HISTÓRICO
Divorcio exprés: hasta que la firma los separe
  • Divorcio exprés: hasta que la firma los separe | Shutterstock |
    Divorcio exprés: hasta que la firma los separe | Shutterstock |
Carolina Calle Vallejo | Publicado el 13 de agosto de 2011

No tuvo que fotografiarse las ojeras para probar en el juzgado cómo dormía el esposo de una fabricante de ronquidos.

Ni ella debió medirle el volumen de los gritos para demostrarle al juez cuán aturdida quedaba la mujer de un productor de cantaleta solo porque al salir de la ducha encontraba la toalla mojada.

Como ninguno resultó homosexual, alcohólico, drogadicto, moribundo, infiel, pervertido, frígido o inhumano, no era necesario rebuscar más en el Código Civil una causal para demandar al otro e iniciar la contienda del divorcio contencioso que suele tardarse años, costarles millones y sacarles todos los 'trapitos al sol'.

Bastó con que después de tanto tiempo de discordias, ambos estuvieran de acuerdo en el punto final de esta historia. Simplemente, "se nos acabó el amor".

La pareja descartó a los mariachis para una conciliación a ritmo de trompeta. Un año y seis meses de convivencia desgastó sus ganas de seguir oyendo la pelea y, para volver al silencio original, entregó el poder a una abogada para que fuera la solista del trámite.

"Le conferimos poder especial, amplio y suficiente, para que en nuestro nombre y representación, inicie y lleve hasta su terminación el PROCESO DE DIVORCIO DE MATRIMONIO CIVIL celebrado en la notaría, invocando la causal de MUTUO ACUERDO", dice un fragmento de la minuta que, con la firma de cada cónyuge, emprendió una separación contrarreloj.

Los vigilantes, las secretarias y los mensajeros, sin saberlo, también pusieron su cuota para que fluyera la Ley 962 de 2005, conocida como la 'antitrámites', evitando los encuentros indeseables y las revolturas de estómago.

'Necesito una fotocopia de tu cédula y del registro civil'. 'Te dejo el sobre en la portería'-se dijeron-. 'Si querés, me lo enviás por correo'. 'Lo recojo en la recepción'. 'Solo tenés que ir a firmar'.

Cada uno llegó a diferentes horas a la notaría y dejó su nombre en el papel. A los pocos días, abrió la ventanita del chat para hablarle y remató con un suspiro el último capítulo de una historia que una escritura sintetizó en un par de páginas: "¡Estamos legalmente separados!".

¡Boom!
Desde el 28 de noviembre de 2005, el decreto 4436 reglamentó el divorcio o la cesación de los efectos civiles de los matrimonios religiosos, ante notario, por mutuo acuerdo entre los cónyuges.

Ahora no hay que declamar un memorial de agravios conyugales delante de extraños ni hacer la fila entre tantos casos de un juzgado de Familia para que una sentencia por fin disuelva el vínculo.

Si no hubo hijos ni bienes durante el matrimonio es más rápido el proceso. "Acuerdo:

a. No habrá obligación alimentaria entre los cónyuges, puesto que cada uno posee los medios económicos para velar por su propio bienestar. Cada uno atenderá sus gastos con el producto de su propio trabajo de ahora en adelante.

b. La residencia de los cónyuges será separada.

c. La Sociedad Conyugal se liquidará en Notaría, junto con este trámite de Divorcio", consigna el formato de petición de divorcio que el abogado presenta ante el notario. "(...) La sociedad conyugal surgida de dicha unión se liquida en ceros ya que los cónyuges durante su matrimonio no adquirieron ni activos ni pasivos, quedando ambos en paz y a salvo entre sí (...) estableciendo en forma expresa y absoluta que ninguno tendrá derecho sobre los bienes o rentas que en el futuro adquiera el otro".

Si hay hijos menores de 18 años el proceso se demora máximo dos meses mientras un defensor de familia aprueba el acuerdo que estipula la patria potestad, la custodia y el cuidado personal del niño. Los horarios de visitas del fin de semana, la cuota alimentaria y los gastos de vestuario, salud y educación. El número de días que pasará con cada uno en vacaciones y cuál de los padres lo tendrá el 24 y cuál el 31 de diciembre.

Casos
-Divorcio exprés es un término callejero para denotar la inmediatez. Lo llamaría divorcio amistoso en el que las parejas han comprendido que ya no se quieren y deciden terminar sin quedar de enemigos- afirma la abogada, Luz María Legarda. -El 95 por ciento de los divorcios que llegan a la firma de abogados Justa son de mutuo acuerdo-.

Ya no hay tantos escándalos en la oficina en que delante de todos gritan: 'firmo solo para quitarme esto de encima', 'yo invertí mucho tiempo en vos, me tenés que pagar'. Y a las notarías pocas veces alcanzan a llegar con el 'yo te vi con mis propios ojos, cuando la vea, la voy a coger del pelo'.

"Desde 299.999 pesos", es la oferta más económica en el mercado del divorcio de la ciudad. Los honorarios del abogado, más los gastos notariales, que varían dependiendo del número de páginas que tenga la escritura, no suelen superar el medio millón de pesos.

Durante el primer año de implementación de esta modalidad, un total de 3.391 divorcios se registraron en Colombia. Chocó, Guainía, Guaviare y Vaupés fueron los únicos departamentos que no aportaron alguno en 2006.

En 2007, hubo un crecimiento del 143 por ciento. Según la Superintendencia de Notariado y Registro, se dieron 8.273, ocupando Antioquia el tercer lugar en el país, por debajo de Cundinamarca y Valle.

En 2008 hubo 9.436 parejas que disolvieron su matrimonio civil y en 2009 fueron 10.618. Entre enero y mayo de 2010 hubo 5.138 y en el mismo periodo de este año la cifra aumentó en 477 divorcios más.

La Dirección de Gestión Notarial atribuye las causas del aceleramiento a los menores costos e inconvenientes entre los cónyuges y a la mayor agilidad en el trámite y descongestión en el sector judicial.

-El divorcio es lo que más mueve el mercado -dice Mauricio Rúa, abogado de Impacto Jurídico, oficina que enfocó su trabajo en este litigio.

-Cuando aprueben el matrimonio homosexual se ampliará el negocio y comenzará la demanda de divorcios gay-.

Por ahora en su oficina, los hacen de todo tipo, incluso divorcios a distancia, semipresenciales y los presenciales, que son los más escasos. Han enviado la buena nueva de libertad a pueblos y al extranjero. Le han solucionado la situación jurídica a parejas de diferentes edades.

-La mujer adulta mayor es la que más quiere divorciarse -relata Legarda. -Alguna vez llegó una mujer de más de 60 años, con 40 de casada y le pregunté el porqué. 'Es que mi esposo me ha sido infiel desde siempre', me respondió. '¿Entonces por qué ahora, si soportarlo era una costumbre? Me respondió: 'hasta ahora tengo el valor'.

-Muchas señoras nos piden que les quitemos el 'de' que antecede el segundo apellido y las dejemos con el que tenían cuando solteras- cuenta Rúa.

'Quiero el divorcio de mi hijo'
-En el 90 por ciento de los casos no conocemos a uno de los cónyuges- afirma Legarda. -Frecuentemente llegan a consultar los parientes. 'Quiero que se divorcie mi hermana', le dicen. '¿Y ella se quiere divorciar?', les pregunta. 'No', les responden.

Y algo en lo que coinciden los abogados es que los más interesados en el divorcio exprés son los amantes de los cónyuges. 'Lo que pasa es que mi novio está casado', 'Viven juntos pero duermen en pieza separada', 'Como nos vamos a casar, entonces él necesita divorciarse', le manifiestan a Legarda.

-Es muy chistoso porque estas personas metidas en relaciones de pareja, nunca han logrado que vengan los cónyuges a divorciarse con el exprés- declara Legarda. Por su parte, Natalia Mejía, de Impacto Jurídico, asegura que en su oficina los amantes son quienes siempre pagan el divorcio.

-Los hombres son los que llegan con más afán de casarse y ellas con el de divorciarse- exclama la notaria segunda de Medellín, Alba Luz Acosta. -Ya no llegan con esa certeza de que es una decisión para toda la vida, vienen a probar suerte, a ver cómo les va, como si fuera un jueguito y presagiaran el fin.

A los pocos que acuden a firmar el divorcio en compañía, los ha visto platicar por última vez, como si nada, en la salita de espera de la Notaría. Y, como si se cumpliera el plazo y se diera por terminado un contrato que de antemano inició a término definido, se despiden con un abrazo, un besito en la mejilla, un 'ahí perdonás todo lo malo y un 'de todas formas gracias'.