HISTÓRICO
Descubren que las plantas saben cuándo las van a atacar
Por REMIRO VELÁSQUEZ GÓMEZ | Publicado el 19 de diciembre de 2012

Un nuevo estudio aporta más evidencias para dejar de considerar las plantas como organismos indefensos y simples.

Cuando una planta siente que se acerca un insecto macho en busca de hembra, activa sus defensas, reportó un estudio de entomólogos de Penn State.

Una vez que las matas de vara de oro (Solidago virgaurea m) huelen un atrayente sexual emitido por los machos de la mosca de las frutas, parecen preparar defensas químicas que las hacen menos atractivas para las hembras que podrían dañarlas al poner sus huevos en ellas, dijeron los científicos.

“En los últimos años se ha vuelto muy claro que las plantas responden a los olores” dijo Mark Merscher, profesor de Entomology. “Pero los estudios que se han hecho son de planta a planta. Por ejemplo, se ha demostrado que algunas responden al olor de vecinas afectadas por insectos preparando su propia defensa. Lo nuevo es que algunas veces son capaces de oler los insectos”.

La reacción de la vara de oro a esos olores parecen hacerla menos atractiva para otros insectos que podrían alimentarse de ella, según los investigadores que presentaron sus hallazgos en el número en circulación de Proceedings of the National Academy of Sciences.

En un estudio de campo, los científicos expusieron algunas plantas al olor de una mosca macho y luego contaron el número de matas expuestas y no en las que las hembras pusieron sus huevos anotando las marcas que dejaban cuando chuzaban la yema para poner sus huevos adentro, dijo Merscher.
Se encontró que las hembras eran menos dadas a poner huevos en las matas expuestas a la emisión del macho y unas 4 veces más dadas a ponerlos en las plantas de control que no fueron expuestas al olor.

En comparación con el grupo de control, otros herbívoros como escarabajos hacían menos daño a las plantas que habían sido expuestas a las emisiones de las moscas, tanto en experimentos en laboratorio como en el campo.

“Parecería que las plantas sienten el olor de la mosca. Luego activan sus defensas de modo que pueden responder rápido a la amenaza”, dijo.

La postura de los huevos no mata las plantas, pero hace que produzca menos semillas y estas sean menos exitosas.

La hembra solo pone sus huevos en las varas de oro, por lo que la relación entre ambas es muy estrecha. El macho se cuelga en las hojas supriores y emite una mezcla química que puede obrar como atrayente para las hembras.