HISTÓRICO
Clásico de necesidad y sosiego
Wilson Díaz Sánchez | Publicado el 06 de noviembre de 2009
Mientras el Medellín vive en la abundancia futbolística, Nacional intenta imponer un patrón de juego que le agrade a su afición, pero le cuesta.

El rojo hace rato aseguró su casilla para los cuadrangulares semifinales, inclusive con el plus del "punto invisible", gracias a las 36 unidades que acumula en la tabla. El verde, por su parte, con 25 puntos, necesita sumar para mantenerse entre los ocho mejores en las dos fechas que restan de la fase clasificatoria. Es quinto.

Así, entre sosiegos y necesidades, se presenta el panorama previo al clásico antioqueño 260 entre verdolagas y escarlatas, hoy a las 6:20 de la tarde en el estadio Atanasio Girardot.

Y como entre los técnicos y los jugadores la frase manida de que "los clásicos son partidos distintos y en ellos no cuentan ni la posición ni el momento actual de los protagonistas", las fanaticadas se alistan para disfrutar, ojalá, de un juego abierto y con emociones.

La clientela ruega para que los artistas de la cancha sean generosos con goles y espectáculo, para calentar la tarde sabatina que, como las de los días previos, se presagia fría. Que sea el fútbol, bien practicado, el que le dé una nueva cara.

Necesidades y más
El técnico Ramón Cabrero no ha podido respirar tranquilo con este Nacional que hoy es local para efectos de taquilla. Cuando se concretó la recuperación del volante Jairo Palomino, le vino la eliminación en la Copa Postobón y la confirmación de que sólo podía habilitar para hoy a uno de los tres sancionados: Andrés Orozco, Víctor Ibarbo y Humberto Mendoza. El estratega se inclinó por este último con quien, según el asistente Jorge Mamberto, "podemos ir tranquilos a cualquier guerra".

Wálter Moreno entrará a sustituir a Orozco, en tanto que Palomino llenará la vacante de Ibarbo.

En el DIM, líder del campeonato, sólo habrá una variante: regresa Juan Esteban Ortiz que estaba sancionado. Y el técnico Leonel Álvarez le dará continuidad al atacante sub18 Jorley Mena.

Así que entre los dos elencos la gran novedad es la presencia de Palomino, quien reaparece después de dos meses de incapacidad tras la lesión que sufrió mientras entrenaba con la Selección Colombia.

"Se sienten nervios y un sustico, porque va mucho tiempo sin actuar y me toca volver precisamente en un clásico", dice Palomino, al señalar que al mismo tiempo experimenta motivación.

Antes de su infortunio este jugador de Puerto Nare atravesaba su mejor momento deportivo y de ahí el llamado al conjunto tricolor de mayores. Por eso ruega que este sábado, cuando salte al gramado del Atanasio, esté pleno, cerca de la condición a la que tenía el día de la lesión. Y para contribuir a la clasificación del verde que depende de sí mismo, promete garra y temperamento, características que lo distinguen.