La fantástica aventura de saltar en la Antártida

  • Duque y otra osadía con feliz término, esta vez en la Antártida. FOTOs Andrés Bigl
    Duque y otra osadía con feliz término, esta vez en la Antártida. FOTOs Andrés Bigl
  • La fantástica aventura de saltar en la Antártida
  • La fantástica aventura de saltar en la Antártida
Por Oswaldo Bustamante e. | Publicado el 08 de marzo de 2018

A sus 43 años de edad, Orlando Duque no se ha cansado de soñar, tampoco de plantearse nuevos y exigentes desafíos y mucho menos su cuerpo le ha dicho que ya es hora de abandonar la aventura.

El más reciente de sus asombrosos retos lo acaba de protagonizar en el llamado Continente Blanco, donde vivió una experiencia única: realizar dos saltos de altura desde un iceberg y caer a las heladas aguas de la Antártida.

Saltar desde un helicóptero en el río Hudson en Nueva York, desde el buque Gloria en la Bahía de Cartagena o desde un gigantesco árbol al río Amazonas fueron, en su momento, hazañas diseñadas por este polifacético nadador colombiano que, además ha sido once veces campeón de la Serie Mundial y primer ganador de una medalla de oro en la modalidad de saltos de gran altura del Mundial de natación de Barcelona-2013.

Este inédito viaje en el que cada vivencia fue extraordinaria le permitió a Duque cerrar el círculo, pues la Antártida era el único continente que le faltaba por escudriñar en su afán por hacer cosas nuevas. “Difícil describir tanta belleza”, apunta luego de hacer parte de un grupo de 96 tripulantes desde el 5 de enero cuando emprendió el viaje.

Duque hizo dos saltos valiéndose de un traje especial que protege contra el frío polar y permite bucear (neopreno) y cuyo peso (aproximadamente un kilo) hizo más complicada la tarea.

EL COLOMBIANO contactó al clavadista, reconocido mundialmente por sus importantes logros para hablar de su maravillosa experiencia.

¿Cómo es la vivencia de días (45) metido en un buque viendo solo agua para una persona que ha sido tan libre como usted?

“Para comprenderla habría que remontarse años atrás cuando me tracé la idea de elaborar un proyecto que completara el circulo de saltos en todos los continentes. Me faltaba este en la Antártida. Afortunadamente la Armada Nacional me permitió no solo realizar mi sueño sino hacer parte de esta grandiosa expedición científica. No es fácil realmente viajar por tantos días en un espacio tan reducido, acostumbrarse a la rutina de “mucho de lo mismo” por días enteros, pero debo confesar que fue fantástica, mágica. Me siento agradecido con la Armada, la vida, la naturaleza, el mar”.

En sí, ¿cómo fue esa experiencia desde su embarque en Punta Arenas, Chile?

“Inicialmente son cuatro días de viaje hacia la península, de los cuales tres son a mar abierto en un viaje terrible pues el oleaje es bravo y te mareas constantemente. Sin embargo, cuando el buque ingresa a aguas de la Antártida las condiciones cambian ostensiblemente; el mar es calmado”.

¿Qué tal la vida en un buque, qué se hace además de ver agua?

“Contrario a lo que se piensa la vida en un buque es buenísima, la tripulación, los científicos, los navegantes de la Armada, mecánicos y demás personas que viajan a bordo son especiales, cordiales y te permiten conocer y hablar siempre de temas diferentes. Y se da uno cuenta del profesionalismo de toda esta gente, siempre enfocada en sacar adelante un objetivo científico. Pese a lo tedioso que pudiera ser tantos días en lo mismo, el viaje fue placentero”.

¿Es como decir que hay otro mundo?

“Sí. A veces no hay palabras para describir la majestuosidad de esta zona del planeta especialmente cuando empiezan a aparecer los témpanos de hielo, verdaderas estructuras de agua congelada que impresiona. Por ejemplo, cuando nos aproximábamos al estrecho de Gerlache -cuerpo de agua de cien millas de largo por veinte de ancho-, donde uno no se cansa de mirar hacia la tierra, donde se ven los hielos saliendo del agua como si estuviéramos en otro planeta. Es como una película jamás vista. Lo que hemos observado por internet o en documentales es mínimo comparado con la presencia física allí, donde todo es inmenso y uno se ve como una hormiga. Pero no solo eso, te maravillas aún más cuando, a lado y lado del buque empiezan a aparecer ballenas jorobadas salpicando el agua, orcas saltando, un inmenso blanco que combina con el azul brillante del cielo y un sol que ilumina todo el día. Otra cosa que lo maravilla a uno es el mar, su agua es impresionantemente clara. Entonces no hay más que asombrarse y atinar a decir “guau” y dar gracias por estar viviendo esa experiencia única”.

Bueno y ¿qué pasó con su proyecto de saltar desde un iceberg?

“Hay que decir que yo no tenía a disposición el buque de la Armada ni podía contar con el tiempo de los científicos, ni más faltaba. Tenía que sacarle provecho a los momentos de reposo de la tripulación para hacer lo mío. En el área pudimos comprobar que había muchísimos témpanos, todos de irregulares formas y dimensiones. Tenía que buscar uno con una altura de entre 20 y 25 metros que pudiera tener un acceso, caminar y que la escalada no fuera complicada, porque podríamos poner en riesgo nuestra seguridad y la del grupo que me acompañaba. Pude acceder a varios, verificar posibilidad de salto y los buzos sumergirse para asegurar el área y determinar si el iceberg elegido no tenía obstáculos, es decir, hielo que obstaculizara el intento. Solo cuando todos estuvimos seguros pudimos cumplir el gran objetivo”.

¿Para todo esto necesitó trajes especiales contra el frío y hasta implementos de montañismo -como crampones- así como de buceo?

“Claro. Esa fue otra experiencia nueva, porque como caminábamos en hielo puro, resbaladizo y peligroso, pues se necesitaba tener a la mano implementos, como botas de escalada con crampones y bastones para chuzar el témpano y asegurar el equilibrio. También botas especiales contra el frío, capuchas y guantes. Allí no se puede caminar si uno no se aferra al hielo”.

¿Qué tal las condiciones de caída al agua, qué sintió de distinto?

“Todos mis saltos han sido en traje de baño, es decir, con una pantaloneta; ahora me tocó hacerlos bien cubierto de pies a cabeza, pues en muchos momentos la temperatura bajaba de cero grados. Era como lanzarme con escafandra. Me sentía pesado. El otro tema, el de la caída, realmente no lo sentí, porque el neopreno amortiguaba el choque, aunque sí se siente el agua demasiado helada”.

¿Qué alturas consiguió y por qué solo dos saltos?

“El primero fue de 10 metros. El otro de 20. No hice más porque la idea no era arriesgarse más de la cuenta. En la Antártida no se puede hacer gracias, hay que moverse entre los parámetros de seguridad que hablan de los peligros a que un iceberg se rompa, o una caída desde la cima, o un león marino, etc”.

¿Qué le dejó como enseñanza esta expedición de la que hizo parte?

“Que tenemos un planeta maravilloso, que hay que cuidarlo. Los estudios dicen que se está afectando a causa de la irresponsabilidad del hombre. Hay que tomar más conciencia de la necesidad de protegerla. Y en el caso de la Antártida, como un sitio de paz”.

Hace 4 años dijo que se retiraba y aún da la pelea...

“El año entrante sí lo haré. Creo que con el juicio que llevo, la disciplina en los entrenamientos y el cuerpo que aún me dice que puedo dar más, me alcanza. Próximamente anunciaré otro gran proyecto en Colombia, pues la idea es mostrar el país”.

Contexto de la Noticia

PARA SABER MÁS un equipo interdisciplinario

Cinco buzos expertos en aguas polares (de la Armada Nacional), dos supervisores chilenos especialistas en entrenamiento, un médico, un enfermero, tres camarógrafos de video, un fotógrafo y su esposa (Catalina Echeverry) hicieron parte del proyecto de Duque en la Antártida. El clavadista debió utilizar un traje antiexposición (que en caso de una caída al agua, permite que la persona flote y guarde la temperatura del cuerpo). Igual, un traje de neopreno (material elástico e impermeable que protege el cuerpo del frío evitando que entre en contacto con el agua y manteniendo el calor corporal y que en el caso de Duque tenía un grosor de 7 milímetros).

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS