tan llenos, no tanto tanto como los de Santa Rosa, que también son una buena idea con su cascada natural.

En este recorrido rápido puede seguir a Pereira y luego irse a puebliar y descubrir Salento, Finlandia, Santa Rosa, Calarcá, Quimbaya, ahí entre Quindío y Risaralda, eso por nombrar algunos pueblos en los que puede parar.

Yo me encanté una vez con Circasia, por la historia rara de los dos cementerios: uno masón, que está al frente del tradicional, en el que hace tiempo vivía la señora del Cementerio, doña Edelmira, una mujer que le prometió a su hijo muerto acompañarlo y entonces se iba a estar al lado de su tumba desde el desayuno.

Si de lugares se trata, piense en El Valle del Cocora, el museo del oro y Panaca. Para mí este último, al que habrá que volver luego a contrastar los recuerdos, es sinónimo de marranitos para alimentar con tetero. Hay avestruces, gatos, gusanos de seda, perros, cabras, ovejas bebés, llamas y hasta curíes.

Este recorrido depende de sus intenciones. Esta es la zona del Paisaje Cultural Cafetero, inscrita en la Lista de Patrimonio Mundial en 2011. Explorar esos escenarios también es una buena opción, con fincas tradicionales para quedarse a dormir allí.

Para ver animales

Cuando estaba pequeña, me acuerdo otra vez que hablaban del Zoológico de Pereira, el Matecaña. Nunca fui, pero ahí estaba, como una posibilidad para conocer jirafas. Se acabó hace unos años. Ahora está Ukumari, un bioparque que está creciendo, en la vía a Cerritos, a las afuera Pereira, y que asumió algunos de los ejemplares de fauna exótica que estaban en el viejo zoo.

Los suricatos te miran. No son tan grandes como se los imagina uno con Timón, en El Rey León. Corren y se esconden y hay uno en lo más alto de un palo. El guía turístico dice que muchos nacieron allí y que hasta tuvieron que apartar a la matrona, para que otra hembra se pusiera de líder.

Antes están los elefantes. Son tres. Pirinolo, Maggie y Kim. A esta última, si le aplauden, empieza a bailar. Era de un circo y por eso llegó al bioparque. Muchos de los animales están allí porque fueron rescatados, y cuando eso pasa, no pueden volver a sus hogares naturales. No sin un proceso, que es muy difícil. Ahí los cuidan. A las 5:00 de la tarde, los tres elefantes se van yendo a dormir. Ya es hora. Pirinolo encabeza la fila, sin mirar atrás.

En Ukumarí hay dos zonas. En un lado la de los animales de África y en el otro, el Bosque Andino. Hay monos y orangutanes, que sonríen. Hay siervos para que uno piense en Bambi. Hay hipopótamos que solo sacan los ojos del agua, y dantas, incluso una cría con sus rayitas que luego se le van a ir, cuando crezca. Hay muchas aves y patos, muchos muchos patos.

También un lugar para caminar, todavía para hacerlo en pocas horas, unas dos con un poco de afán. La idea es mucho más grande, según se lee en la página web: ser el más grande en su tipo en América Latina. Ahí van.

Es un bebé, dice Sandra Correa, la gerente. El proceso empezó hace dos años. Ya casi llegan los papiones y a mitad del año esperan las jirafas. Ella lo define como un refugio de animales. Incluso algunos llegarán naturalmente, como las aves migratorias, por los humedales que tienen.

Al final del Bosque Andino hay unas chozas y una estructura de guadua, que a veces se vuelve foto de postal, sobre todo si al fondo aparece un arco iris.

Yo aún sigo pensando en los elefantes. Tan grande.s. Y en los suricatos. Tan juguetones

Contexto de la Noticia

anécdota de lugares

No piense que el tiempo le va a alcanzar para ir al Parque del Café y a Panaca, que son de los atractivos turísticos más famosos, el mismo día. Tienen muchas cosas cada uno como para correr tanto, y los pasaportes de entrada, que depende de lo que usted quiera ver, pasan de los $50.000. Si bien son espacios para descubrir y divertirse, planee un viaje en el que explore más cosas del Eje Cafetero. Los pueblos son una buena idea. En Salento, por ejemplo, se puede sentar en el parque a comer un merengón. No todo tiene que ser café, aunque se puede. Descubra los arequipes, que ahora incluso los hacen de macadamia, uva y maracuyá. Irse a una finca es una buena manera de encontrarse una vida más cotidiana, si le gusta el campo y los procesos culturales.

OPINIóN lugares para descubrir

yenny henao
Visitante frecuente, 31 años
“Me gusta visitar el Eje Cafetero porque en él encuentras diversión, cultura y entretenimiento. En sus pueblos se evidencia que aún se conserva la arquitectura paisa”.
valentina carvajal
Turista de Medellín, 17 años.
“Me gustó mucho que puedes caminar y encontrar animales que son rescatados y que no están en tu contexto, como los elefantes. También lo grande que es”.
Mónica Quintero Restrepo

Es periodista porque le gusta escribir. A veces intenta con la ficción, y hasta con los poemas, y entonces se llama Camila Avril. Le gusta la literatura, el arte y contar historias. Es periodista de Cultura y editora de Tendencias. Un día estudió Hermenéutica Literaria.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección