HISTÓRICO
Colombia es considerado el país más violento de Suramérica
Efe | Publicado el 12 de junio de 2013
El informe del índice de Paz Mundial 2013 publicado el pasado martes revela que Colombia encabeza la lista de países más violentos de Suramérica, aunque destaca los esfuerzos del gobierno por lograr un acuerdo de paz con la guerrilla con las Farc.

De acuerdo al ranking, el país menos violento en la región es Uruguay en el puesto 24, seguido por Chile en el 31 y Brasil en el 81, caracterizados todos por poseer instituciones relativamente fuertes.
 
Las condiciones se deterioraron en Argentina, en medio de peores relaciones con sus vecinos y el deterioro de varios indicadores internos; en el último lugar se encuentra Colombia en el puesto 147, según datos entregados por el índice global de paz.
 
En informe señala que aunque hay una baja incidencia de la violencia política y el terrorismo en América del Sur "Colombia continúa luchando contra la violencia generada por la guerrilla, destacado por los repetidos ataques contra la población civil y la infraestructura. El conflicto civil de 50 años explica en gran parte la muy mala posición de Colombia en el Informe Índice Mundial".
 
Aunque los niveles de criminalidad varían significativamente en cada país, "América del Sur sigue siendo una de las regiones más violentas del mundo. Esto se refleja en un alto tasa de homicidios en algunos de los países más grandes, como Brasil y Colombia, y ha sido especialmente preocupante la tendencia reciente en Venezuela, donde la tasa de homicidios es ahora una de las más altas del mundo".
 
El informe del Índice Mundial de Paz destaca los esfuerzos del gobierno por lograr un acuerdo de paz con la guerrilla: "Existe la posibilidad de cambio un corto plazo, teniendo en cuenta la decisión del gobierno para buscar un acuerdo de paz con las Farc, si tiene éxito, esto pondría fin a un década de conflictos civiles y permitiría un mayor fortalecimiento institucional".
 
Las relaciones con los vecinos se han mantenido ampliamente de manera positiva y esto refleja un proceso gradual de mayor política y economía en curso a la integración entre diferentes conjuntos de los países.
 
"Las tensiones entre Colombia y Venezuela, que se elevó de manera significativa desde hace dos hace años, casi han desaparecido. Este desarrollo ha ayudado a reducir la necesidad de militarización y ha contenido el gasto. Los países de la región han mostrado un mayor disposición a resolver sus diferencias políticas a través de la mediación internacional", describe el documento.
 
Las conclusiones de este año revelan una tendencia de seis años que muestra un deterioro del 5 por ciento en la paz mundial. En este momento, 110 países han experimentado una reducción de su puntuación, mientras que sólo 48 son más pacíficos. El impacto económico de esta pérdida del 5 por ciento en la paz tuvo un costo para la economía mundial de 473.000 millones de dólares el año pasado, o el equivalente a casi cuatro veces la Ayuda Oficial al Desarrollo (ODA) en 2012.
 
El gran aumento en el número de homicidios(1) que alcanzó el 8 por ciento respecto al último año puede atribuirse casi enteramente a América Latina y África Subsahariana. Por ejemplo, la tasa de homicidios en Honduras aumentó casi 10 más por cada 100.000 personas, convirtiéndose en el más alto del mundo con 92 homicidios por cada 100.000 personas.
 
Steve Killelea, fundador y presidente ejecutivo del IEP, dijo: "La migración de la población hacia las zonas urbanas de los países en desarrollo ha sido un factor clave en el aumento de los homicidios en todo el mundo, lo cual también ha dado lugar a un crecimiento de los delitos violentos. Es esencial que la policía se gane la confianza de las personas que viven en los barrios marginales de las ciudades, para lograr esto, un primer paso importante sería abordar la corrupción policial".
 
El deterioro general del indicador de gastos militares en el IPM se debe en gran medida a un gran número de países de ingresos medios-bajos, típicamente los regímenes autoritarios como Irán, Iraq, Omán, Zimbabwe y Afganistán, Côte d'Ivoire y la República Democrática del Congo, que han aumentado su gasto a más del 7 por ciento del PIB.(2)
 
Por el contrario, se evidenciaron algunas ligeras mejoras con respecto al último año en los indicadores de la probabilidad de manifestaciones violentas y la Escala de Terror Político, una medida del terror patrocinado por el estado, con mejoras en países como Kenya, la República Kirguisa, Zambia y Túnez.
 
Los datos también revelaron indicios de países que han logrado avances significativos en términos de paz ya que su salida del conflicto dio lugar a la reconstrucción de los pilares de la paz que son los componentes necesarios para crear sociedades pacíficas, resistentes y socialmente sostenibles(3).
 
Libia, por ejemplo, experimentó el mayor aumento en la paz tras establecerse su gobierno recientemente electo y recuperarse sus instituciones luego de los disturbios de la reciente revolución y la guerra civil. África del Norte también tuvo más que celebrar ya que Sudán y Chad experimentaron el segundo y tercer avance más importante al disminuir sus respectivos conflictos.
 
"La tendencia de datos de seis años muestra que la aparición de un conflicto puede ocurrir rápidamente, pero que la paz mejora en forma gradual y debe ser nutrida en el largo plazo mediante el fortalecimiento de las actitudes, instituciones y estructuras que soportan las sociedades pacíficas, conocidas como los Pilares de la Paz. Las perspectivas para Libia siguen siendo inciertas y podemos ver que Afganistán ha vuelto a los últimos lugares del IPM en medio de una creciente inestabilidad política, un aumento de la actividad terrorista y del nivel de terror político", continuó diciendo Steve Killelea.