HISTÓRICO
DE POLÍTICAS DE GOBIERNO A POLÍTICAS DE ESTADO
  • DE POLÍTICAS DE GOBIERNO A POLÍTICAS DE ESTADO |
    DE POLÍTICAS DE GOBIERNO A POLÍTICAS DE ESTADO |
Por PABLO JARAMILLO VASCO | Publicado el 28 de octubre de 2012

Wiston Churchill enunció algún día una célebre frase, la cual no han entendido algunos políticos de este país: "El político se convierte en estadista cuando comienza a pensar en las próximas generaciones y no en las próximas elecciones".

En efecto, muchos políticos se han equivocado al anteponer intereses particulares a los intereses del Estado. Cuando alcanzan el poder, establecen planes y objetivos que no trascienden sus administraciones, e incluso se atreven a no continuar programas que venían siendo exitosos en periodos anteriores, por simples vanidades políticas.

Soledad Alvea r, excanciller chilena, dijo alguna vez: "No se pueden reinventar en cada gobierno, los objetivos estratégicos de un país". Y en esto tienen mucho que enseñarnos precisamente los chilenos y los peruanos, según sus experiencias más recientes.

Chile concretamente, fue capaz de pasar de un gobierno con ideas de izquierda (Michelle Bachelet ) a uno con ideas de derecha (Sebastián Piñera ), sin tener que abandonar los objetivos fundamentales de los chilenos.

Perú, a la fecha, también nos ha dado una lección en este sentido, ya que muchos temíamos que los logros económicos y de seguridad alcanzados por el expresidente Alan García entre 2006 y 2011, fueran a ser desmontados por Ollanta Humala , actual Presidente desde 2011, quien ha militado políticamente en sectores radicales de la izquierda. Sin embargo, para sorpresa de muchos, no sólo no lo ha hecho, sino que también ha causado un positivo asombro su negativa de negociar con grupos terroristas de ese país como "Sendero Luminoso".

Otro gran ejemplo de anteponer los intereses del Estado a intereses particulares, lo han dado los dos candidatos a la Presidencia de EE. UU. en los debates, en los cuales al abordar temas como la política exterior, ambos candidatos, a pesar de las diferencias ideológicas, expresan puntos convergentes, al entender con claridad que los intereses de todos los norteamericanos no pueden ponerse en peligro por las ideas de cada uno de los candidatos o de sus partidos políticos.

En Colombia, en cambio, poco perduran las escasas estrategias de Estado que se han formulado a lo largo de nuestra historia republicana, con cada cambio de Presidente.

Un caso reciente y conocido, es el de la política de "Seguridad Democrática" estructurada por Álvaro Uribe para desterrar completamente la amenaza que representan los violentos.

El expresidente Uribe insistió en que dicha política, exitosa en la consecución de su objetivo, debía ser considerada como una política de Estado y no sólo de gobierno.

No obstante, esta política quedó a la deriva con Santos, y ahora vemos las consecuencias en materia de seguridad. Por esto, es indispensable entender que los intereses de Colombia deben establecerse en beneficio del Estado y la Nación, y no como un simple trampolín electoral.

@CONOJOCRITICO