HISTÓRICO
Alianzas mantienen a “los Urabeños” en regiones
Por JUAN CARLOS MONROY G. | Publicado el 05 de mayo de 2014
La marca "Urabeños" es sinónimo de crimen organizado. Desde hace siete años la banda domina el tráfico de narcóticos desde su región de origen, y disputa territorios en distantes partes del país, prueba de eso es su presencia violenta en Buenaventura.

La banda aparece referenciada a lo largo y ancho del territorio nacional, de la Costa Atlántica a la región pacífica, hasta las regiones fronterizas con Venezuela como La Guajira y Norte de Santander.

Por eso las autoridades y recientes informes de organizaciones que estudian el delito no dudan en señalarla como la única banda criminal con presencia nacional y una de las tres sobrevivientes a la ofensiva de las autoridades. Las otras son "los Rastrojos" y un reducto del Erpac.

En su informe "La victoria de los Urabeños, la nueva cara del crimen organizado en Colombia", la ong InSight Crime (evalúa el fenómeno criminal en el continente americano), describe a la banda como la "combinación perfecta"

"Los Urabeños abarcan tres generaciones con experiencia criminal y se fundieron en una estructura híbrida forjada por la situación actual de Colombia", indica la investigación al analizar la fusión entre exguerrilleros, exparamilitares, narcotraficantes y la delincuencia común.

Una muestra es su líder más visible Darío Antonio Úsuga, alias "Otoniel". Al igual que su hermano, Juan de Dios (alias "Giovanny", muerto en operativo de la Policía) integraron el Epl y luego las autodefensas.

Ellos se unieron a Daniel Rendón Herrera, alias "don Mario", antiguo encargado de laboratorios de droga de Auc, para conformar la banda y mantener dominio del narcotráfico en la región de Urabá tras la desmovilización de las autodefensas.

Pero según el análisis de InSight Crime, "Otoniel no tiene control directo sobre siquiera una décima parte de las unidades que actualmente se hacen llamar Urabeños. Y sólo una pequeña fracción de los elementos tienen algún contacto con él".

Delinquen como franquicias
Esa dispersión, con alianzas delincuenciales con algunos combos en Medellín o en Cúcuta, que delinquen bajo la marca de "los Urabeños" como "franquicias", es lo que le ha dado a la banda la imagen de presencia nacional, explica Álvaro Villarraga.

El actual director de Acuerdos de la Verdad del Centro de Memoria Histórica del conflicto y experto en el proceso de reinserción, sostiene "aunque hay expresiones de desarticulación y han sido golpeados por la Fuerza Pública, consiguieron someter o aniquilar bandas rivales, como ocurrió con "los Paisas" o "Águilas Negras" en Antioquia, Chocó o los santanderes".

Un ejemplo de esas alianzas violentas, que otros informes de ong consideran "expansión", es la causa de la violencia extrema que padece Buenaventura. Allí, delincuentes locales, aliados y patrocinados por "los Urabeños", se enfrentan a sangre y fuego con la banda local de "la Empresa" por el control del importante puerto, el narcotráfico y las extorsiones.

El director de la Policía, Rodolfo Palomino, atribuyó hace un mes a la ofensiva policial y militar el debilitamiento de la banda criminal en varias regiones, al igual que con "los Rastrojos", y el fin de las bacrim "los Paisas", Erpac, "Águilas Negras", "Renacer", "Nueva Generación" y autodefensas del Casanare, de Nariño y Cacique Pipintá.

El oficial reconoce que con alianzas la banda incursionó en la Costa Caribe, en Santa Marta y en Cúcuta, pero califica como un "clan familiar que ha querido calificar como de "Urabeños" y de grupo pseudo parapolítico, pero es una banda delincuencial dedicada al narcotráfico".

A la bacrim también la acusa la Policía de alianzas con las Farc en zonas de minería ilegal y narcotráfico de Chocó y Antioquia.

La entrega de Javier Calle Serna, alias "Comba", y las capturas de otros jefes de "los Rastrojos" debilitaron al rival de los "Urabeños" en zonas como la región Pacífica y le permitieron ganar territorios para el narcotráfico.

La Defensoría del Pueblo y la Oficina en Colombia de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos han advertido la presencia de "los Urabeños" y otros grupos en 110 municipios del país.

Según el defensor Jorge Armando Otálora "no hay evidencias de más bandas criminales, sino que sus acciones, violaciones de derechos humanos y capacidad de corrupción aumentaron en varias regiones".

Los "Urabeños" tendrían unos mil integrantes armados en sus zonas base.